Acertijos

EL AÑO SE VA

*Y cuando es de noche, siempre, una tribu de palabras mutiladas busca asilo en mi garganta para que no canten ellos, los funestos, los dueños del silencio. Alejandra Pizarnik. Camelot.

Se va el año y, ay yo no olvido al año viejo, porque me ha dejado cosas muy buenas. Uno tiene que teclear todos los días para que, al empezar el año, voy a cantarte una canción que te haga daño, diría el cantor. Para que las páginas de los espacios donde se escriba, sobrevivan gracias a los fieles lectores.

COBARDE MATONCITO

Un vodevil apareció en tuiters. Sucede que un ex presidente de Bolivia, ahora delegado oficial llamado Tuto Quiroga, llamó a AMLO ‘Cobarde matoncito’, y lo puso como lazo de cochino. No lo bajó de arrastrado frente a Trump y lo acusa de ser el que lidera a los comunistas: Castro y Cuba y Maduro y amigos pobres que les acompañan. El tuiter se volvió viral. Marcelo Ebrard respondió casi como cuando a Lázaro Cárdenas, en la expropiación petrolera el pueblo le llevaba gallinas y pollos para vender y poder pagar a los gringos y los ingleses el petróleo. Pidió Unidad Nacional en torno al presidente, por la bajeza de los comentarios diplomáticos. Nadie le hizo caso, en el tuiter también lo apabullaron. Le dijeron, entre otras cosas, que eso sacaba por andar trayendo a Evo Morales cuando Evo ni aquí quería estar. Y pelean por unos bolivianos asilados en la Embajada que quieren entrar por ellos y meterlos a la cárcel, situación que violaría todos los acuerdos mundiales. Tuto lo remató: “Parece que tu nuevo referente son ahora Echeverría y el PRI de los 70s. ¿No te da vergüenza? Tu servilismo a Maduro deshonra al gran México”. Moles. Al vocero presidencial, Jesús Ramírez Cuevas, también le fue como en feria, no olviden que México está polarizado, entre los Hunos y los Hotros, por parafrasear a Unamuno. Al jefe de comunicación social de la presidencia, le expusieron que eso se merecía por andar apoyando a dictadores.

AUN MAS MATONCITOS

El Ministro Zaldívar no se quedó atrás: “Mi solidaridad personal con el presidente AMLO”, escribió muy ufano. También lo tundieron, de viejo barbero no lo bajaron. Otro: “Los españoles se rieron de México y los mexicanos, después fueron los salvadoreños y guatemaltecos, acto seguido los venezolanos y recientemente los argentinos, hoy son los bolivianos. Nunca antes con otros presidentes se habían burlado tanto y tan rápido de México”. El presidente AMLO les dijo que ni Pinochet se había atrevido a tanto. Era cierto, los gorilas de Pinochet intentaron entrar a la Embajada de México, que la custodiaba un gran hombre de izquierdas, Gonzalo Martínez Corbalá y Echeverría dio la orden de que nadie entraba. Corbalá le dijo al militar mexicano que custodiaba esa Embajada en aquel golpe de estado criminal: “Me respondes con tu vida”, según narró en Excélsior el periodista terrablanquense, Manuel Mejido, en páginas gloriosas del asilo mexicano. En aquel tiempo, como dirían en Misa, funesto de un septiembre de 1973, Pinochet sitió la embajada mexicana, habían llegado como unos 300 chilenos huyendo de la muerte, estos sí de la muerte no que al tal Evo hasta avión de primera le enviaron. Echeverría tenía listo el Fuerza Aérea Mexica para traer a Pablo Neruda, el poeta inmortal, murió y no se pudo pero se trajo a la compañera viuda de Salvador Allende, doña Hortensia Bussi.  Pinochet era un granuja y killer asesino, ordenó que a la embajada mexicana le cortaran el agua y la luz, los tenía en las penumbras y sin los servicios. Pero encontró un mexicano excepcional de Embajador, Gonzalo Martínez Corbalá, que no cedió a nada con los militares a la puerta. México rompió relaciones con Chile de 1974 a 1990.  Lo de hoy en Bolivia es una caricatura de nada, aquello si fue un golpe de estado brutal y de asesinos, aquí Evo huyó de la patria por piernas, ante el temor de ser aprehendido, que no asesinado. Allá las metralletas y las botas militares mandaban y asesinaban, aquí es puro choro como de telenovela. México era una tierra de esperanza, en 1973. Hoy Evo es una caricatura que pretendía reelegirse cuántas veces quería y su pueblo y parte de los militares le dijeron NO, porque tus errores nos tienen cansados, como canción de Manzanero. Y se fue para nunca más volver. El problema ahora es que el lio no es solo entre México y Bolivia, ya se involucró España, que no tenía vela en el entierro y que a los dictadores y a los golpistas repudia ese país. Sucede que los bolivianos argumentan que unos encapuchados armados, que llegaron de esa embajada española, querían sacar a un ‘picudo’, un ex ministro boliviano acusado de terrorismo. Y eso originó que la ministra de exteriores de España sea citada por el Congreso de su país, para que explique. Ay ese Evo, en cuántos líos nos hemos metido por él.

www.gilbertohaazdiez.com

Dependientes de desaparecidos pueden seguir cobrando pensión

ANTERIOR

Último fin de semana para recoger cartilla militar

SIGUIENTE

Te puede interesar

Más en Acertijos