EL BAÑO A LA NAHLE (ROCIO)

*Del activista Javier Sicilia: “Pasamos de un gobierno de corruptos a un gobierno de ineptos”. Camelot.

El padre del Análisis Superior, David Páramo, analista financiero del programa de Ciro Gómez Leyva, le dio una revolquiza a la Nahle (Norma Rocío Nahle García, 4 de abril de 1964, edad 55 años, Río Grande, Zacatecas), a quien propios y extraños la ven queriendo ser la sucesora de Cuitláhuac, la Constitucional o la interina si ocurre un cambio, aunque sea de otro territorio nacional, zacatecana y no jarocha y trovadora de veras. Empoderada, es la mujer más cercana a AMLO, al menos a quien más caso le hace el presidente. Sucede que en Dos Bocas, presente lo tengo yo, el presidente anunció que cuatro compañías, las mejores del mundo, les reconocía, iban a construir vía una licitación esa Refinería que, como el balín aeropuerto de Chafa Lucia, una mayoría apuesta a que no lo logran. Esas cuatro empresas, líderes mundiales en construir refinerías, le dijeron al presidente nomás no se puede, ni costará sus 8 mil millones de dólares presupuestados, ni tampoco se puede hacer en tres años. El presidente, fiel a su costumbre, les dijo, pues ahí se ven, y se vieron. Lo raro que anunció que la petrolera Pemex y la Secretaría de Energía la iban a construir, cuando no saben ni tocar las maracas, ambos dos, diría Fox, Nahle y Pemex ni siquiera bailan juntos la cumbia que te vas de ronda, o la que tocó su jefe en una mañanera: Te conozco, bacalao, aunque vengas disfrazao. Y ahí a un lado la que quiere ser veracruzana y no lo es, la Nahle, sonreía con nerviosismo. En la noche, en el programa de Ciro, David Páramo le dio un baño perrón, le dijo que jamás lograrían hacerla, que la Nahle engaña al presidente dando datos falsos, David le dijo: “La Nahle está reinventando una utopía”. Otra: “Quiere construir un unicornio blanco”, y la remató como aquel que viene en el Periférico en sentido contrario y piensa que todos los de enfrente vienen mal, cuando es ella”. Pobre Rocío. Un día después, Chío Nahle reviró. No se quedó con el rejón clavado y, como su jefe, desautorizó a los analistas. Y qué no venía en sentido contrario en el Periférico. Llevaba carril bueno. Ajá.

LA DE JUAN BUENO TORIO

La comunicadora Azucena Uresti, contactó al cordobés, Juan Bueno Torio, que un día cobró sus quincenas como Director de Pemex Refinación, y también les echó las pestes a la 4T. Dijo que Pemex no tiene infraestructura para construir y no tiene tecnología de punta, que con la mitad de ese dinero, 4 mil millones de dólares, se podrían configurar las ya existentes y ponerlas en rendimiento pleno. Algo huele a podrido en Dinamarca, y por ahí huele a gas. El presidente se casa con sus ideas, y no hay poder humano que lo haga echarse de reversa (de reversa, mami, de reversa), como ocurrió en la última intentona aeroportuaria, al ir a comer a su casa el magnate Carlos Slim intentó convencerle de que diera marcha atrás en el Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México ( NAICM), que a cambio de eso le daba un vale para desayuno gratis en Sanborns durante todo el sexenio, AMLO le vio de reojo y le picó la panza y le dijo nones, gordis, nones, entonces se fue alicaído y cabizbajo a meterse a la licitación del Santiago Bernabéu casa de Real Madrid, y ganó darle una manita de gato a esa remodelación de la calle de La Castellana. Debemos acostumbrarnos a que, cuando el presidente dice son las 12 del día, así serán, aunque sean las 11 de la noche. Venga, pues.

LA PONIATOWSKA

En las redes sociales se encendió la mecha. Va la historia. Sucede que Elena Poniatowska, afamada y premiada escritora, Premio Cervantes, entre otros, en una mañanera de AMLO, en mero 10 de Mayo, Día de las Madres, tomó el micrófono y se puso a hablar con su mamita, en el cielo, como todos le hablamos de vez en cuando a nuestras madres. Miraba para arriba y frente al micrófono le hablaba de las bondades de este régimen, ella, que había visto tantos regímenes malones, o corruptos, más o menos le dejaba entrever Elenita. AMLO miraba con ojos tabajqueños que se le salían las lágrimas, junto a su señora esposa. Había más madres y también llevaron un mariachi para que entonara ese himno a la madre, que no es más que el Amor eterno de Juan Gabriel (Tú eres la tristeza de mis ojos / Que lloran en silencio por tu amor / Me miro en el espejo y veo en mi rostro / El tiempo que he sufrido por tu adiós). Hasta ahí todo era melcocha pura. Pero en las benditas redes sociales, la excomisionada del IFAI, María Elena Pérez Jaén, echándole una mirada al presupuesto de egresos de 2019 de la 4T lopezobradorista, encontró un apoyo de 5 millones de pesos anuales a la Poniatowska, y se lo subió a las redes en revire al texto primero de Elena:

“Un precioso día de las madres en Palacio Nacional al lado del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y su esposa Beatriz Gutiérrez Mueller”, escribió Elenita. Abajito, en ese tuiter, María Elena le respondió:

“¡Lo que hacen 5 millones de pesos! ¿Verdad Elenita?”

Y las redes sociales se encendieron. La mayoría en contra de la laureada escritora, de aduladora y lambiscona no la bajaron, Chairos y Fifís en ese ring llamado Tuiter. También, para no dejar nada pendiente y cabos sueltos, le exhibieron a Elena Poniatowska las fotos donde estaba riendo y aplaudiendo a Carlos Salinas de Gortari, el jefe de la Mafia del Poder, al lado de otros intelectuales.

Una buena pelea, no como las del Canelo.

De último minuto, la Fundación Elena Poniatowska aseguró que su institución está en quiebra, que no tienen dinero ni para pagar al personal, y que tampoco les han dado los 5 millones de pesos. Bueno.

www.gilbertohaazdiez.com

Pollos Rostizados