DOÑA LETICIA MARQUEZ DE YUNES (DIF ESTATAL)

*Con el tiempo y la madurez descubres que tienes dos manos, una para ayudarte a ti, y otra para ayudar a los demás”. Camelot.

 Cuando se desarrollaba el acto en el salón María Victoria de Xalapa, faltaba un discurso. El de doña Leticia Isabel Márquez de Yunes, presidenta del DIF estatal, atestiguaban los comisionados y la presidenta y el secretario ejecutivo, y los invitados, titulares de dependencias que han tenido comunicación y apoyo constante a ese gremio muy atendido ahora, por las instituciones y la Comisión de Periodistas (Ceapp). Cuando llegó la presidenta del DIF, asombró su presencia, discreta, no fue mujer, en los dos años de su administración, que asistiera a muchos actos públicos, como ella misma lo señaló cuando dirigió el mensaje, lo que mucho se valora. Los periodistas, en busca de la nota con cámaras y micrófonos. Dio sus pormenores y explicó eso mismo, que fue una presidenta que estuvo siempre atrás, manteniéndose en la discreción laboral, pero trabajando siempre muy adelante en los apoyos sociales para todos aquellos que necesitaron esa mano bondadosa de la institución, digo yo. Supe de algunos casos, cosa que le agradecieron los beneficiados. Conociéndola como es, doña Leticia siempre estuvo al pendiente de aquellos que requerían los apoyos, sobre todo a la niñez y a los ancianitos y a las madres, muy preocupada de ellos. Poco antes se le entregó un reconocimiento de la Comisión de Periodistas, y dijo: “Me llena de alegría porque habla del trabajo coordinado e inagotable que desde el primer día de la gestión ha existido en una relación de apertura y de respeto por el periodismo veracruzano. El reconocimiento es recíproco”. Aprovechó y emotivamente quiso despedirse de los periodistas, les agradeció siempre el buen trato que le dieron, lo ordenado para las entrevistas, los tiempos, poco tiempo, que le tocó asistir a la niñez veracruzana. Por su mente seguro pasaban las sillas de ruedas y las intervenciones que se les daban a los niños, el auxilio a ellos, los lentes, todos los programas que se implementaron en ese tiempo a los 212 sistemas municipales del DIF en cada uno de los municipios veracruzanos, sin importar de qué partido fueran. La nostalgia de sentir que les deja, para emprender tareas muy suyas, hizo agradecer a los periodistas allí presentes el buen trato de ese gremio. Un amigo que la conoce,  me comentó que en ella opera muy bien aquello de: ‘al lado de un gran hombre siempre camina una gran mujer’. Creo que siempre estuvo a la par de quien gobernó a velocidad de mil por hora, por la premura de los tiempos. Mujer muy comprometida con las causas sociales, se mantuvo en el evento de los comunicadores y aceptó las preguntas de los reporteros, a quienes dijo que dejaba la mesa puesta para el relevo del 1 de diciembre, con los programas trabajando y pidió que el Crisver lo continúen porque ha sido un trabajo titánico, “nos van a dar un premio a nivel nacional del trabajo que hemos hecho. Hay gente, una persona llegó que sólo llegó moviendo un ojo y ahora ya mueve todo el cuerpo, defiendo mucho el Crisver”. Cuando me acerqué a saludarla y felicitarla, me dijo: “Lo leo siempre, desde hace mucho tiempo, no de ahora”. Cosa que le agradecí. Me gustó su discurso, sencillo, emotivo, muy emotivo cuando se sabe que se entrega el poder y con la cara muy en alto se dice, misión cumplida. Cuando se sabe que, pese a todos los inconvenientes, se cumplió con el trabajo desarrollado en los dos años, porque la solidaridad así es, como lo dijera Shakespeare: “Hemos venido a este mundo como hermanos; caminemos, pues, dándonos la mano y uno delante de otro”

www.gilbertohaazdiez.com

 

Don`t copy text!