LOS 9 AÑOS DE PRISION (JDO)

*Del Quijote: “Ah la justicia, Sancho, esta parece ser la ley del encaje, que suele tener mucha cabida en ignorantes que presumen de agudos”. Camelot.

 

Unos dicen que purgará la mitad de condena de nueve años. Otros que no, que menos, mucho menos, y más cuando entren los de Morena, que se supone les ayudó en campaña. Como denunció en su tiempo Héctor Yunes Landa, quien gritaba a los cuatro vientos que Cuitláhuac García salía de la jalapeña Casa Veracruz loco de contento con su cargamento, con el auto casi tocando pavimento de las alforjas repletas de lana que le daba JDO. El nuevo sistema de justicia penal acusatorio, da oportunidad a que te declares culpable y rebajen tu condena, solo llegas y le cantas al juez aquella rola de Alberto Vázquez: “Reconozco, señor, que soy culpable, sé que fui un pecador imperdonable”, y ya está, el juez se compadece de ti y te vas libre en poco tiempo. Un diario orizabeño cuenta que a Javier Duarte de Ochoa se le comenzaron a caer las fichas de dominó desde que sus amigos soplones lo entregaron. Se les llama ‘testigos protegidos’, pero la jerga popular señala que son bocones y ojetes. El primero que lo empinó y cantó el O sole mío, fue Arturo Bermúdez Zurita, le siguió, en orden de aparición, Tarek Abdalá Saad, el de los billetes, paisano árabe de Yunes, de la gente de Tres Valles, Veracruz, ahora viviendo en Nueva York entre la Quinta Avenida y lo que se pueda de Manhattan, huido desde el otro día que perdió el fuero legislativo y en espera de que llegue diciembre para regresar. Y los otros socios, los Janeiro y amigos que cantaban lindo como mariachis, a los que Yunes grabó sigilosamente como Sherlock Holmes en Canadá y dónde se los encontrará. Gracias a eso recuperaron una buena lana.

Ayer el tema en las televisoras era Ayotzinapa, poco más tarde entró la nota de Javier Duarte y se comió a las demás. Le quitó la primicia a AMLO con las madres y padres de los muchachos de Ayotzinapa, sombra de muerte que va a perseguir a Peña Nieto como los muertos del 68 persiguieron a Díaz Ordaz, hasta sus días finales. Incautó y se allanó el juez 41 propiedades del exgobernador de Veracruz, pero me dice un conocedor de las leyes, que esas propiedades incautadas las van a pelear. O sea, es probable que se le devuelvan al tiempo.

LA POSTURA DEL GOBIERNO DE YUNES LINARES

El gobernador Yunes Linares, como lo anunció a la una y pico, dio su punto de vista. Pidió al gobierno entrante, no deje de lado las denuncias pendientes en Veracruz, y quizá en Guatemala se logren avances en Desaparición Forzada. Más chamba a Winckler. Serio, bien trajeado en oscuro, con el rostro adusto, Miguel Ángel daba sus pormenores. Lo llamó un “delincuente que hizo mucho daño a los veracruzanos, es un delincuente confeso”, y por ahí se lo llevó. “Duarte reconoció ante un juez pertenecer a una banda delictiva, que se decidió a robar”, señalaba. Fijó su postura. “No estamos de acuerdo con la sentencia, nos parece más un perdón a un delincuente”. Pidió a la PGR que entregue esos 41 bienes, que valen 800 millones de pesos, para integrarlos a Veracruz. Y quiere a los demás de la banda. Le acordó a Relaciones Exteriores agilice la detención de Karime, su esposa, viviendo en Londres. Habló de Tarek, quien también está en la mira de la Fiscalía, y una cosa es lo federal y otra la local. Así las cosas.

EL JODIDO AVION PRESIDENCIAL

Le asiste la razón a Andrés Manuel, cuando desechó el avión Air Force One Mexica de Peña Nieto, ese que ni Obama tiene. Sucede que le pasó en Nueva York -con una gran pena para el presidente y Videgaray y los gorrones amigos que le acompañaban-, que el avión presidencial, que era modelo y lo más avanzado en aviación, un Boeing Dreamliner 787-8, cuyo precio fue de 4 mil 360 millones de pesos, donde seguro en la compra Ruiz Esparza se metió un billetote, pues el dichoso avión se desconchinfló en pleno aeropuerto John F, Kennedy. ¿Y qué creen? En lugar de que el presidente le hiciera al Andrés Manuel que todos llevamos dentro y comprara un boleto para volver a la patria. No, el muchacho guapo de la película y el Estado Mayor Presidencial, de pronta desaparición, pidieron el otro avión, el Fuerza Aérea 2, así de enchílame estas tortas, como si este país no estuviera lleno de pobres para que este presidente devaluado y derrotado ande gastando el dinero que no es de él. Tuvieron que esperar las cinco y pico horas que demora el vuelo de México-Nueva York, en sus 3 mil 359 kilómetros, para que su copetito no se despeinara. Por eso perdió las elecciones, por eso la gente le aborrece en un 80 por ciento de los encuestados, en todas las encuestas termina como el peor presidente de México. Devaluado y jodido, como su avión presidencial. Ahora el problema es que AMLO lo terminará vendiendo como chatarra, como aquellos viejos autobuses Flecha Roja, inservibles y desgastados, cuyo lema era: “Primero muertos que llegar tarde”. Pobre país

www.gilbertohaazdiez,com.

 

Don`t copy text!