Local

“Las aulas también son un arte de la guerra”: Sun Tzu

“Todo Arte de la Guerra se basa en el engaño. El supremo Arte de la Guerra es someter al enemigo sin luchar” Sun Tzu

 

Se ha inspirado a diversas figuras históricas mediante la influencia de las palabras de Sun Tzu quien fue general chino del siglo V y sus consejos en estrategias militares se han mantenido para colaborar con la innovación de tácticas empresariales y gubernamentales así como diversos manuales modernos de gestión y liderazgo.

En el presente documento damos a conocer algunas de las características que encontramos interesantes comparándolas con nuestro ambiente laboral, el desempeño como docentes. En caso concreto la labor que realiza Emily Pimentel Cabrera  frente al  grupo de quinto grado en educación primaria y es muy lúdico encontrar el  parecido de estas estrategias militares con el desempeño académico-escolar que debemos formar los docentes en aquellos ciudadanos del futuro e igualmente en cómo debemos nosotros como magistrales tomar un papel de ejemplo y guía ante nuestros educandos.

Sun Tzu (2009) comenta que el aplicar un conocimiento innato en la naturaleza humana es cuando nos hemos de confrontar en situaciones en las que se conjunta la capacidad de sobrevivir que conoceríamos como inteligencia;  para ello afirma que “es el dominio de la vida o de la muerte, el camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio”(Sun Tzu :2009) que se traduce como la posibilidad de sobresalir en la sociedad actual dando a conocer nuestras capacidades y habilidades en las situaciones del día a día.

Se manejan diversos consejos para distinguirse, conocerse a sí mismo y conocer a los demás conjuntado con diversas estrategias militares que comparándolo con mi ámbito profesional dentro de un ambiente educativo, socializador y formador como lo es mi trabajo en el aula primeramente es reconocer el contexto escolar de cada alumno para así identificar cómo manejar los aprendizajes de mis alumnos en cada una de las situaciones didácticas que he de llevar a cabo y así obtener lo que se conocería como una Meta cognición en la que reconocemos las capacidades de nuestro propio ser y de imputar ciertas ideas u objetivos a otros sujetos o incluso a entidades; esto se compraría según Sun Tzu (2009) que un buen guerrero busca ser la efectividad de una batalla a partir de la fuerza de su percepción y son capaces de escoger sus objetivos, y dentro de las aulas lo comparo con el tener un estudio de campo, es decir, conocer el contexto del alumnado para diseñar la planeación que se debe de llevar a cabo para obtener el desarrollo de esas habilidades y capacidades que busco en un solado idóneo que sería el que mi alumno logré ese desempeño académico con los contenidos y aprendizajes esperados del grado escolar.

Ahora bien, dentro de estas estrategias militares se aclara por el autor que el tomar medidas en la disposición de los medios, tener firmeza, afrontar cambios, adaptarse al medio, medir los terrenos, atacar al adversario y concordar en los objetivos sería transmisible al perfil académico que también debe fungir un docente para guiar conocimientos y fortalecer a esos soldados en las aulas que conocemos como alumnos para que en la batalla del día a día en su quehacer diario se logre ese arte de someter al enemigo sin luchar, y nuestros enemigos de hoy en día son las necrópolis, mercados, gobiernos, empresas, etc., que a su vez buscan una sociedad competente que se mantenga fieles a ellos y que en sus capacidades de supervivencia logren resolver problemas bajo una doctrina que “significa aquello que hace que el pueblo esté en armonía con su gobernante, de modo que le siga donde sea,, sin temer por sus vidas ni a correr cualquier peligro” (Sun Tzu:2009) que lo relaciono con el mantener ambientes de confianza en las aulas para que los educandos y mi papel frente a grupo tenga las iniciativas propias para resolver contrariedades y se pueda discernir ante una victoria y una batalla que será el comparar si se logran los contenidos o no del grado escolar.

“La invencibilidad es una cuestión de defensa, la vulnerabilidad, una cuestión de ataque” Sun Tzu

Sun Tzu fue un general que en su cultura oriental influenciada por las filosofías de guerra aconseja que para ganar toda batalla (lograr todo objetivo) un general debe mantener una firmeza ante cualquier enfrentamiento ya sea directamente o indirectamente, debe adaptarse a la distribución de medios, medir la clase del territorio a dominar y atacar con base a la concordia o discordia; pero también menciona que un general es el servidor del pueblo, pues si su servicio es completo, el pueblo y su ejército será fuerte y si su servicio es defectuoso pues su pueblo y ejército es débil, que lo tras polo con el tener una calidad educativa que brinde ese servicio en las aulas mediante los docentes en la que se enfoquen metas, visiones, misiones, objetivos y gestiones para obtener un desarrollo óptimo y por qué no un liderazgo en grupo para fortalecer aprendizajes; de igual manera Sun Tzu (2009) menciona que un general no debe tomar el papel de un príncipe, puesto que “Si no sabes ser fuerte, pero tampoco sabes ser débil, serás derrotado” y esto porque “Cuando un Príncipe ignora los hechos, ordena avanzar a sus ejércitos o retirarse cuando no debe hacerlo” o que “Cuando un Príncipe ignora los asuntos militares pero comparte en pie de igualdad él mande del ejército, los soldados acaban confusos y cuando un Príncipe ignora cómo llevar a cabo las maniobras militares, pero comparte por igual su dirección, los soldados están vacilantes”; y dentro de las aulas sucede lo mismo; si nosotros como docentes o por mencionar que en mi papel llegase a tomar un rol como Príncipe en el que no tenga bien definidas mis estrategias no voy a obtener mis objetivos claros que se pueden ver plasmados en los planes y programas por grado y que al momento de una evaluación educativa y exhaustiva se reflejará un pensar ortodoxo en el que se mantendrán mis soldados (alumnos) en un pensar fijo o que en el ámbito educativo conocemos como un aprendizaje mecánico, pues podrán memorizar pero no aprender, aun así considero que si llevo a la práctica un pensar heterodoxo intercalado con situaciones en las que pongo en juego las vulnerabilidades de mis alumnos voy a lograr que se gane una victoria obteniendo por ellos mismos lo verdaderamente deseable, lo sutil y lo oculto que será mi victoria ganada, es decir obtendrán las competencias y contenidos deseados que son sus armas para cultivar un camino ante las leyes de la sociedad.

Hablar de que el Príncipe sea el que de las órdenes en todo es como solicitarle al General que le pida permiso al Príncipe para poder apagar un fuego: para cuando sea autorizado, ya no quedan sino cenizas (Sun Tzu: 2009), esto es que en las aulas el arte de la guerra se encuentra en el ser innovadores como docentes, tomar iniciativas propias en las que reconozcamos lo que es benevolente para el aprendizaje de mis educandos y en ello también se implica una orientación hacia las tareas delegando responsabilidades y el orientar a las personas (alumnos) en las situaciones de defensa que es su quehacer diario. Por ello discurro en el que las arman que hemos de inculcar a los estudiantes deben llevar objetivos, visiones, metas y misiones que si lo analizamos en las planeaciones de clase lo vamos a encontrar anotado al conocer al grupo que es conocer a tus soldados; si bien ¿Quién llamaría a esto inteligencia o victoria sin batalla?, Sun Tzu (2009) dice que las victorias que se ganan en batalla no son debido a una suerte, si no que las victorias no contienen cualidades porque se debe mostrar seguridad e imposición de antemano ante los soldados que vas a dirigir y esto porque te tomaran como guía y no se requiere de mucha fuerza para guiar pues con el escuchar vas a alcanzar una victoria al conocer que desean tus soldados; esto es que si yo identifico los intereses y necesidades de mis educandos se va a dar la innovación en las aulas al tener su atención.  Por ultimo sugiero en palabras de Sun Tzu (2009) que “Cuando no quieras entrar en batalla, incluso si trazas una línea en el terreno que quieres conservar, el adversario no puede combatir contigo porque le das una falsa pista”, invito a que tomemos en cuenta este manual y también nos inspire a ser aquellos adversarios de la sociedad que llegan a ser figuras históricas en las aulas al ser recordados por el tipo de “General” que lleguemos a ser frente a nuestros soldados (educandos), puesto que El docente anteriormente estaba relacionado con la educación de los valores los cuales siempre han estado presentes en las relaciones sociales, los valores son parte del ámbito espiritual y son utilizados para guiar una conducta, dominar y perseverar que es lo mencionado en el manual, la educación requiere de disciplina y por ello afirmo que también son un arte de la guerra, para finalizar mi comentario sobre este asertivo manual, estoy en opinión de que la ignorancia no es una marca de alguna fórmula o dogma por la que se deba recibir sanción, sino que es expresión de inquietudes que buscan respuestas y enigmas que esperan ser resueltos. En este sentido, el que ignora, sea profesor o alumno, no teme equivocarse por lo tanto el profesor inmerso en la actualización y su rol frente a los educandos puede innovar en la medida que comprende que los hechos pueden tener muchas explicaciones y no una sola.

Bibliografía: Sun Tzu. (2009). El arte de la guerra. Estrategia militar. Desarrollo humano. México: Gaia Ediciones.

Pibe91@hotmail.com

Sitio el cuaderno: https://www.facebook.com/groups/2272066396450375/

Los expresidentes atribulados

Anterior

Desde el Senado se percibe grave inseguridad en Veracruz: Gloria Sánchez

Siguiente

Te puede interesar

mas en Local