Acertijos

LO QUE QUEDO DE LA GIRA

Acertijos

*Del maestro José Vasconcelos: “La Verdad no puede ser Serena, tiene que ser agitada como la Tormenta, luminosa como el Relámpago y precisa como el Rayo”. Camelot. 

Por la tarde noche del domingo, en las redes sociales comenzaron a circular las noticias de la gira del presidente AMLO por Xalapa, Veracruz y Córdoba. El periodista Pablo Jair Ortega, informó que al Súper Delegado Huerta (Manuel Huerta Ladrón de Guevara), el Santa Clós del Bienestar, como lo llamó, lo habían dejado afuera del acto presidencial. El mismo periodista corrigió momentos después y sí pudo entrar, AMLO lo quiere muchito, porque le echó porra presidencial, aunque aquí esté sometido a fuego amigo y fuego enemigo. Igual que a una senadora, que su nombre no aparecía en la lista de los listos. Manuel Huerta Ladrón de Guevara dio un chirinazo (por la referencia a cuando el gobernador Chirinos se cayó en un acto con el presidente Zedillo), y tuvo que ser tratado medicamente con una costura sobre la frente y un parche. El acto que llamó la atención fue el del alcalde de Veracruz, Chikinando (Fernando Yunes Márquez), primero llegó al presídium presidencial con AMLO y era el único desobediente panista de ese ritual presidencial, pues llevaba cubre bocas. Así lo constataron los efectos de las redes sociales. Luego llamó la atención el elogio y reconocimiento que le hizo a quien es hijo del exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Dijo el presidente: “Quiero agradecer de manera especial al alcalde Fernando Yunes Márquez por su presencia, siempre digo lo que pienso y siento, mi pecho no es bodega, podemos tener diferencias políticas, partidistas y de pensamiento, pero cuando se gobierna tenemos que trabajar juntos”. El Chiky asintió. Más tarde, circularon los videos donde le gritaban lindezas al presidente AMLO, lo mismo en Veracruz que en Córdoba más noche. Una foto en el periódico Buen Tono, enseña a una madre que se acerca con un niño en brazos a intentar que el presidente la atienda, arriba de la Suburban no bajó ni el vidrio, pero eso sí le envió un beso tabasqueño.  

LA VIDA DEL SECRETARIO 

El secretario de Seguridad de Ciudad de México, Omar García Harfuch, hijo de Javier García Paniagua y nieto del legendario general secretario de la Defensa de Gustavo Díaz Ordaz, Marcelino García Barragán, aquel que despreció el llamado a dar un Golpe de Estado en 1968, alentado por muchos y permaneció fiel a las instituciones y al presidente, dio entrevistas a varios medios de aquel atentado terrible que sufrió y que alcanzó a salvar su vida, porque Dios lo ayudó, dijo a Milenio:  “En el interior de la camioneta íbamos, salimos un poquito más tarde ese día e iba Edgar manejando, yo iba en el asiento del copiloto, Rafael iba exactamente atrás de mí y un vehículo un poco más lejos. Cuando salimos, yo acababa de pedir unas novedades, que es una carpeta que leemos todos los días, yo iba leyéndolo, iba apenas iniciando la lectura cuando volteo y veo cómo se cierra la camioneta de tres y media toneladas, blanca, y todavía no alcanzaba a frenarse todavía y ya estaba tronando el primer impacto del lado derecho en el parabrisas frontal de la Suburban, uno seguido de muchísimos más. Porque… fue muy rápido, hoy yo digo que sí me di cuenta, a tres meses, pero desde que vi la camioneta, pues no era normal, era una hora en que no hay nadie, prácticamente, sí ves vehículos, pero no. Justo pasando el tope, ahí en esa calle, hay un tope que obliga a que la camioneta se frene, creo que es de los poquitos o el único tope que hay en esa bajada, entonces cuando frena la camioneta, es cuando se atraviesa la camioneta y ésas no son casualidades. Truena el primer impacto fuertísimo, que es del que más me acuerdo, del primero, por obvias razones, truena como a esta altura y se siguen todos los demás”. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Llama IMSS a continuar con las medidas para prevenir Covid 19

ANTERIOR

Dejarnos como estábamos

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Acertijos