Acertijos

LOS DOS REVESES

*De Maquiavelo: “Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento”. Camelot

En la semana, el pitcheo fuerte de Morena sufrió dos reveses. En las votaciones congresistas, los diputados y diputadas (me afoxé), le dieron palo y bateo libre a una iniciativa que Morena quiso meter como calzador. El dinero recortado a los partidos políticos no pasó de la primera base, vamos, ni se embazó, para emplear el lenguaje del presidente que le gusta el pelotero a la bola, batiriba-tiriba. Rechazada hasta por dos de sus aliados, el PT y ese partido culeid que siempre se suma a los vencedores, los desfachatados del PVEM (Partido Verde Ecologista). Votaron en contra y la reducción de dinero a los partidos políticos no se dio, el presidente lo lamentó en una mañanera. Argüían los políticos que Morena les quiere quitar los recursos para que el año 2021, presente lo tengo yo, puedan empujar la aplanadora del voto, porque ellos cuentan con 3 mil millones de pesos en programas asistenciales, y no necesitarían ese dinero. No llegó ni a la primera entrada cuando el juego terminó. Marcador beisbolero 11-0 en contra de Morena. Era incongruente porque hacía dos años, cuando AMLO era opositor, el mismo promovió un amparo ante la Corte para que no redujeran, en aquel tiempo, el 50% a los partidos políticos. Y lo ganó, pero ahora actúa diferente, quiere ahorcar económicamente a la oposición. Como Maquiavelo: “Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse”. Si ñor.

EL OTRO REVES

El otro fue que la Unidad de Inteligencia Financiera, o sea, el Supremo Hacienda, pedía Morena darle atribuciones para que pudiera acusarte y a la vez incautarte tus propiedades, aún sin saber si eres inocente  o culpable de alguna defraudación fiscal o de lavado de dinero, o de haber saludado de a lejitos alguna vez a García Luna, sin que mediara un juez de por medio. Le dieron palo también y la echaron al bote de la basura.  De esa manera, por la sola presunción de la UIF podía congelarse una cuenta y aplicaba la extinción de dominio (el gobierno le quita el patrimonio al que quiera, a través de la UIF), sin que hubiera una autoridad imparcial ante la cual un ciudadano se pueda defender. Todo quedó condicionado a que fuera un juez, como siempre ha sido, quien diera la orden si se procede o no. Dejar todo en manos de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda, era como retomar los tiempos de Führer, cuando en aquella Alemania solo sus chicharrones tronaban. Tampoco esta iniciativa llegó a primera base. Derrotados.

LA LETRA CHIQUITA

EL Tratado de Libre Comercio (T-MEC) sufrió un soponcio, cuando apenas hace dos mañanas los americanos dejaron entrever que enviarían, no hombres a la luna, enviarían a México observadores laborales a su Embajada, para desde allí corroborar que todo vaya bien, entonces los mexicanos al grito de guerra pegaron el grito en la patria ultrajada. Desde el presidente AMLO, que dijo no lo permitirían, hasta el canciller Ebrard, que apenas ufano le dijo al presidente: Misión Cumplida. El negociador, que echaba su siesta, el viejito Seade (Jesús), pegó el grito de Jesús en la boca y compró dos boletos y se fue a Washington, a conocer qué decían las letras chiquitas, que él ni las vio ni las revisó, menos el congreso mexicano, que les urgía salir de vacaciones, letra chiquita como en esos contratos de tarjetas de crédito. Seade llegó con una carta, no de Santa Clós, de protesta. O empatan el marcador o nos vamos a extra innings. En esas andan, enredados por esta nueva disposición de los congresistas y negociadores, donde México sigue siendo el buen amigo y ellos solo los vecinos. Esta historia To be continued, como en serie de Netflix.

www.gilbertohaazdiez.com

Desfile navideño 2019 en Ixhuatlán del Café

ANTERIOR

“No se metan a la delincuencia; no se dejen engañar”: don Ramón

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Acertijos