¡Ay nanita!​

Sin desperdicio, el análisis que ofreció recientemente Lorenzo Meyer sobre el estilo de gobernar del próximo Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, donde precisa que el asunto del nuevo aeropuerto “difícilmente hubiera podido ser de otro modo”.​
Señala que “la lucha entre el viejo régimen y lo que busca ser uno nuevo no se resolvió con la elección del 1° de julio, ese fue solo un capítulo de una colisión que tendrá otros escenarios muy diversos”.​
Entre otras cosas, el profesor emérito de El Colegio de México y del Sistema nacional de investigadores del CONACYT explica que “con la elección del 1° de julio, se dio un golpe muy fuerte a la base partidocrática del viejo régimen, pero la plutocrática sigue intacta.”.​
Asegura que “el resultado final de la confrontación podría determinar la naturaleza del proyecto del gobierno que se va a iniciar, a la manera del que ocurrió en 1935, a raíz del choque entre el presidente Cárdenas y el Jefe Máximo, por citar un ejemplo que dio paso a un cambio social sustantivo en el país. ​
¡Ay nanita!​
Y a propósito de estilos, quién sabe cómo vengan las cosas para Veracruz por lo que se refiere a los grandes proyectos federales, pero en lo estatal, lo poco que nos ha dejado ver el joven Cuitláhuac García Jiménez hace alentar esperanzas de que acá en la aldea aunque habrá prudencia para gobernar no faltará la firmeza para reencauzar las cosas y poner el orden que tanta falta nos hace.​
En lo que se refiere al área de prensa, de por sí el gobernador electo ha hecho buena química con los comunicadores, y desde la campaña habló de que se tratará con seriedad a los medios, a sus representantes y que en general habrá respeto a la libertad de expresión.​
A pesar de las carencias de recursos económicos contó y cuenta con un gran equipo profesional mezcla de juventud y experiencia como son los casos de Iván Luna y Fanny Yépez, que con admirable sencillez y profesionalismo han hecho un excelente trabajo apoyados por Rosalinda David, Odila Romero y Olivia Aguilar.​
Y ya que de reconocimientos se trata, da gusto que en lugar de balazos nocturnos escuchemos palazos (con pe), como sucedió la noche del lunes en la calle Querétaro, donde atendiendo a una petición de los vecinos y el problema de los aguaceros, la CMAS, del ingeniero Jorge Ojeda Gutiérrez decidió reparar una alcantantarilla dañada, por lo que de inmediato, según supe, el responsable del área Jesús Melchor Montano envió a los trabajadores Carlos Landa, Ricardo León Hernández y Ramón Montiel Galán que con todo profesionalismo, en la tarde picaron piedra y a las nueve de la noche echaron la mezcla y listo. Felicidades por su ejemplar conducta.​
Tenga paz y armonía en su hogar.​
gustavocadenamathey@hotmail.com​

 

Don`t copy text!