Acertijos

LOS HUEVOS DE MAURER

*Menotti. “El futbol es arte, pasión y engaño”. Camelot.

Para quienes somos de la época de Parchis, de los años 90s., recordamos sin duda una gesta heroica en el futbol, que ahora revive el diario ESTO, el mejor de los diarios deportivos. Es Emilio Maurer, quien rememora aquellos pasajes de cuando llegó a dirigir el futbol mexicano y le dio una sacudida al árbol del tamaño de Neptuno. Contó parte de esa historia muy conocida, cuando la televisora, Televisa, ordenaba y mandaba en el futbol (aún lo sigue haciendo, porque el tal Yon de Luisa es presidente puesto por ellos, ahora son dos los que mandan: Televisa y TV Azteca). Pero en aquel tiempo, Maurer llegó y lo primero que hizo fue adecuar los precios que la televisora pagaba por los juegos de la selección. Eran espejitos por oro.  ESTO: “En sus tiempos al mando del balón, desafió a la todopoderosa Televisa. La naciente década de los 90’s fue dominada por Emilio Maurer, quien cambió sumisión por equidad entre los dueños del balón. El empresario poblano activó los derechos de transmisión en pro de los clubes, que entonces sólo servían de comparsas; trajo al “Flaco” César Luis Menotti y aceleró la transformación del balompié nacional luego del penoso episodio de los “Cachirules”; logró incorporar a México en la Copa América y marcó los cimientos para ingresar a la Libertadores. Mas el golpe sobre la mesa le salió muy caro. Degradado a persona “non grata” fue a dar a prisión. Hoy, a 26 años de aquel duro episodio, cataloga a la televisión como “maldición del futbol mexicano”. Eso, asegura convencido, no ha cambiado nada”. Plagado de recuerdos, Maurer echa a andar la memoria, al tiempo que presume los ajustes que ayudaron a la transformación del deporte de las patadas. “Si nos acordamos de los viejos tiempos, cuando yo llegué a la FMF, el último partido de ese momento, luego de que no fuimos al Mundial (de Italia 1990), por los ‘Cachirules’… Jugamos un partido México vs. Bélgica, amistoso, contra la Selección de Bélgica, que estaba en el Mundial, y nosotros íbamos de sparring. Apenas nos pagaron 5 mil dólares. Eso era un crimen”, explica el dirigente.

LOS DICHOSOS CONTRATOS

Ese fue el último contrato firmado que tenía Televisa con la FMF, cuando nosotros llegamos. Ya no firmamos con la televisión y al siguiente contrato nos pagaron 70 mil dólares, en Los Ángeles, contra Brasil. De 5 mil a 70 mil. Ahí empezó la lucha y nosotros sí logramos que nos pagaran, en ese entonces, hasta 100 mil dólares. Hoy esa cantidad es una bicoca, pero no en esos tiempos”, presume orondo. Tras el arribo de Maurer a la FMF vino de la mano el “Flaco” César Luis Menotti. El timonel argentino, monarca mundial en Argentina 1978, sirvió para cambiar la mentalidad del mexicano, que en ese entonces se atrevió a desafiar a Brasil y Argentina, los grandes del continente. Nada que ver, inclusive, con Gerardo Martino, actual estratega. La comparación es inevitable: “Nosotros no trajimos a un técnico mediático, sino al mejor entrenador que había, campeón del mundo, no nos anduvimos por las ramas”, pondera sonriente. “Trajimos a lo mejor de lo mejor. El ‘Tata’ no tiene la categoría que tenía Menotti, pero es un entrenador de categoría, que ha manejado selecciones y no un merolico, como Juan Carlos Osorio, quien iba contra todas las reglas”, reprocha. A Maurer le costó la cárcel, el aparato de la televisión movilizó gobernadores y se le fue encima una aplanadora gigante. Pero se le recuerda porque fue el que sacudió ese árbol de manzanas podridas. Buena entrevista.

EL ENGAÑABOBOS ZIDANE.

Real Madrid no se sabe a qué juega. El mejor crítico del club, lo es Julián Ruiz, escritor español. Soltó unas perlas en su columna, Cortador de césped. Van:

“La mediocridad de Zidane llegó a su zenit cuando disparó dialécticamente contra la plantilla, tras el partido del Rayo.  ¿Quiere liquidar toda la plantilla? ¿Todos son despreciables, menos él, que no es capaz de hacer un sistema de juego? El decadente de Florentino Pérez debería hacer una reflexión de sus enormes errores en los últimos diez meses. Zidane se marchó, porque sabía que se iba Ronaldo y que salía disparado Bale, si él permanecía como entrenador, justo cuando le había salvado la cabeza al ser decisivo en la final de Kiev, a pesar de que al galés le había dejado en ridículo, como un suplente más, a costa de un inútil como Isco, que se parece remotamente al estilo de su juego. Es mentira que el Madrid no tenga aptitud. Ese espíritu se lo ha cargado el propio Zidane, que ahora mismo no sabe ni tiene donde la mano derecha. Ha dejado a los jugadores en perpetua duda. No sabe a quién echar, a quien defender, así que los ha puesto a todos frente al paredón para que los fusile el club, porque el perfecto es él”.

Ha dejado a los jugadores sin tino, acomplejados, estúpidos. El único listo es él.

Y yo creo que Florentino sabe que Zidane no era la mejor elección para el retorno del argelino al Madrid, pero también que era su escudo para salvar su trágica situación, cuando la grada pedía su dimisión. Ahora, se sabe que se arrepiente y que la deriva actual de Zidane es la crisis perpetua en el Madrid.

Ni esperaba la mediocridad de Zidane, que ha conseguido devaluar espantosamente a todos los jugadores que valen dinero en la plantilla. Es peor gestión incluso que la de Solari. Zidane ha logrado que nadie quiera a ningún jugador del Real Madrid, porque sólo ha dado palos de ciego y ha puesto a casi todos los jugadores a precio cero .Ahora, los señala incluso. El Madrid que se desprenda de Kross, de Bale y compañía, no verá una Champions en años. ¿Por qué? Porque en este momento el fútbol es otra cosa. Es un juego coral, de equipo, de sacrificio táctico como demuestran Liverpool y Ajax. Ahora, Zidane fue un gran jugador , aunque un obsoleto, retrógrado y mediocre entrenador, que no va a durar ni dos meses en la próxima temporada. Hagan apuestas”.

www.gilbertohaazdiez.com

Confirma World Vision que “La Covadonga” surtió los pasteles

Anterior

Roban equipo de iluminación a Café Tacuba en la cumbre

Siguiente

Te puede interesar

mas en Acertijos