La estación de Ferrocarril de Lyon

En el Doceavo distrito se encuentra una de las siete estaciones ferroviarias de París. La estación de Lyon, construida en 1900, es la tercera en importancia debido al número de viajeros que la frecuentan: 101 millones en 2015. Los trenes que parten de ella se dirigen hacia el sureste de Francia así como a Alemania, Suiza, Italia y el este de España. Lo primero que llama la atención es la presencia de una torre cuadrada de 67 m de alto coronada por un reloj y adornada con falsas ventanas y balcones, pues estos son inaccesibles desde el interior.

En la explanada de acceso se encuentra una escultura del artista Li Xiao-Chao inaugurada este año para conmemorar la llegada de 140 000 obreros chinos que trabajaron en la fábricas francesas durante la Primera Guerra Mundial. Estos hombres debían hacer un viaje marítimo de varios meses para llegar a Marsella y, desde ahí, tomar el tren que llegaba a la estación de Lyon en Paris. Al interior del edificio, otro monumento importante es el que rinde homenaje a los empleados del ferrocarril muertos por la patria a todo lo largo de la historia francesa.

En la galería principal de la estación, en medio de los puestos de sándwiches y de periódicos, se encuentra un piano a disposición de los pasajeros que pueden ejercer en él su talento musical olvidándose así del estrés del viaje. Grandes paneles electrónicos indican destinación y horario de los trenes a los que se accede a través de 22 andenes. Antes de abordar, el viajero debe pasar su boleto por una máquina que lo marca automáticamente para evitar fraudes. ¡Buen viaje! Bon voyage!

 

Don`t copy text!