Local

Una relación tóxica de por vida, esposa de un alcohólico

Yo lo viví y lo he vivido, a veces, lo sigo viviendo, es, un verdadero infierno vivir al lado de un borracho, la descarga emocional a cada instante, el cumulo de insultos, los retos, la violencia expresa, las amenazas,  las agresiones, el hostigamiento, los interrogatorios, el echar culpas, los golpes emocionales y a veces físicos, las actitudes infantiles, la cerrazón al bajar la cortina de la comunicación y no hablar por días enteros,  el provocar, el ridiculizar, devaluar, comparar, humillar, vaya, todos estos ingredientes de una relación de pareja dispareja, de una relación toxica, los conozco a la perfección, yo soy el promotor, el director de la orquesta en este convivio enfermo, en este trato que le doy a mi esposa y que no quiero aceptar  por mi falso orgullo, por mi soberbia, por mi negación y en mi caso,  no solo es un problema de alcohol y drogas, es mucho más complejo, la esposa de un alcohólico, de un neurótico, de un enfermo emocional como yo, está hecha de una madera especial, resistente a todo con sobrada tolerancia, bueno eso creo, he vivido con mi mujer, 26 años de novios y 25 de casados y hace poco, una señora me reclamo, oiga, me dijo, porque no escribe un artículo sobre los daños, físicos, mentales, emocionales, económicos, morales, que un alcohólico, le causa a su esposa y le respondí, lo he escrito mil veces, que no lo hayas leído es otra cosa y cuando iba a empezar a descargar sus resentimientos le comente.- Él ha llegado hasta donde tú lo has permitido, tienes el remedio y el trapito, …. Que haces ahí?-  Jirafa con jirafa…Codependencia pura.-.

El que por su gusto muere…

Hace algunos ayeres, muchos, allá en mi Parral, Chihuahua, México,  la tierra que me vio nacer, recuerdo que mi papa, Don Domingo Salayandía Nájera, periodista ejemplar, pionero de la radio de Chihuahua, era el Presidente del Comité Organizador de las fiestas del pueblo y yo iba tomado de su mano, mientras el hacia un recorrido por los puestos, los juegos mecánicos y platicaba con medio mundo, de repente, lo tengo muy grabado, una mujer gritaba, lloraba.- Ya no me pegues.- y el hombre le daba tremendas cachetadas, patadas y empujones.,- Mi padre, con ese espíritu justiciero, se acercó al tipo y lo separo de ella.- Oiga, que le pasa,  a una mujer no se le pega.- El tipo, conocía a mi padre y mantuvo resistencia, mientras que la mujer golpeada, le dijo a don Domingo.- A usted que le importa, si me pega o no, para eso es mi hombre.- Así que no se meta.- Mi padre sonrió entre sí, nos dimos media vuelta y lo que me dijo.- El que por su gusto muere…. Hasta la muerte le sabe.-

El hombre llega hasta donde la mujer lo permite

Bien dice otro dicho y dice bien.- Siempre hay un roto para un descosido.- En este mundo de la codependencia, de las parejas disparejas, de las relaciones enfermizas, por demás destructivas, la enfermedad, ocasiona que se cometan serios errores, hay infinidad de mujeres golpeadas físicamente, les han dado una y otra tranquiza, las tratan con la punta del pie, las llenan de insultos, las devalúan, las ridiculizan, no les dan su lugar, por si fuera poco, les ponen el cuerno, se burlan de ellas, les roban su dinero, las usan, las explotan y luego las botan como ropa vieja o las usan de objeto.- Úsese y tírese.- Tristemente, a pesar del mal trato, de la violencia y las agresiones emocionales, del daño mental y sicológico, ellas, algunas, se tiran al suelo cuando su pareja las manda a volar y se echan la culpa.- Me engaño porque estoy gorda.- Me pego porque yo me lo busque.- Siempre está de malas por mi culpa.- Algún día lo voy a cambiar, yo voy a cambiarlo y entonces seremos  muy felices.- La víctima se convierte en victimaria, pierde su auto estima y su esencia

Hablando de mí

En mi propia experiencia no se me debe de olvidar el infierno que le di a mi esposa el hostigamiento constante,  el faltarle al respeto con mis actitudes soberbias y mi lenguaje grosero,  no se me olvida que la trate con la punta del pie y que le daba mi palabra una y otra vez de qué iba a cambiar.  fueron muchos años de martirio,  de agresiones físicas,  mentales y emocionales Por supuesto que hubo daños irreversibles cómo los insultos y los golpes y a pesar de todo ella seguía ahí soportando borracheras tras  borracheras,  viviendo mi vida ingobernable y mi vacío espiritual y muchas veces les preguntó a los grupos de qué está hecha la esposa de un alcohólico.  Cuál es la madera con que este tipo de mujeres está construida por qué soportar aún nefasto,  déspota,  prepotente.  Neurótico,  violento,  celoso controlador,  el típico macho mexicano porque aguantar las groserías y recibir tan solo miserias de afecto y puede pasar toda una vida y esas mujeres siguen aguantando y aguantando el pésimo trato que un alcohólico como yo le da a su esposa, pero lo que es peor aún,  es que muchos alcohólicos y adictos sólo tapan la botella,  es decir dejan de consumir pero sus malos hábitos,  su estilo de vida y manera de ser,  los mantiene propiamente en borrachera seca,  están igual o peor que cuando eran activos,  llenos de soberbia y de odio contra su mujer predominando los egos los nefastos,  egos de un enfermo que no valora que no tiene humildad y que no es capaz de dar amor simplemente porque él no se ama y en el grupo se aparenta ser el padrino de padrinos – El hombre de la casa Qué respeta y ama a sus seres queridos,  aparenta ser lo que no es y mientras tanto pasan los años y finalmente,  estos tipos en borrachera seca, se quedan solos ya sea que la mujer los abandoné o los mande a freír espárragos,  pero son muchos los padrinos de padrinos expertos en la literatura de doble A que viven su fracaso de pareja debido al pésimo trato qué le brindan a su esposa,  pero ese tema es harina de otro costal,  comprendo que este es el juego de Juan pirulero y que de cada quien atienda lo suyo,  no se me debe de olvidar las características de un gran número de alcohólicos en recuperación,  muchos de ellos son envidiosos no pueden superar la envidia lo que los hace chismosos,  intrigados y  por supuesto víctimas de su propia neurosis

: Hechos son amores y no buenas razones.

La recuperación no escriba en el número y la gran cantidad de ahijados que se tengan,  un verdadero enfermo cuya recuperación sea palpable,  debe de centrarse primordialmente en su hogar,  es ahí donde se puede comprobar si hay cambios o no hay cambios,  si hay un proceso positivo o se vive como el cangrejo,  hechos en la relación de pareja una buena relación de pareja en comunicación y en convivencia,  es ahí donde se puede palpar la buena o mala relación con los hijos,  la misma relación laboral y basta con escuchar al enfermo si se la pasa destilando veneno en contra del prójimo,  criticando levantando falsos, mostrando sentimientos que lo irritan,  por la manera en que vive determinada persona basta escuchar esas voces de amargura, de dolor que destilan en contra de todo una persona cuyo estilo de vida es destruir a otros,  es alguien que tiene un enorme vacío espiritual y es alguien que no tiene el más mínimo concepto de lo que es la recuperación y la recuperación marca como primer servicio en la casa la recuperación marca vivir y dejar vivir respetar a los demás y dar una clara muestra de,  cómo se aplica el programa de doble A porque de lengua de lengua me como un taco y repito no hay que aparentar lo que no sé es porque se vive de nuevo en el autoengaño y la envidia es el sello de distinción de muchos mediocres que creen que con el tiempo han acumulado sobriedad,  espiritualidad y sabiduría,  el tiempo no es recuperación,  la verdadera recuperación son los cambios y los cambios se nutren con el respeto hacia los demás.-  Así que criticar destilar envidia no lo habían de  nadie

: Se repite la historia

Buen húmero de esposas de alcohólicos y de drogadictos primero que nada fueron hijas de padres enfermos y les tocó vivir un verdadero infierno,  sufrir los amargos estragos que causa el borracho, qué provoca el drogadicto,  luego se casan y la historia es amarga. La  historia se repite con creces,  el marido se encarga de recordarles de dónde vienen y lo más lamentable de esa herencia es que los hijos de las esposas de los alcohólicos y los drogadictos repiten también esta lamentable historia,  primero como víctimas de la enfermedad y segundo cómo promotores de lo que viene siendo la violencia doméstica y de ahí que es enfermedad crezca y crezca diariamente.  porque no atendemos a los hogares disfuncionales,  no hemos  podido comprender el origen de esta enfermedad perversa del alma,  no hemos podido ponerle remedio a estos males sociales que causan depresión frustración,  dolor,  decepción y sobre todo severos daños a la salud mental,  las esposas muchas de ellas o las mismas madres de alcohólicos y drogadictos muchas de ellas son seres inseguros llenos de miedos,  sin vida propia acostumbrados al maltrato y son seres que no se encuentran a sí mismos,  viven la vida en la vida de otros es decir,  su vida gira en torno al borracho o en torno al drogadicto,  su vida gira en torno a las incongruencias,  de la crueldad,  de esta enfermedad emociona, l sin poder encontrar siquiera una solución llegando a pensar que basta con tapar la botella,  pero en muchos casos no es así,  simplemente porque el borracho no quiere cambiar,  porque el drogadicto no quiere cambiar y prefiere con sus actitudes ser el mismo mediocre de toda la vida,  aunque claro ya no consuma.

Secuestrada por un neurótico                                                                                                                  Dice el dicho y dice bien que siempre hay un roto para un descosido,  la relación de pareja se torna tóxica debido a muchos factores primordialmente la inmadurez de las dos partes, se confunde lo que es una relación de pareja con la posesión,  es decir sentirse dueño de la vida de la otra persona como pareja cometemos severos errores al tratar de controlar manipular y tratar de hacer nuestra voluntad en la manera de pensar y de ser de la pareja,  resulta demasiado tóxico establecer lazos de control y mecanismos de chantaje lo que a la larga hace una relación  enferma y más aún,  cuándo nadie quiere saber nada de lo que es codependencia ni de lo que es lo tóxico en esta relación de pareja ya sea noviazgo o matrimonio y la verdad las cosas que a poco a pocos les preocupa,  llevar la fiesta en paz como que se hace costumbre y las costumbres se hacen leyes,  caer en la rutina del pleito del conflicto y de la incertidumbre que provoca todo una relación enferma.  No hay cosa más triste que ver cómo se destruyen dos seres humanos que en un principio se juraron amor eterno y quién la historia del camino se odian al extremo con ganas incluso hasta de estrangular el uno al otro.  El secuestro es de ambas partes,  cometemos el error de sentirnos los dueños de la verdad y  son los egos equivocados los que perjudican cualquier tipo de relación de pareja esos egos del machismo o del hembrismo que no son otra cosa más que miedos sus frustraciones y debilidades que tarde o temprano afloran en una pésima comunicación y en una convivencia sin paz y sin respeto.-  Por desgracia Árbol que nace torcido jamás se endereza y una relación de pareja que nace mal difícilmente logra establecer un clima de respeto y de comunicación.

La enfermedad no es sólo alcohol y drogas.

Me queda muy claro qué mi enfermedad no es tan sólo me adicción al alcohol ya las drogas mi enfermedad es emocional es neurótica por supuesto que es una enfermedad mental progresiva,  incurable,  mortal,  contagiosa y que los grupos de autoayuda no hacen otra cosa más que ayudarme a suspender las consecuencias de mi característica de enfermo son muchos los detalles qué debo de trabajar para tener una recuperación plena,  son muchos los puntos cómo me estructura tóxica,  incluso mi misma soberbia las que deben de estar sometidas a una verdadera derrota,  a una verdadera aceptación y de esta manera tratar a las personas cómo realmente deseo ser tratado,  es decir dar lo mejor de mí a mi pareja y entregarme en cuerpo y alma a una relación sana en todos los sentidos y no basta con leer un libro sobre codependencia,  tampoco basta con un curso de parejas un retiro espiritual, este es un trabajo profundo que requiere de un verdadero cambio para poder disfrutar de una vida en pareja qué es precisamente eso,  de pareja y no de parejas disparejas,  te recomiendo mis libros Parejas Disparejas,  Secuestrada por un neurótico,  Celotipia infernal,  Ayer y hoy y Crisis Creces para que te des una idea de la complejidad de mi enfermedad. Gracias por leerme y más por escribirme ernestosalayandia@gmail.com 614 256 85 20

LAS REDES DE INTERNET

Anterior

Recorta Federación 7 mdp a Fortín: Antonio Mansur

Siguiente

Te puede interesar

mas en Local