LA ELECCION DE PUEBLA AL PAN

*No hay democracia sin división de poderes. Camelot.

 

En otros tiempos se pensaría que, por ser el presidente de la República de tal partido, la elección que se dirimía en los tribunales electorales, se iba adonde soplaba el viento a su favor. Antes, si, el presidente o su secretario de Gobernación llamaban y daban la línea y el resultado llegaba a como ellos querían. Ahora ya no. Sucede que a la elección de Puebla, cuando todos decían que Morena se levantaría con el triunfo peleado en los tribunales, pues no mijito, diría doña Minga. Los Magistrados le dieron el voto a la panista y hasta un meme saltó a la palestra. Sale ella sonriendo y con el mensaje: “Me canso ganso”, con dedicatoria a ya saben quién. Muchas cosas veremos en este nuevo México donde los neoliberales son apestados y enviados al basurero de la historia, y donde los juaristas y maderistas se hacen del trono, como en los tiempos que popular entre la tropa era Adelita. La corte da dos reveses al presidente. Sin llegar a los penaltis, en tiempo normal de 90 minutos. Uno por los altos salarios, donde le dijeron: Aquí no te metas que este poder no es de tu incumbencia, y el otro electoral, de Puebla. En las dos, el jefe del Ejecutivo no se ha quedado callado, de una dijo: “Se equivoca la corte y pone mal ejemplo”. Y de la otra. “La decisión de Puebla equivocada, pero se acatará”. Es un poco el presidente AMLO como Donald Trump, peleando con los otros poderes. Esos frentes de guerra en nada avizoran buenos vientos. Pero ahí, el marcador va 2-0 en su contra, no ha llegado a goleada como a Los Pumas, a quien el Piojo lleva a la final y se verá la maldición del Cruz Azul, si la desecharon o la siguen cargando, como aquella de Babe Ruth.

LOS DOS PARTIDOS VERACRUZANOS

Uno quisiera ser el Dante Delgado que todos llevamos dentro. De entre todos los exgobernadores del privilegiado México nuestro, solo uno o dos han podido alzarse con la pelota y sacarla del parque, como si se jugara en el Yankee Stadium de Nueva York. El político primero aspira a ser gobernador, cuando ya fue o diputado o alcalde o secretario de Gobierno, como ha ocurrido con algunos. Luego, cuando ya dejaste la gubernatura y la vida ya no te sonríe como antes, pues a formar un partido político con registro. Dante Delgado Rannauro (23 de diciembre de 1950), hace algunos años, cuando dejó la chamba donde lo puso como interino Gutiérrez Barrios, por 4 años, se dedicó a formar un partido político, entre sus contactos, que eran muchos, hizo convenciones nacionales y con las credenciales de electores llenó los requisitos que se pedían, lo formó y desde ese día para él sale el sol muy claro, casi nunca hay oscuridades en su entorno. El otro fue quien hoy cobra de presidente, Andrés Manuel López Obrador, que hizo a su Morena su coto personal. Dante comenzó con uno llamado Convergencia para la Democracia, donde recibía sus millonarias nóminas y podía hacer grilla en todo el país, entonces comenzó a nombrar diputados, senadores y hasta a un gobernador, como el pelón de Jalisco, ahora en el poder, luego lo mutó a Movimiento Ciudadano (MC), y ahí anda bien contento.

NACEN DOS

Todo esto porque el mayor dino de este estado veracruzano, Felipe Amadeo Flores Espinosa, que ha sido de todo y sin medida, como canción de José José, reunió a sus tribus de Vía Veracruzana, donde algunos malosos le llaman Viagra Veracruzana, y los convocó a lidiar con valor, y en un hotel jalapeño, con la nueva y la vieja ola, los llamó y arengó como cuando el Cura Hidalgo levantó el estandarte de la Virgen y nos liberó de los gachupas. Amadeo no llevó eso, llevaba solo en su cartera al Santo Patrono de Cotaxtla, para evitar el mal de ojo, les dijo que había nueva luz para un partido político, que me imagino se llamará Vía Veracruzana. Sus fieles seguidores, los sanedrines de la tribu, Pancho Mora, Salas Torres, Dani de Vito, le dieron un fuerte aplauso al jefe y hasta las campanas de Cotaxtla, a la misma hora, el Cura las tañó para que vieran que había nacido algo nuevo: “Arropen a ese niño que acaba de nacer”, diría el difunto Juan José Arredondo. Venga y mucha suerte. El otro se llama PODEMOS, partido político estatal, como uno en España que, en menos de 15 años, han irrumpido en la política al lado del PSOE y del PP, los dos clásicos partidos ganadores, y con Podemos y Ciudadanos y otros más, ya están llegando los jóvenes a gobernar muchas ciudades y pronto el país. Este en vías de nacer, su jefe es Francisco Garrido Sánchez (23 de diciembre de 1973), me dijo ayer vía Guasap que llevan buen viento y traen buena brújula, y allí están los veracruzanos abriendo las puertas de par en par, para sumar adeptos porque, dicen muchos de ellos, el PRI ya murió por la patria, echado y abandonado por Peña Nieto a los últimos lugares del top ten de la política. Entonces los huecos hay que llenarlos, lo dijo Messi y lo corroboró el Piojo Herrera, ahora que le dio una sanjuaniza a Los Pumas, hay que atacarlos por todos lados, sin dejarles concesiones de nada, atarantarlos, golearlos, si se puede. Suerte a esas dos fuerzas políticas que nacen, tiempos cuando Morena se apoderó del país. Los dos van a llegar ante el OPLE con sus barajitas y apoyos, y uno de ellos, creo, lleva hasta el del Santo Papa Francisco. Ojo, si les sobra alguna plurinominal avísenme, voy con gusto.
www.gilbertohaazdiez.com

 

Don`t copy text!