Acertijos

VARIAS DEL DIA SIN MAÑANERAS

*Como se dice en el Julio César de Shakespeare: ‘El mal que hacen los hombres les sobrevive y el bien queda frecuentemente enterrado con sus huesos’. Camelot.

 

Mientras Javier Duarte charla con Ciro Gómez Leyva en vivo, por vía telefónica desde el Reclusorio donde duerme, jura por los brujos de Catemaco que la PGR le puso una pistola en la sien, como en tiempos de la mafia de Chicago, para que aflojara el cuerpo y aceptara un juicio abreviado, porque la PGR de aquel Peña Nieto novillo (por andar de novio), le urgía dejarle una pena aunque fuera de 9 años, cuando mucha gente pedía paredón para él. Duarte dice que le entró, pero que ahora anda enchilado porque no es justo que se metan con su esposa, que no manejó recursos del Estado, y dice que Winckler es el culpable de todas sus angustias y todos sus quebrantos. OTRA. Me canso ganso le dijo al titular de la CRE (Comisión Reguladora de Energía), “eso sí que no”, cuando le presentó su renuncia. O sea, fue un clinch solo en los medios, de acusaciones de ambos lados y encontró la paz. UNA MAS. El PAN acusa que el accidente de la gobernadora Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle no fue accidente, que fue un ataque, un crimen, pues. Culpa a la 4T de ocultar información de los audios últimos, cuando el piloto habla a la torre de control y eso los lleva a sospechar que algo ocultan, más cuando vienen las elecciones a Puebla y Morena salta como favorita. Según esto la SCT, al más viejo estilo de los priístas, decidió guardar la información cinco años, y todos sabemos que cuando un gobierno guarda información por años es que hay gato encerrado. Ocurrió cuando el filme de Zapruder a la muerte de Kennedy, que revela que había más de dos tiradores en Dallas. Ufff, este Jiménez Espriú salió peor que el gandalla Gerardo Ruiz Esparza. Pero ya el presidente AMLO le ordenó que entregue los audios. Qué guardar cinco años ni que ocho cuartos, el país no está para eso y ellos, la 4T, llegaban cambiando los esquemas de información ¿no?. MEADE al quinto piso. No llegó al Quinto Patio, como cantaba Emilio Tuero, llegó al Quinto Piso de la multibanca HSBC para, a sus 50 años, servir donde mejor le sabe, en los números.

LA CAPILLA SIXTINA (2013)

Rememoro un relato del año 2013.

Ciudad del Vaticano. Hay buen tiempo. Presagiaban estos días fríos que calaban. Nos respetó el dios del frío. Vaticinaban muy frías las madrugadas y las noches, la temperatura a unos 16 grados, bastante aceptable. Chamarra y bufanda pero nada del otro mundo. Estoy en Roma y escribo estas líneas desde Italia en la segunda semana de abril. Hago mi primera caminata como el hombre en la luna. Cuando la mañana comienza a dar luz y la gente se mueve a sus trabajos o negocios, tomamos el Metro rumbo al Vaticano. Ese Estado dentro de otro Estado que tiene un Papa que vino del fin del mundo, uno que ha caído de perlas y que ha generado mucho turismo desde el día en que fue electo en la Capilla Sixtina, donde ahora me dirijo. Compro mis tiquetes por internet. Evita las colas. Por 15 euros comprándolos por internet, en la taquilla a 46 euros. Miles de personas forman fila, es la Capilla Sixtina una de las más visitadas. Mucho americano, mucho japonés y chinos, se les distingue no solo por sus ojitos rasgados, sino porque siempre andan juntos, siempre unidos como racimos de coyol, según Cástulo Delfín, un exalcalde de mi pueblo. Allí mismo, donde no hace mucho eligieron a Francisco, conocido en su pueblo como Jorge Mario Bergoglio, paisano de Messi. El Papa de los pobres, el hincha del maleta equipo San Lorenzo de Almagro. 115 Cardenales, los de menos de 80 años, los que pueden votar, se encerraron allí mismo donde ahora piso. Hay unas seiscientas personas adentro. Donde Miguel Ángel pintó la obra más relevante de su vida, El Juicio Final. Entro por la puerta trasera, al igual que miles, la puerta delantera fue la que se cerró cuando había quórum y esos cardenales venidos del mundo hacían la encerrona milenaria para elegir al nuevo Papa, el que supliría a Benedicto XVI. Yo pienso que el Camarlengo, o quien los mande, les habrá apresurado que, a la brevedad lo eligieran, pues las arcas del Vaticano dejaban de ingresar todos esos euros diarios que entran por ver la Capilla Sixtina. Hay guardias dentro, bien uniformados, piden a cada rato silencio, es un templo de rezo y de oración, la gente cuchichea en voz baja cuando los guardias piden el silencio. Lo hacen cada tres minutos, uno se deja guiar por el audioguía para conocer cada uno de los pasajes de esa obra que le encargó el Papa de aquel tiempo a Miguel Ángel y que fue reflejada en aquella cinta ‘La agonía y el éxtasis’. Los duelos entre al Papa y Miguel Ángel. Cinta que interpretaron Charlton Heston, cuando era bueno, luego se volvió canijo y bad hombre al dirigir la temible Asociación Nacional del Rifle (NRA), como Miguel Ángel, y Rex Harrison como el Papa Sixto IV, con quien el maestro reñía una mañana si y otra también. Allí babosea uno una media hora. No hay fotos, prohíben eso por la conservación de los frescos ente los flashes. A cada salida de cada lugar hay un tendajón que vende los souvenirs. Lo mismo en la Vía de la Conciliazione que en las calles aledañas, como Ottaviano. Hay poco del Papa Francisco, me imagino que Benedicto no les dio tiempo a los vendedores y fabricantes de elaborar el nuevo rostro del Papa. Su renuncia intempestiva les dejó grandes souvenirs en las estanterías y ahora tendrán que rematarlas. A un lado se ve el Convento del Monasterio ‘Mater Ecclesias’, donde residirá el Papa que ya no lo es. En un caso insólito: un Papa reinando y un Papa en el Convento esperando los días de encontrarse con Dios. 4 horas después salimos de las áreas del Museo del Vaticano, más benditos que ninguno. A esperar el otro día para ir a la Basílica a ver La Piedad y las tumbas de los Papas, pues a las seis cierran, y no hay poder humano que los haga trabajar un minuto más. La asunción del Papa argentino ha traído miles y miles de fieles y no fieles a esta Basílica, una de las cosas más bellas del mundo.

www.gilbertohaazdiez.com

La historia no tiene fecha de caducidad: Jorge A. González

ANTERIOR

El país no es propiedad de nadie

SIGUIENTE

Te puede interesar


MÁS EN Acertijos