Al Estilo Mathey

La fiesta en paz

Buen día apreciado lector:

A lo largo de su vida seguramente usted ha escuchado o comentado sobre la importancia de las relaciones públicas en las empresas o en el gobierno, porque ¡vaya que son necesarias!

Antes esto era tan simple como llevarse bien con el prójimo, con la gente, para desarrollar la vida y acciones, en armonía; “para llevar la fiesta en paz”.

Ahora con la modernidad, la Wikipedia lo define como el conjunto de acciones de comunicación estratégica que tienen como principal objetivo fortalecer los vínculos con los distintos públicos, escuchándolos, informándolos y persuadiéndolos para lograr consenso, fidelidad y apoyo en acciones presentes y futuras.

Esto requiere hacer uso de una cadena de acciones de comunicación estratégica en la que el responsable de las relaciones públicas persigue vender, influir, promocionar, mutar la imagen o dar a conocer los intereses de su cliente con técnicas de publicidad, marketing, diseño, política, psicología, sociología y el periodismo. Incluso se precisa que gran parte de la buena imagen procede del accionar de un relacionista público”.

Por otra parte, el portal Economipedia considera que las relaciones públicas son una herramienta más de la comunicación empresarial y en las grandes empresas, el director de comunicación es el encargado de acometer y desarrollar esta serie de estrategias para lograr una base de las comunicaciones coherente y de forma integrada”. En fin, está comprobado que tener buenas relaciones siempre va a ayudar a las personas y a los grupos a desenvolverse mejor y a tener éxito en sus proyectos.

Entonces uno se pregunta ¿por qué los gobiernos y empresas no utilizan tan valioso recurso y se ponen a capacitar a sus colaboradores para saber atender con amabilidad a las personas?

El propio Presidente de México necesita mejorar sus relaciones públicas. Los gobernadores ya ni se diga. Otra cosa sería el país a estas alturas si don Andrés Manuel dejara de echar la culpa de los males a sus antecesores y los gobernadores fueran más atentos y preocupados en la búsqueda conjunta de soluciones.

A propósito de maleducados, con el problema de la contingencia ha habido tratos descorteses y groseros a clientes en tiendas como una grande en Plaza Animas, en otra de Avenida Xalapa y Ciudad Victoria o por Plaza Museo y en muchos lugares donde hay empleados que deben ser mejor aleccionados. 

Tengamos paz y armonía en nuestros hogares y cuidemos el agua y las plantas.

gustavocadenamathey@hotmail.com

PALO A LEY BONILLA

ANTERIOR

En Veracruz, oposición de pacotilla

SIGUIENTE

Te puede interesar