En mi lucha contra el cáncer de mama., el IMSS me respalda: Nancy

“Me siento tranquila y confiada en mi recuperación porque sé que a través de  la Ruta Rosa que se aplica y que incluye el acompañamiento de unos ángeles caídos del cielo, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) me respalda.  Ojalá este plan piloto se replique en todas las delegaciones del IMSS en el país para ayudar a las mujeres que enfrentamos este mal”, pide convencida Nancy Almeida Montiel, fotógrafa, esposa, madre y mujer, quien a pesar de estar en la lucha contra el cáncer de mama, no decae y por el contrario luego de pasar por la etapa de aceptación, hoy dice que aún tiene mucho por  hacer.

 

Nancy es una de las beneficiadas del programa piloto que como iniciativa de personal de la Coordinación de Información en Análisis Estratégico (CIAE) de la delegación, se puso en marcha a inicio de año en el Hospital General Regional (HGRO), mediante el cual se busca mejorar la calidad de la atención que se brinda a las derechohabientes a quienes se les ha confirmado diagnóstico de cáncer de mama y cervicouterino.

 

“Se trata de un acompañamiento efectivo, por parte de  personajes que adquieren la función de enlaces y apoyo entre la paciente y las áreas médicas y administrativas relacionadas con la atención, de forma tal que están pendientes de sus consultas, estudios, cirugías y seguimiento y favorecer que sea ágil, oportuno y cálido su proceso, es decir que no están solas en su lucha”, apuntó el titular de la CIAE, Gerardo Alpuche San Miguel,.

 

Reconoce Nancy, que recibir la noticia de que padecía cáncer de seno, fue un impacto muy fuerte, porque se piensan muchas cosas especialmente en la posibilidad de morir, en su caso con mayor miedo al haber tenido familiares cercanos que murieron por este mal; no obstante gracias al apoyo de su esposo, hijo, madre y amistades, pero sobre todo a su fortaleza y anhelo por vivir, decidió que el cáncer de mama no la iba a vencer.

 

“Afortunadamente en el IMSS encontré una serie de ángeles que han hecho menos difícil y prolongada mi lucha, desde la enfermera de medicina preventiva quien agilizó su envió al HGRO, hasta los especialistas que la operaron y le dan seguimiento; aunque un lugar especial tiene Ivan Chávez Hernández quien a través de la Ruta Rosa, ha estado en todo momento conmigo y mi familia en este proceso, la enfermedad la tengo yo, pero la padecemos todos en mi casa”

Comparte que la cirugía inicial se la practicó en un medio privado, no obstante le sugirieron acudir al IMSS (ya que cuenta con el beneficio gracias a su esposo) para continuar con la atención. Fue en el HGRO en donde le realizaron la segunda cirugía, luego de la cual el médico le dijo que no tenía rastros de cáncer, sin embargo como medida preventiva, le indicaron cuatro quimioterapias.

 

Nancy está en espera de la última sesión y dijo  sentirse optimista y confiada en que superará la prueba, pues se siente muy bien física y anímicamente y aunque reconoce hay días malos, no se da permiso de que se prolonguen, pues aunque siempre fue una mujer inquieta y animada, el cáncer hoy le permite ver la vida desde otra perspectiva; disfrutar las pequeñas alegrías, ya no estropearla  con cosas que no valen la pena “las paso de largo, vivo cada día como si fuera el último, aunque tengo varias pelucas,  no me da miedo mostrar la pelona”.

 

“Tengo planes, proyectos entre los que se incluye volar en parapente, montar exposiciones, disfrutar a mi familia y tomar fotografías de mis compañeras de enfermedad para que la población se sensibilice en lo que vivimos y que no digan pobrecitas, por el contrario nos tienen que ayudar a ser valientes”