Al Estilo Mathey

-Revivir Rinconada

Buen día apreciado lector:
Ni duda cabe de la alegría que produjo en el pueblo el reciente anuncio del gobernador electo Cuitláhuac García Jiménez, de que su gobierno eliminará las casetas de peaje de Fortín y de La Antigua.
La situación económica no está para menos y esa es una de las muchas acciones similares que la nueva administración debe estar estudiando desde ahora, para justificar la abrumadora votación que le ha conferido el poder constitucional, pero sobre todo para intentar aliviar las penurias de la generalidad, desde el primer día de su histórica toma de posesión.
Y ya está corriendo el tiempo para tales propósitos; lo ideal es que decisiones como eliminar esas casetas y otras, se ejecuten desde el mismo primer mes o los primeros cien días de gobierno.
Bueno sería que la población analice la conveniencia o no de que se sigan manteniendo edificios, organismos o cuestiones relativas al gobierno estatal o federal que no sirven para nada, por ejemplo esa comisión “para defender a los periodistas” es la primera que tendrá que desaparecer y cualquier otro invento para engordar indebidamente los bolsillos de ventajistas habilones, cómplices de los poderosos en turno.
Es bueno que la ciudadanía empiece a manifestar sus propuestas y sugerencias para cancelar cosas malechas y se pronunciesobre la creación de empleos o para la disminución de gastos onerosos pero obligatorios.
Por eso ahora que el tema salió a colación, crece el insistente lamento de la gente de aquí cerquita por Jilotepec, afectada por los trabajos de la valiosa pero carísima autopista Xalapa-Amozoc, cuyo peaje debe ser rebajado, al igual que las también costosísimas casetas de la “autopista de la muerte” La Tinaja-Cosoleacaque.
¿Y la de Plan del Río?, con la autopista de Plan del Río tampoco se justifican los constantes aumentos y bueno sería una política menos alcista.
Ahh, pero si el joven Cuitláhuac quiere beneficiar a los más pobres, en vista de que esa es una autopista de carácter estatal, ahí tiene la oportunidad de desviar hacia Rínconada la circulación vehicular los fines de semana, para revivir la economía de la tierra de las garnachas, convertida en población fantasma precisamente a raíz de la apertura de esta vía.
¿Se imaginan la cantidad de gente que pasaría a disfrutar esos grandes antojitos que hicieran fama nacional?
Tenga el lector feliz fin de semana en paz y armonía.
gustavocadenamathey@hotmail.com

Casi mil luminarias obsoletas cambiarán en Río Blanco

Anterior

Brinda DIF capacitación para elaboración de hortalizas

Siguiente

Te puede interesar