CHIKIYUNES EN EL POLIFORUM

*De Goethe: “El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen”. Camelot.

 La cita en el salón Marqués del Polifórum Orizaba, era a las 9:30 de la mañana, llegó a las 11, tardado y se disculpó, le tocó, como a todos los que vivimos en esta zona, tomar la mugre y cara autopista de Capufe, y allí perdió una hora en un atasco, luego le tocó el otro Muro, peor que el que quiere poner Trump, el de la caseta de paga de Fortín, que tiene una cola más larga que un cuento de terror de Hitchcok. La gente ya esperaba al candidato, Miguel Ángel Yunes Márquez. Venía a Orizaba, tierra bendita de Dios, a presentar “Mis compromisos con Orizaba”, como rezaban los folletos que allí se daban. Llegué y me acomodé con Luis Stadelmann López y su hijo, Luis. En camisa de campaña, pantalón de tubo, como los usa su padre, el gobernador Yunes Linares, entró y saludó a la mayoría de los presentes. Le tocó mi turno y me habló breve de mi viaje londinense. Tiene dos eventos, uno en la tarde masivo en el antiguo Cinema de Orizaba. Lo arropaban, o se arropaban, diría Kamalucas, los dos candidatos a la diputación, el exalcalde Hugo Chahín Maluli y la candidata a la diputación local, Maricarmen Escudero, hija del Gato Escudero, ex alcalde de Orizaba allí presente. Vi también a Pedro Schettino, empresario arrocero, y alguien a quien le ha gustado la política. Yunes llegó, platicó con los Medios, saludó, se dejó querer, las selfies se apuntaban, y después de la disculpa de la tardía, se fue sobre lo que quiere hacer como gobernador para Orizaba.

 

LAS PROPUESTAS.

 

La mañana había amanecido rara, un viento entre caliente y frio pega en esta zona de las Altas Montañas, despeina los pocos pelos y pone a veces de irritar. Yunes Márquez tocó todos los temas, el de la seguridad, donde reconoció de que aquí hay una buena policía municipal, pero su idea es crear una única en todo el estado. El gobernador ha traído cámaras, el candidato quiere poner otras 120 más, para vigilar a la maluria. La Salud, donde aquí hace falta, y lo señaló, echar a andar el hospital psiquiátrico, que hace tiempo espera un empujón. Me gustó lo de los pisos firmes, en Orizaba han llegado, aquí debe ser una acción de verdad, pues tenemos una cementera y démosle dignidad a las viviendas de la gente pobre, eso es lo que más necesitan, atender esos pisos firmes. Dos o tres de esas propuestas arrancaron los aplausos de los orizabeños, que en su mayoría lo son. De los apoyos a las mujeres, que en el estado son 150 mil y en Orizaba 2 mil 400 y lo quiere duplicar a cinco mil, en cuanto se siente en la silla gubernamental, esa misma silla de Palacio de Gobierno en Xalapa, a la que una vez se sentaron dos gobernadores que luego fueron presidentes de la República, el Alemán papá, y el honesto Ruiz Cortines. Habló de los caminos a Mariano Escobedo y Santa Ana Atzacan, zonas aledañas, muy deteriorados, quizá retome la idea del alcalde de Ciudad Mendoza, Melitón Reyes Larios, que cada día le reza al Patrón, y lo ayuda su hermano, el Arzobispo de Xalapa, para que de una vez por todas se haga de cemento el tramo que va desde Rio Blanco, Nogales y Mendoza, que involucra a tres municipios, un viejo proyecto que ahora tiene que aterrizar.

 

AUN HAY MAS

 

Las escuelas, donde ha visto en su caminar que hay escuelas de piso de tierra y donde los salones se los tienen que rolar, porque no hay cabida para más estudiantes, el alimento a los niños de escuelas. Y del Instituto Tecnológico, para fortalecerlo, allí hay 5 mil estudiantes, un verdadero lugar del saber. De la agricultura, aunque aquí tenemos pocas tierras, solo en zonas aledañas, para corregir, decía el candidato, eso de que el maíz lo vendemos fuera a Puebla y luego nos lo mandan de regreso a comprarlo. Aquí lo único que se da y bien, es el Chayote, los chayotes orizabeños, famosos y jugosos. Tocó el tema del Turismo, Orizaba es una ciudad bendecida, nos llega buen turismo foráneo, más los fines de semana, porque el Teleférico, el que Chahín construyó, ha traído muchísimos turistas de los estados aledaños. Están los candidatos a unos días de que cierren campañas, y esperen el 1 de julio, día de la votación. La del Chikiyunes será en la Macroplaza de Veracruz, al pie del mar, donde han llegado artistas de primera y donde ahí cerca él gobernó bien un Municipio que repitió dos veces como alcalde, Boca del Río. Mete el último sprint, como lo hacen los de la Tour de Francia, aunque aquellos en bicuas, o como el mismo padre gobernador lo hace cada mañana en que se levanta a correr y ejercitarse para la salud, y algunas veces corre para causas nobles. Terminó el acto y me tomé una selfie para mi espacio de Facebook. Platicaba con la gente, la atendía, escuchaba sus propuestas, se despedía. En el pasillo de ese sitio bello, saludé a Elías Assad Danini, su jefe de Prensa, lo vi más flaco, las campañas suelen adelgazarlo a uno con unos 7 kilos que se pierden, de pura actividad. Hablamos de lo que viene y nos despedimos. Más tarde iba a un masivo en el viejo Cinema Orizaba, pero esa es otra historia.

www.gilbertohaazdiez.com

 

 

Don`t copy text!