Local

Golosinas en exceso predispone al desarrollo de enfermedades: IMSS

El exceso en el consumo de golosinas dulces y saladas, predispone el desarrollo de diversos padecimientos como diabetes, obesidad y sobre peso, enfermedades cardio vasculares, hipertensión arterial y caries dental, por ello es importante limitarlo especialmente en los niños que aunque tienen elección predilecta por ello, de ninguna forma deben suplir con ellos la diaria alimentación.

El nutriólogo Jesús Antonio Pardo Nolasco, coordinador de nutrición del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reconoció que el sabor dulce es uno de los más agradables para el ser humano, en el caso de los niños el comer dulces y golosinas se origina principalmente por el crecimiento mismo debido a la alta demanda de energía que requieren, esta “necesidad” va desapareciendo gradualmente aunque hay adultos que conservar tal afición.

Dijo que es importante balancear la dieta infantil y sin bien no privarlos del todo de los dulces y golosinas, sí establecer horario y días para tal fin, hacerlo a manera de recompensas “de ninguna forma por ejemplo un pastelillo, botana o chocolates sustituyen un almuerzo, comida o cena, los padres deben ser cuidados en lo que ponen a sus hijos para el recreo, así como el dinero que les otorgan para que se compren algo, lo más conveniente es mandarles fruta, bocadillos nutritivos y agua simple potable, o bien de frutas pero sin azúcar”.

Mencionó que el exceso de azúcar en el organismo obliga al páncreas a trabajar de más, además ésta y las grasas que generalmente contiene la bien llamada comida chatarra se va acumulando en el organismo, colocando en alto riesgo de diabetes, hipertensión, obesidad y sobre peso a muy temprana edad, con las complicaciones que ello implica en el futuro.

Considera Pardo Nolasco, que todo es cuestión de hábitos, enseñar a los niños que es más sano comer fruta, que pastelillos, fritangas o refrescos, en cambio hacer uso de ellos como un gusto especial de vez en cuando o a modo de recompensa o premio, además fomentar en ellos el lavado diario, tres veces mínimo de los dientes, pues los residuos de azúcares o alimentos que se van alojando en las piezas dentarias inician un proceso de descomposición, que es de lo que se nutren micro organismos que se van reproduciendo al interior de la boca dando origen al exceso de placa dentobacteriana y sarro y de ahí vienen caries y enfermedades de las encías.

Hallan restos humanos en bolsas en Tlacotengo

Anterior

Morena no frena iniciativas en Congreso: Víctor Vargas

Siguiente

Te puede interesar

mas en Local