LOS HOY NO CIRCULA (VERACRUZ)

*De Woody Allen: “No quiero vivir en una ciudad cuya única ventaja cultural es poder girar a la derecha con el semáforo en rojo”. Camelot.

 

He escrito muchas veces, que nuestras ciudades importantes: Veracruz, Boca, Xalapa, Orizaba, Córdoba, y las del norte o sur, que poco recorro y no sé cómo la giren, viven en constantes atascos vehiculares en sus centros. Por ejemplo, el otro día de Plaza Américas en Xalapa, al centro, en busca del doctor de las estrellas, dentista Francisco Javier Zamudio, en la calle Huatusco casi esquina Orizaba, demoré 45 minutos en llegar, los atascos a vuelta de rueda por el rumbo de Las Animas, donde el gobernador Miguel Alemán Velasco les hizo un puente, el tráfico rumbo a Xalapa por la 20 de Noviembre o Murillo Vidal va a vuelta de rueda. Todas las ciudades, escribía, deben implementar un Hoy No Circula, por aquello de no te entumas. Pues parece que Veracruz ya me escuchó y anuncian que  ya les dieron el permiso para hacerlo. El reglamento de tránsito en el Municipio del otro Yunes. Chikinando (Fernando Yunes Márquez) hace ver una ciudad que mejora y mejora  y que ya enlazó los dos bulevares, al lado del de Boca del Río, con un poco de ayuda del padre, cuando era gobernador, y la calle de Urano, que apenas recorrí la semana pasada, quedaron rechinando de amplias, nuevas, fácil de circular, con buen pavimento de cemento, y esos bulevares, cuando no hay norte, es una maravilla ver por las tardes a familias que llegan a trotar, caminar o correr y algunas otras a solo convivir con sus hijos, en esos espacios urbanísticos que les han dado, y tiene mar, además. Es un orgullo ver cómo mejoran las ciudades, el tráfico es lento y apretado porque cada año se venden más y más automóviles y hay que encontrar la fórmula para poder transitar sin tantos líos. En Londres cobran por entrar a los centros, y eso conlleva a que no haya embotellamientos. Aquí no podemos cobrar, porque la 4T nos dice que primero veamos a los pobres, y la clase media con sus autos no tiene para pagar más. Pero ese Hoy No Circula los pone a la vanguardia de las ciudades. De la ciudad, José Ortega y Gasset, escribió: “Ciudad es ante todo plaza, ágora, discusión, elocuencia. De hecho, no necesita tener casas, la ciudad; las fachadas bastan. Las ciudades clásicas están basadas en un instinto opuesto al doméstico. La gente construye la casa para vivir en ella y la gente funda la ciudad para salir de la casa y encontrarse con otros que también han salido de la suya.”. Suerte y que salga todo bien. Hay que tener cuidado solo con el padrón de autos que nos visitan, porque debemos abrirle las puertas a los turistas, pues nos ocurre a nosotros los aldeanos, que cuando vamos  México tenemos que andar checando qué placa circula y cuál no.

LOS CAMPOS DE GOLF

Desde que Tiger Woods arribó a este deporte, y se comporta como un superstar, como los fuera de serie o nacidos en otra galaxia, el golf se convierte en deporte muy popular. Valga un ejemplo, la misma reaparición de Tiger Woods, después de sus peripecias de sábanas, camas y pasiones desbordadas, congregó, sólo en la práctica, a cerca de veinte mil aficionados. Vive el golf, como un tiempo lo vivió el básquetbol con Michael Jordan, una estela de brillo. Eso repercute en el mundo. En la aldea más lejana donde llegue la televisión, en el lugar mas inhóspito donde solo existan campos de golf en los sueños, si uno ve a este gigante de ese deporte, contagia querer jugarlo. Los presidentes suelen jugar ese juego de meter la pelotita en el hoyito. Gustavo Díaz Ordaz lo practicaba, el mismo presidente del 68, quien se sintió traicionado por su sucesor, relató un día que cuando invitó a Luis Echeverría a jugar golf, aquel llegó tres horas antes, se bañó, perfumó y estaba listo con su caddie. Burlón lo comentó, pero quizá entre hoyo y hoyo Echeverría fue forjando el sentimiento que él debía ser el sucesor, y así fue para desgracia del otro. Orizaba tiene un campo de golf que inició con sus grandes limitaciones, como todo en la vida. El Santa Gertrudis, campo pequeño pero majestuoso, ahora colindan casas bellas y la vista al Pico de Orizaba la hace ver como una estampa del Dr. Atl. Majestuosa. Imponente. Un hijo de ingleses, Percy Clifford, impulsó el deporte y en 1940 el director de la fábrica Santa Gertrudis, que fabricaba ixtle y yute (costales), y que terminó por irse al demonio porque, aseguraban, venía el plástico y mataba el ixtle, organizó los primeros hoyos. Veracruz cuenta con algunos campos de golf, el de Villa Rica, Tuxpan, Minatitlán, Córdoba, Xalapa y  uno llamado Rivera dos Bocas y otro en Punta Tiburón, diseñado por el australiano Greg Norman, el Gran Tiburón Blanco, un Messi en esos menesteres. Se cuentan anécdotas del golf. Durante gran parte de su presidencia, el presidente Eisenhower en vez de realizar las reuniones de manera formal lo hacía jugando al golf. Unos pocos meses antes de abandonar su cargo, un periodista le preguntó si seguiría jugando al golf tras dejar de ser presidente. Eisenhower respondió: “Bueno sí, solo que mucha más gente comenzará a ganarme a partir de ahora”.

www.gilbertohaazdiez.com

 

Don`t copy text!