Acertijos

LAS FAMOSAS ESTATUAS

Acertijos

*Una placa en Náhuatl en Santiago Tlatelolco: “Cuando reinaron los de Castilla, Cuauhtémoc ya tenía cuatro años de reinar aquí”. Camelot.  

Decía el escritor Carlos Fuentes que las estatuas solo sirven para que las caguen las palomas. Estatuas cagarruteadas hay desde que la humanidad tiene razón de ser, desde cuando a los Romanos los bárbaros llegaron a tirar las que tenían y las lazaban (lázalo, lázalo que se te va), como el son jarocho, hasta caer al piso como esa famosa de Sadam Hussein, cuando las fuerzas americanas la tiraron en Bagdad. Yo Mero estuve en España donde hace unos 15 años se vino una ola por tirar o derribar o quitar las estatuas de Francisco Franco, que tenía por todos lados. Unas cabalgando, con el caballo levantando la pata derecha (si el caballo tiene una de las patas frontales al aire, el jinete murió de heridas recibidas, si están las cuatro fijas al suelo, murió por causa natural). La última que vi fue en Santander, allí había una de años. Los vientos del cambio llegaban y ni hablar. 

Hay de estatuas a estatuas. La que quitaron de Cristóbal Colón, la jefa de gobierno de apellido impronunciable, Claudia Sheinbaum, fija en Paseo de la Reforma, cuentan los historiadores que la donó la familia Escandón, ricos de abolengo, en tiempos de Maximiliano de Habsburgo, cuyo Paseo de la Reforma él construyó y es más bonito que los mismos Campos Elíseos de París, donde casi son iguales. 

En Orizaba hay una que el empresario y exalcalde Juan Manuel Diez Francos donó al Parque Bicentenario, de don Porfirio Díaz, alguna vez una revuelta de regidores opositores la quiso quitar, él dijo que se la devolvían y la llevaba a su terruño, tiene un predio bello junto a una torre a la entrada de la ciudad, donde ahí luciría Porfirio como en sus tiempos de grandeza. Dando la bienvenida a esta ciudad mágica. 

LAS REVUELTAS 

Las revueltas al mundo por tirar las estatuas llegaron desde Europa y se contaminaron en América y ahora México, con la campaña del presidente AMLO, que se convierte en historiador tabasqueño y quiere que todo mundo pida perdón, vida de mi vida, perdón, si es que te he faltado, por las atrocidades que cometieron los conquistadores, haiga sido como haiga sido, lo mismo los europeos o españoles, donde ya un presidente de Podemos le envió un mensaje al presidente dónde lo pone como lazo de cochino. El presidente AMLO les ha hecho la agenda, dirige los vientos y el tema él mismo lo politiza. Son distractores, dicen algunos de sus opositores. Enviar a su esposa a pedir disculpas a medio Europa, es algo nunca visto. El Papa Francisco decía what, en argentino: “Che ¿qué pasa allí?”, habrá dicho como cuando a su equipo el San Lorenzo de Almagro le hacen un gol. Nadie se disculpará. Sirve para que los memes anden en el aire, como uno donde Austria exige una disculpa por el asesinato de Maximiliano: “Vivo llegó a México. Vivo lo queremos”. Chunga y más chunga por todos lados. Toda Conquista es ilegal, sanguinaria. Quienes han conquistado, desde Gengis Kan hasta los más nuevos y modernos, llenaron de sangre los territorios ocupados. “Han dejado esto hecho un desierto, y lo llamaron paz”, decía Tácito quejándose después de una invasión de los Tártaros. 

De Hernán Cortés casi no hay nada. En Veracruz sí existe una calle a su nombre. Y nada más. Los historiadores de México han escrito cientos de libros de la Conquista. Uno puede verla desde la óptica que se quiera reflejar. A Benito Juárez, por ejemplo, algunos lo acusan de traidor por intentar firmar el pacto Ocampo-Mc Lane, donde entregaría a Estados Unidos un gran corredor transismico, el Congreso americano no lo permitió y Juárez se salvó de quedar entre los traidores apátridas. 

Estatuas han caído, en Estados Unidos iban por las del General Lee (Robert) perdedor de la Guerra de Secesión, y por ahí alguien también pensó que se llevaran las de Washington y Jefferson, dos que han sido los Padres Fundadores de la Patria, porque en aquel tiempo todos tenían esclavos negros. No solo Lee. La Sheinbaum quiere ahora que la gente someta a consulta si la estatua de Cristóbal Colon en Reforma regresa a su lugar. Creo que este gobierno no tiene porque retirar estatuas, mas donde no hay gente que pida quitarlas. Este gobierno debía gobernar bien y atender la pandemia y la economía y la inseguridad, en lugar de andar desgastándose en tonterías de tirar las estatuas.  

www.gilbertohaazdiez.com  

La carta de Renato a Ahued

ANTERIOR

Cuitláhuac García cuestiona procedencia de “mansiones en el extranjero” de ex funcionarios

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Acertijos