Acertijos

EL ABRIL DE LAS CEREZAS

*”Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Al gobernante tampoco”. Camelot.

A medio mes del abril de las cerezas están maduras, eso lo sé, de los grandes Hermanos Carrión, anda los tiempos entre la canícula del calor y el frente frio, que se asoma en este mes incierto. Fue el mes de la polémica porque el gran comunicador, Jorge Ramos, de Univisión, mexicano hasta las cachas que un día, como nuestro veracruzano, Raúl Peimbert, se fue de estas tierras donde un priísmo mantenía el viento y lo movía a placer adónde ellos quisieran. Ramos se fue a Univisión y en Estados Unidos, con esos millones de audiencia en español, se ha convertido en el comunicador mas creíble y el más visto. Es una lástima que aquí SKY quitó la señal de Univisión, cuando veíamos los chismes del Gordo y La Flaca y luego a Primer Impacto y mas tardecito a Jorge Ramos, quien sabe qué mosca le picó a Televisa y a Azcárraga, que decidieron un día menos pensado quitarlo del aire, con todo y que son canales hermanos y pagamos su servicio de suscripción a SKY. Gachos.

EN PALACIO NACIONAL

Jorge Ramos fue noticia nacional con su intervención ante el Me Canso Ganso, no solo demostró que el presidente trae otros números, como le metieron memes hasta en las narices, sino que Jorge, fiel a su costumbre, lo encaró y habló de que los números eran de su gobierno. La escena fue muy vista por millones para recordarla, cada quien llevó agua a su molino. Jorge Ramos así es, una vez sacó de quicio al racista, Donald Trump, y este, candidato de su partido, hizo que un par de guaruras lo sacaran casi en palomita, no respetando la libertad de expresión. Otra vez tuvo una muy difícil con Carlos Salinas de Gortari, pero el presidente aguantó vara y, chucha cuerera como era, se rifó en esa entrevista cuando Ramos lo tenía entre las cuerdas, como ahora el Canelo a los bultos que le ponen. Hay presidentes que no aguantan nada, el Gorila Maduro le quitó las cámaras y lo expulsó de su país, los dictadores gorilas así son. AMLO aguantó vara, como no aguantó vara una vez Vicente Fox que, como presidente, se le levantó de la entrevista a otro comunicador latino, diciéndole el huevo y quién lo puso.

LA LIBERTAD DE EXPRESION

Jorge Ramos habló de la libertad de expresión, mas sobre el caso Reforma, que el presidente trae un pleito casado con ese diario, y si tanto le molesta debía de dejar de leerlo, como aconsejó un día Salinas a un empresario. El lio fue después. Entre boots y originales, la verdadera batalla política se da en el Tuiter. Allí es donde tirios y troyanos sacan sus fierros como queriendo pelear (Ángel Fernández dixit), y se dan bien y bonito, los Chairos y los Fifís. Esa es una lucha a tres caídas sin límite de tiempo y de máscara contra cabellera. Métase al tuiter y lea a los grandes y verá la lucha fratricida, muchas de odios, no se salva nadie, ni la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Muller, a quien también los fifís atacan sin piedad. Hubo una que sorprendió. El padre Alejandro Solalinde, que debe ser buenito por ser hombre de la iglesia y llevar los preceptos del bien, como dice Isaías en La Biblia: “Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo”. Solalinde le pegó una sanjuaniza (tradúzcase madriza) a Jorge Ramos, y le fue como en feria. Llamó al comunicador “Altanero y grosero”, y dijo que “nos ofendió a mexicanos y mexicanas que luchamos por un cambio”. Fue por más: “La agresividad y altanería de Jorge Ramos no se puede repetir. La insolencia con la que trató a nuestra legitima y máxima autoridad nos ofendió a mexicanos y mexicanas que luchamos por un cambio. Por qué no le habló así a los presidentes corruptos anteriores”. La verdad, Jorge Ramos si les habló así a los que se sienten presidentes y terminan vapuleados. Los memes le llovieron al padre, de revoltoso no lo bajaron, tuiters bajados del cielo lo tacharon de metiche, y que a Peña Nieto y a Calderón criticaba mucho, y a AMLO no lo tocaba ni con su agua bendita. Jorge Ramos también no le dio cuartel. Publicó en su tuiter: “Pregunté al Padre Solalinde si pide la renuncia de Peña Nieto. “Todavía no”, me dijo, “pero es buena idea”. La entrevista x Univisión, en el año de 2014, presente lo tengo yo.

AGUANTAR VARA

Hay una cosa que reconocer, el presidente AMLO aguantó vara, ambos dos (Fox dixit), treparon al pizarrón y como maestros de escuela, uno rural, el otro de ciudad, defendían sus números, sus datos, el pizarrón era la patria rendida a los pies de la libertad de expresión, esa libertad que George Orwel decía de ella: «La libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír». Yo Respeto, habría dicho el presidente y solo le faltó meterle más jiribilla a ese encuentro cercano del tercer tipo, y decirle a Jorge Ramos su ya famoso: Me Canso Ganso. Una buena anécdota periodística, que queda en las mañaneras del presidente, que sale de viaje el jueves, viernes y sábado santos, no a rezar, a descansar quizá en su rancho La Chingada. Y el lunes a Veracruz, pedacito de patria que sabe sufrir y cantar. Venga.

www.gilbertohaazdiez.com

Localiza Fiscalía fosa con 36 puntos positivos en la zona centro

ANTERIOR

Controlado incendio de Alto Lucero: PC

SIGUIENTE

Te puede interesar


MÁS EN Acertijos