Acertijos

EL AFFAIRE DE LOS GOBERNADORES (DEL YANKEE STADIUM A PACHO VIEJO)

*De Confucio: “Antes de embarcarte en un viaje de venganzas, cava dos tumbas”. Camelot.

Ciro Gómez Leyva explicó en su noticiero nocturno del affaire de dos gobernadores, de uno, Javier Corral de Chihuahua, y del otro, el exgóber Miguel Ángel Yunes Linares, Veracruz. Puso en la picota que mientras Yunes llamó ‘Loco’ al candidato presidencial, y Corral había reñido con él pero ya andaban de cuates, de cuadernos de doble raya, a Corral casi le acepta la apuesta para que se jueguen una comida en México o Chihuahua, pues AMLO le va a Houston y Corral a Yankees de Nueva York. Ciro llamó a aquello: del Yankee Stadium a Pacho Viejo, por la aprehensión y persecución contra funcionarios de Yunes en el gobierno de Veracruz, vía la Fiscalía, que ya no tiene aliado que la proteja, y ni el Edel, del Tribunal Superior de Justicia. En ese protagonismo, Javier Duarte tira pichadas desde la cárcel vía tuiter, como si fuera lanzador de los Mulos de Manhattan. Todo está muy revuelto, caracho, diría el escritor, no se sabe en qué terminará este Clásico de Octubre de la política, de las persecuciones y aprehensiones y las venganzas. Lo que muchos se preguntan, al nivel del panismo, es en dónde están el presidente del PAN nacional, Marko Cortés Mendoza, y el senador y coordinador del grupo parlamentario en el Senado, Mauricio Kuri González, que no salen en defensa de los suyos, bien lo decía el presidente AMLO, la oposición está en el suelo. Ni siquiera por los insultos del barbaján gobernador, que busca de aliado a Dios para sus castigos terrenales y derribar helicópteros, cuando Dios anda ocupado en otros asuntos. Cosas veremos Mío Cid.

EL LIBRO TERMINADO

Después de algunas noches de duro cierzo invernal, diría la canción de Agustín Lara y que uno, desde chamaco se preguntaba qué demonios era el cierzo, y ahora con Wikipedia es fácil saberlo, pero en aquellos tiempos pasados solo había los diccionarios, hoy hay todo en el celular y con las redes sociales encuentras hasta lo que es difícil encontrar y ni Ampudia lo logra. Cierzo es el viento seco y frío que se produce en la región española de Aragón y que sopla del noroeste canalizado por el valle del río Ebro; es racheado y muy fuerte. Como el viento del Guadarrama, que inmortalizó Amado Nervo en su poema, Amada inmóvil, después de algunas noches terminé por fin el libro sobre la vida tormentosa del periodista, Carlos Denegri, uno de 500 hojas y pico. El vendedor del silencio, de Enrique Serna. Los días de su niñez, los pasos encumbrados con el padre que no era el padre biológico, y que llevó a Denegri por los caminos de la diplomacia, para convertirse en un poliglota, que dominaba tres o más idiomas y eso le valió a ser el gran corresponsal de Excélsior cuando era el periódico de la vida nacional, y Denegri fue el consentido del director, el Skiper Rodrigo de Llano. Luego, al final de su tormentosa vida, que terminó siendo asesinado de un balazo por una de sus esposas, a quienes golpeaba a placer y les daba vida tormentosa, Denegri fue aborrecido por el nuevo director, Julio Scherer García, quien lo llamó “El mejor y más vil de los reporteros”. Y en el libro se comienzan a disfrutar las envidias de Scherer, porque no había más reportero estrella que Denegri, no había otro en lengua hispana que escribiera como él y que se situara en los pináculos de la fama y del poder. Y eso Scherer lo utilizó para, un día menos pensado, dejarlo sin trabajo en el Excélsior. Venían buenos tiempos para Denegri, porque el Grupo Monterrey, que abrían una nueva televisora nacional (TIM: Televisión Independiente de México), lo llamó uno de los Garza Sada para que se hiciera cargo de los noticieros en ese canal, que en aquel tiempo riñó con Televisa y vino a ser un parteaguas en la comunicación. Veracruz tuvo también su filial de la televisora de Monterrey, en época de Joe de Lara, el Güero Laffite, Enrique Haaz, Sergio Tinoco Solar, y varios colegas que le dieron a ese canal mucha diversidad y vida. Pero a Denegri se le atravesó el destape presidencial, y el poderoso Luis Echeverría, que luego ajustaría cuentas también con Julio Scherer, como candidato mandó a decir al Grupo Monterrey que no sería bien visto que Denegri estuviera en ese canal. Como ahora lo hicieron con Carlos Loret de Mola, que sus patrones recibieron una peje orden presidencial y les dijeron no estamos a gusto con su trabajo, y pues lo que se ofrezca mi patroncito, para eso estamos, y una mañana que el gallo cantó Loret de Mola se encontró sin chamba. Si una vez fueron soldados del presidente priísta, ahora lo serían cantando esa rola del Chico Che: ‘Vamos a Tabasco, que Tabasco es un edén’. Es un buen libro, revela los caminos del reportero de aquel México de un poder presidencial omnímodo, cuando el reloj que marcaba Los Pinos era el reloj de las horas que marcaba en todo el país. Cómprenlo, y léanlo, disfruten algunas de esas anécdotas del reportero non, aquel que un día se encumbró y un balazo en la frente, dado por su pareja, lo mandó como su lema decía: Dios Mediante. A platicar con Dios.

www.gilbertohaazdiez.com

Lluvias por Frente Frío 4 afectan a Los Tuxtlas: PC

Anterior

Sector Salud estatal rebasado por el dengue: Téllez

Siguiente

Te puede interesar

mas en Acertijos