Acertijos

DOS DE LA MALDAD

*La maldad camina entre nosotros. Se enseñorea. Cuidémonos. Camelot.

 Uno puede imaginar este México surrealista, donde en el noticiero de Denisse y Ciro, los dos que veo casi a diario, se ven ajusticiamientos de manos de un pueblo enardecido, de las turbamultas que ya no creen en la justicia ni en sus policías ni en la autoridad, y si creen en la impunidad y en jaladas de que se andan robando a los niños, si alguien merodea cerca de una escuela de estos pueblos sin ley, lleno de analfabetas como estos sujetos que nos han exhibido, pues corren el riesgo de ser linchados y quemados, como el tipo de ayer que así le hicieron y le ejecutaron su Fuenteovejuna, señor, hasta quedar muerto y quemado.

 

VIVIR MENOS

 

Otra: En Córdoba, que se ha vuelto una ciudad peligrosísima, y que las Fuerzas todas no han podido parar los saqueos y ejecuciones, aunque algunas de ellas son líos entre ellos mismos, la impunidad es el fiel reflejo y el espejo del México sangriento que vivimos, mientras el presidente hace malos chascarrillos en la TV, como ese que intentaron copiarle a los gringos y les salió tan malo que ni se les entendió. Tuvieron un audio pésimo, debía Peña meter la cabeza en la tierra como avestruz y aguardar a que llegue el día que se vaya. Muchas veces se victimiza a las víctimas, y siempre da miedo morir, pero hoy da más miedo morir violentamente, porque seguro algo te rascan y terminan diciendo que eras uno de ellos, para encontrar al sepulturero que te entierre y no te ande paseando como los 444 cadáveres jaliscienses, que si en otro país existiera ese flagelo, el gobernador ya estaría en su casa, o sometido a juicio político, pero aquí no pasa nada. “Para enterrar a los muertos”, escribió León Felipe, “cualquiera sirve, cualquiera, menos un sepulturero”.

 

MORIR EN CORDOBA

 

Esto nos puede pasar a cualquiera de nosotros. Un joven de 23 años, sobrino de una mujer conocida por quien esto escribe, llegaba a su casa temprano, 9 y pico de la noche. De repente, en la oscuridad de su colonia, la San Nicolás (El Mundo de Orizaba), se le atravesó un desgraciado mal parido y con una pistola le amenazó y pidió su teléfono celular. El joven, Jesús Álvarez Guerrero, acababa de llegar hacia un mes, se vino a Córdoba a ayudar a su mamá, madre divorciada, ya su hermanita, al salir al parque frente a su casa, como cualquiera de nosotros, se resistió a entregar su pertenencia y este animal le disparó dos veces y huyó en una moto, con su cómplice manejándola, dejándolo allí tendido, boca abajo, sin vida, cuando lo auxilió la mamá, que salió al oír los tiros y los vecinos, ya había fallecido. El tiro fue en el pecho y en la cara, cuando llegó la ambulancia era demasiado tarde. Indigna a la sociedad esta muerte. Enluta este acto a una familia, a primos, tíos, familiares, amigos, a una madre que gritó: ¡Todo por un pinche celular!”. ¡Nooooo!”. Estos actos de muerte, como los de los linchamientos, ocurren porque nadie es detenido, la impunidad les permite jugar con la vida de los demás. Liquidan y huyen. Pobre nuestro país. Pobres de nosotros. Qué descanse en paz, Jesús, y Dios lo tenga a su lado, apenas iba a vivir su vida al lado de los suyos, y hoy yace en una tumba fría. Hay la confianza que el Fiscal Winckler y sus gentes de la misma Fiscalía, investiguen y vayan por este par de malhechores, y los pongan tras las rejas.

 

OTRA MÁS DE LOS INUTILES DE CAPUFE

 

Antier partí rumbo a Xalapa, en una mañana de llovizna y nebulosa. El clima frio, pintaba para ser de lluvia, como lo fue en buena parte del camino. El primer coraje se lo hacen pegar a uno los inútiles funcionarios de Capufe. La caseta de cobro Fortín número 45, siempre está con largas colas de kilómetros, en ambos lados, tiene solución, poner a cobrar las otras tres casetas, pero no, les vale a estos zánganos. Hay días que la cola llega a Buenavista, casi llegando a Orizaba, y del otro lado hasta el Tec de Monterrey, le reclamas a los empleados y te dicen, apenados: “quéjense en la oficina”, en la oficina, el gerente Marco Antonio Olguín no soluciona nada, otro inútil. Lo peor de toda esta historia -que tiene años golpeando a los automovilistas de Orizaba, Córdoba y quienes vienen en camino-, es que AMLO ya perdonó al inútil y tramposo, Gerardo Ruiz Esparza, el secretario del socavón, y amigo protegido del presidente Peña Nieto. Último minuto, ahora tomo la de Paso del Toro, para desviar a Xalapa, está peor la cola. Que inútiles todos. Servicios de tercer mundo con impuestos de primera. El problema generado en Paso del Toro, es que los tráileres, que son cientos, van al recinto portuario, imaginemos cuando esté en funciones el nuevo Puerto, no habrá carreteras para ellos. La de Veracruz-Córdoba debía ser de 8 carriles. En fin.

www.gilbertohaazdiez.com

Octubre, mes de lucha contra cáncer de mama: Luz López

Anterior

Proyectos para reactivar la economía en Zongolica presenta ITSZ

Siguiente

Te puede interesar

mas en Acertijos