Paris: Desde el quintoPrincipal

Azota la calor!

La canícula es una ola de calor que dura varios días. Este fenómeno meteorológico que implica temperaturas anormalmente altas, tanto de día como de noche, favorece además la contaminación atmosférica y la aparición de partículas en suspensión.

Esta semana vivimos un episodio canicular en todo el territorio francés, los termómetros marcan temperaturas de hasta 42 grados centígrados en la ciudad de Limoges, mientras que en París corrimos con suerte pues sólo llegamos a 36. El gobierno de Emmanuel Macron se ha movilizado para limitar los daños que el calor extremo puede causar en la población, pues se trata a toda costa de evitar la catástrofe de 2003. Entre julio y agosto de ese año infausto murieron en Francia 19,000 personas a causa de una ola de calor particularmente violenta y prolongada.

Los medios de comunicación, prensa escrita, radio, televisión e internet, difunden continuamente las consignas para protegerse del calor: tomar al menos dos litros de agua al día, evitar las bebidas alcohólicas y hacer comidas ligeras; cerrar las ventanas y contraventanas durante el día y abrirlas en la noche para dejar entrar el aire fresco; ducharse varias veces al día; no utilizar el automóvil pues en su habitáculo se concentra el calor y su funcionamiento aumenta la contaminación; tratar de pasar dos horas en un lugar climatizado como los supermercados o los cines y no dudar en pedir ayuda en caso de malestar

Renovar el poder Judicial

ANTERIOR

El jazz, mi forma de vida e inspiración: Calatayud

SIGUIENTE

Te puede interesar