Paris: Desde el quintoPrincipal

Un ancestro dudoso del Kalhúa: el Caferino de Córdoba

Durante la segunda mitad del siglo XIX, la producción de café en la región de Córdoba alcanzó su apogeo. No sólo se trata de cantidad, sino de calidad porque el café de Córdoba estaba considerado como el mejor, obteniendo varios premios hasta al nivel internacional. Además, la ciudad centralizaba la producción nacional con un control de la exportación por el puerto de Veracruz. Para diversificar sus actividades, numerosos productores se lanzaron a la búsqueda de nichos complementarios, como la fabricación de dulces. En este contexto, el licenciado Carlos Carrera contempló la producción de un licor, el caferino.

Carlos Carrera era el dueño del Rancho San Ignacio, una finca del Cantón de Córdoba en la margen del río Seco. San Ignacio era una finca moderna, conectada a la ciudad por una línea telefónica y una vía férrea de 3 km. Carrera era también dueño de la hacienda Toxpan, una construcción de la segunda mitad del siglo XIX, fundada en los terrenos de las haciendas azucareras de San Francisco y Toxpan. Eso sugiere que era un propietario prospero, tal vez de origen gallego. Efectivamente, si no se conoce el origen exacta del licor de café, se menciona muy a menudo Galicia, donde esta considerado como bebida tradicional.

Carlos Carrera empezó en 1886 un experimento del fermento del grano que después destiló, produciendo un alcohol fuerte al cual dio el nombre de Caferino. Cabe mencionar aquí que la producción del Kalhua sólo empezó en 1936, a la iniciativa de la sociedad española Pedro Domecq. El mismo Domecq escogió como nombre el término « Kahlúa » para preservar la identidad veracruzana del producto. Muchas veces, el licor de café sirve preferentemente para la pastelería o para cocteles.

El licor de café de Carlos Carrera estaba compuesto de café, de azúcar y de aguardiente, tres productos ampliamente disponibles en la región de Córdoba. Se puede suponer que no escogió los mejores ingredientes disponibles en sus propiedades. Carrera comercializaba su producción de Caferino en botellas de vino, lo que sugiere un consumo directo como licor, con lo que eso representaba como peligro de incitación al alcoholismo. Es tal vez para esta razón que la producción cesó con la muerte de Carrera.

 

El Periódico

Anterior

Recibirá SEV propuestas para conformar Programa Educativo 2019-2024

Siguiente

Te puede interesar