Chalecos amarillos

Algunos de los lectores de esta columna me han hecho preguntas sobre las manifestaciones parisinas del domingo 25 de Noviembre que fueron difundidas en los medios del mundo entero. Estas líneas tratan de responder de manera sencilla a sus inquietudes.

El movimiento “Chalecos amarillos” (Gillets jaunes) nació de manera espontánea entre la población francesa para protestar por el aumento del precio de la gasolina decretado por el gobierno de Emmanuel Macron. El origen de esta manifestación se encuentra en una petición lanzada por internet el 29 de Mayo de 2018 por Priscillia Ludosky. En el texto que ha recabado cerca de un millón de firmas se hacen 10 proposiciones para que los ciudadanos paguen un precio razonable por la gasolina y contaminen lo menos posible.

¿Por qué se llaman “Chalecos amarillos”? Esta apelación hace alusión a los chalecos fosforescentes de protección que en 2008 se volvieron obligatorios para los automovilistas. Cada auto debe estar dotado de una prenda de este tipo para que, en caso de avería, el conductor pueda bajar de él y ser visto fácilmente por los otros conductores, evitando así accidente dramáticos.

Los “Chalecos amarillos” de todo Francia se dieron cita en París para manifestar su descontento de manera pacífica y legítima. Desgraciadamente se infiltraron en sus filas grupos violentos cuyo único objetivo fue sembrar la confusión. La avenida de los Campos Elíseos, una de las más prestigiosas de la capital, situada en el Octavo distrito fue vandalizada durante horas, hasta que la policía capitalina logró retomar el control de la situación.

 

Don`t copy text!