Cancelación de reforma educativa representa un cambio estructural

La cancelación de la reforma educativa no sólo modifica la ruta política, implica una transformación de carácter profundo, estructural, constitucional, y de las prioridades nacionales en la materia, sostuvo el director del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la UNAM, Hugo Casanova Cardiel.

Mencionó que fue una reforma polémica, discutida y fallida en muchos sentidos, que enfrentó la resistencia del magisterio y el cuestionamiento de la sociedad. Además, dijo, durante el sexenio que terminó, la prioridad estuvo en la calidad de la educación; en el nuevo marco educativo se planteará una concepción de calidad, y muy probablemente se atenderá la cantidad.

Casanova Cardiel destacó que en México existe un déficit en materia educativa: tres de cada 10 niños no tienen acceso a preescolar; los niveles más equilibrados son primaria y secundaria. En la educación media superior, cuatro de cada 10 jóvenes están fuera y en la superior, 6.5 no tienen acceso a esta oferta educativa.

Indicó que hay 36 millones de alumnos en todos los niveles. Por ello, resaltó: “Es importante sostener y aumentar esta cantidad de mexicanos que hoy reclaman una educación adecuada, con criterios de exigencia, calidad y equidad.

“No podemos tener educación indiferenciada, tenemos que poner atención en zonas que tienen marginalidad de alguna naturaleza: económica, educativa, étnica o por condición rural”, subrayó en un comunicado.

Mientras que aún cinco millones de personas en condiciones de analfabetismo. “Son una afrenta para el país. Hay que entrar con una voluntad radical para atenuarlo”.

Respecto al rezago educativo, que incluye a las personas que no han concluido estudios de primaria y secundaria, anotó que es del orden de 32 millones.

Se mostró de acuerdo con el programa de becas para jóvenes, que funcionarán como igualador social. “Las becas son políticas compensatorias, y además del recurso económico deben estar acompañadas por políticas que impulsen principios y valores”.

La Universidad Nacional, enfatizó, tiene un papel importante en este nuevo rumbo educativo. “Es la conciencia crítica de la nación, además de que puede apoyar en la construcción de diagnósticos y toma de decisiones”.

Como una herramienta para el nuevo gobierno, esta casa de estudios entregó al actual gobierno un libro coordinado por el propio Casanova: “La educación y los retos de 2018”, obra que compila las reflexiones y debates llevados a cabo en el foro “La UNAM y los desafíos de la nación”.

 

error: www.sucesosdeveracruz.com.mx