+LA MUERTE DE JUAN ALFONSO ARCOS MARTINEZ

*Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin. Camelot.

 

Víctima de una enfermedad, que no lo dejó salir del hospital, ayer a las 5:45 de la mañana falleció en Veracruz, el querido amigo Alfonso Arcos Martínez, médico de nuestro pueblo, Tierra Blanca. Murió con una vida dedicada a la medicina, a sus 74 años deja una viuda, Elvira Utrera, y dos hijos, Alejandro y Juan, una vida familiar muy feliz. Desde muy temprano siguió el camino de su padre, el doctor Alfonso Arcos Herrera, que por años en ese pueblo fue director del hospital de Ferrocarriles, una eminencia médica, de aquellos médicos que se hacían a la brava, al instinto, donde no había la tecnología como la hay ahora, supe que el doctor Arcos curó, en aquellos años a un enfermo de rabia, cosa casi de milagro. El hijo al ver al padre siguió sus pasos, los hijos por lo regular queremos emular a los padres. Médico como él, se dedicó en cuerpo y alma a salvar vidas. Tuvo casos difíciles, ahora que subí a la red que estaba enfermo, un facebookero escribió que salvó a un hijo suyo de una patada de un caballo en el cráneo. Los médicos de los pueblos, como Arcos, así son, van por el instinto, con el conocimiento que les ha dado la práctica, y la mano de Dios siempre llevándolos, cuando la ciencia es rebasada. Murió en paz, desconectado de esos aparatos porque ya estaba viviendo solo con asistencia. Deja un legado de amistad, lo extrañaremos en esas comidas terrablanqueses que nos dábamos cada mes, porque del grupo era el de los cuentos, el dicharachero, el que siempre tomaba el micrófono y hacía reír y sonreír. Sin duda lo extrañaremos, y donde suela soplar ese viento, donde quiera que ese rio fluya, sabes que ahí estaremos contigo, recordándote. Y aquí estamos ahora, tras tu muerte, homenajeando en este relato tu ausencia. Como tú estamos, aprendiendo que los sueños llevan muerte, como tú, que ya eres eterno, que te fuiste tras la sombra, a la izquierda del roble aquel en el jardín Botánico, escribiera Benedetti. Descansa en paz, querido Alfonso.

AQUELLOS JOVENES DE TIERRA BLANCA.

Todos recordamos aquella triste historia, 11 enero de 2016, cuando unos cinco jóvenes de Playa Vicente, teniendo hambre y metiéndose a desayunar al pueblo, fueron detenidos por la policía estatal y municipal y entregados a la delincuencia organizada para ser acribillados a mansalva. Nota que recorrió el mundo y cimbró a Veracruz. Hoy, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, ofrecerán una Disculpa Pública por aquellos dolorosos hechos. Con Ciro Gómez Leyva, habló el padre de uno de ellos: José Benítez, padre de uno de los jóvenes asesinados en Tierra Blanca: “¿No sería mejor un reconocimiento a su ineptitud que una disculpa pública? Vivir todos estos días ha sido muy difícil, en el estado seguimos viviendo con inseguridad, ninguno de los detenidos tienen sentencia”. Ciro comentó que la policía de Javier Duarte desaparecía a los jóvenes. El padre pide justicia y sentencia a los responsables, 8 policías detenidos, gente de Arturo Bermúdez Zurita. A los 1 mil 120 días de aquel proditorio crimen, hoy viene la disculpa en México, por los órdenes de Gobierno federal y estatal y con la presencia del Fiscal, Jorge Winckler Ortiz. Comentó también que este nuevo gobierno del gobernador Cuitláhuac, los está atendiendo bien, con respeto. Será una ceremonia luctuosa, sin aplausos, solo recordar a aquellos hijos que se metieron al lugar equivocado, en tiempos que la violencia en Veracruz era terrible y la policía, en lugar de cuidar a la población, atentaba en contra de ella.

El PRI A SUS 90 AÑOS

Longevo, a sus 90 años vieron de todo y sin medida. Generaron mucho poder y una gran corrupción en el último sexenio del presidente Peña Nieto, los electores los castigaron enviándolos a la cola de la votación. No había más abajo, si no allá los mandan. Son tan pocos (14), que los senadores caben en una selfie, misma que les tomó Miguel Ángel Osorio Chong. Andan hechos bolas porque Peña Nieto quiere seguir imponiendo a quién será el presidente del PRI, y hay algunos desobedientes, como Democracia Interna, grupo que comanda otro dino, Ulises Ruin, perdón Ruiz, ha pedido que Peña sea pasado por la guillotina priísta y que lo expulsen porque, como todo México lo sabe, dejó que se generara una alta corrupción en su sexenio, lo que motivó que la 4T llegara bailando rica-cha y se adueñara del poder. Uno de ellos que pretende serlo es Miguel Ángel Osorio Chong, pero pide que haya consenso unánime. No mmamy blue. No entienden de esos tiempos. Osorio puede llegar a serlo si desde antes rompe con quien fue su patrón por más de cinco años, el presidente Enrique Peña Nieto, sino le hace lo que en Rusia le hicieron a Stalin, que después de darle su pócima para que se fuera a hablar con San pedro, el cadenero del Patrón, comenzaron a derrumbar todos los mitos suyos, fue más sanguinario que Hitler. Los priístas debían comenzar por ir a Los Pinos, con el permiso del amoroso AMLO y quitar la estatua de Peña Nieto, que él mismo mandó a poner poquito antes de irse, quizá para pasar a la historia. La historia lo está juzgando cono un corrupto, y solo falta que en el PRI dejen entrar a ese esteta de la corrupción, como llamó la revista Proceso a Gerardo Ruiz Esparza, para terminar con ese partido que, en su agonía de 90 años, aún no encuentra rumbo. Una vez se levantó de la lona, después que en 12 años el PAN gobernó, como María Cristina, llegó el copetudo, muchacho bonito de la película, pero salió más tentón y tramposo que todos los que habían pasado por esa presidencia. Caras vemos. En fin.

www.gilbertohaazdiez.com

error: www.sucesosdeveracruz.com.mx