Reportajes

Xalapa, Ver.- Por su importancia como Patrimonio Cultural e Histórico a nivel mundial, la ciudad prehispánica El Tajín, ubicada al norte del estado de Veracruz, fue distinguida con el emblema Escudo Azul por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

De esta manera, el sitio arqueológico del Totonacapan figura a partir de ahora inscrito en el Registro Internacional de Bienes Culturales bajo la Protección Especial de la ONU.

Lo anterior, significa que El Tajín goza de inmunidad bajo el régimen especial de las Naciones Unidas, por lo que su protección en caso de desastres naturales o daños causados por la mano del hombre estará a cargo fuerzas nacionales e internacionales para salvaguardar tan importante vestigio, herencia de nuestros antepasados; principalmente por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La actuación de dichas autoridades en vista del régimen de Protección Especial contribuirá a la planificación de medidas de emergencia, a la prevención y mitigación de daños, a preparar traslados de bienes muebles o su resguardo in situ, a luchar contra el tráfico de bienes culturales y a promover la conservación tal y como lo establece la Unesco.

Las nueve ciudades prehispánicas de México

El pasado 01 de octubre a las 11:00 horas, en una ceremonia simultánea en nueve sitios arqueológicos del país, se colocó el emblema Escudo Azul en Palenque, Chiapas; Teotihuacan, Estado de México; Monte Albán, Oaxaca; Chichén Itzá y Uxmal, Yucatán; Calakmul, Campeche; El Tajín, Veracruz; Paquimé, Chihuahua, y Xochicalco, Morelos.

Todos estos sitios recibieron en conjunto la distinción internacional, cuyo proceso de inscripción había comenzado hacia el año 2013 y concluyó en mayo del presente año. Gracias a tales esfuerzos, el patrimonio cultural de los mexicanos cuenta progresivamente con mayor protección.

En Papantla, Veracruz, donde se ubica El Tajín, la ceremonia fue presidida por el comandante de la VI Región Militar, General de División DEM Martín Cordero Luqueño; el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Veracruz, Esteban Rodríguez Flores, y el director de Cumbre Tajín, Salomón Bazbaz Lapidus.

El escudo que nació de la guerra

Luego de las barbaries acontecidas en la Segunda Guerra Mundial, la Organización de las Naciones Unidas reflexionó el hecho de que en caso de cualquier otro conflicto armado, destrucción por mano del hombre o fenómeno natural, los sitios alrededor del mundo que significan un importante centro de cultura e historia deberían ser protegidos de manera peculiar.

 

Fue así como se creó el Escudo Azul, proyecto que también dio su nombre al Comité Internacional del Escudo Azul (ICBS, por sus siglas en inglés), que trabaja para proteger el patrimonio cultural mundial.

 

En otras partes del mundo que constantemente se encuentran en conflictos bélicos, como el Medio Oriente, vatios sitios arqueológicos y museos han sido saqueados o literalmente destruidos por grupos armados; por ello la importancia de establecer estrategias y planes de contingencia para el cuidado de cientos de lugares de suma importancia cultural.

 

En el caso de Latinoamérica, y particularmente México, donde la posibilidad de un conflicto armado a gran escala es muy remoto, los esfuerzos se enfocan principalmente en las consecuencias destructivas que podrían tener diferentes fenómenos climáticos, como terremotos y huracanes.

Xalapa, Ver.- Para Esperanza y Santa, se trata de la segunda ocasión en que resultan ganadoras a nivel nacional gracias a los bellos rebozos y otras prendas textiles que elaboran artesanalmente.

Las primas, originarias de Tepexpam, municipio de Soledad Atzompa, fueron premiadas el pasado 10 de septiembre en la ciudad de Tlaxcala junto con Felícitas, otra veracruzana proveniente de la comunidad de Tlaquetzaltitla, municipio de Tlaquilpa.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), a través del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart), convocó al segundo Concurso Nacional de Rebozo 2015, el cual se llevó a cabo en Tlaxcala, donde resultaron galardonadas, cada una en distintas categorías, tres mujeres veracruzanas.

Se trata de Santa Francisco Rosas, que ganó un segundo lugar con un rebozo de colores gris y beige, elaborado en tela colonial. Esperanza Camilo Mejía, reconocida con un tercer lugar por su creación, un rebozo tejido en telar de cintura de color beige, y Felícitas Itzacahua Tentzohua, también merecedora de un tercer puesto con un rebozo de colores rosado y gris, tejido en telar de cintura.

Los premios, que van de 8 a 12 mil pesos, les servirán para seguir produciendo hermosas prendas elaboradas artesanalmente; además, dichos reconocimientos son fuente de inspiración para que artesanas y artesanos veracruzanos continúen promoviendo las tradiciones.

Las primas de Tepexpam

Santa y Esperanza son primas. Se conocen desde que eran pequeñas y lo mismo recuerdan sus juegos infantiles, que todas las veces que caminan al monte para trasquilar a las borregas cuya lana sirve para tejer.

Allá, en el municipio de Soledad Atzompa, en la mera Sierra de Zongolica, la lengua materna es el náhuatl, y el español se aprende en la escuela. Allá, entre la niebla de las Grandes Montañas está la comunidad de Tepexpam, de donde son originarias.

Esperanza aprendió a tejer cuando tenía 10 años, y pronto sus tejidos fueron reconocidos en la región por su belleza; tan es así que gracias a su renombre, conoció en aquel entonces a Guadalupe Soledad López Noriega, directora de Arte Popular en Veracruz, quien la alentó para que participara en los distintos concursos nacionales de artesanos. Fue así como a los 12 años de edad ganó su primer concurso a nivel nacional.

Su prima Santa no se queda atrás. Durante dos años consecutivos sus creaciones han resultado premiadas en concursos nacionales de rebozo. Ambas explican que el tejido es una actividad que disfrutan mucho y que además les da la oportunidad de ganar dinero.

Ellas hacen rebozos, jorongos y huipiles, cuya elaboración es totalmente artesanal. “Para hacer una prenda primero trasquilamos las borregas, lavamos y limpiamos bien la lana y luego la pintamos así natural; usamos tintes naturales como hierba sol, cochinilla, y luego ya hacemos las prendas así”, explica Esperanza.

Las mejores prendas artesanales de México, en Veracruz

El estado de Veracruz será orgullosamente sede del tercer Concurso Nacional de Textiles 2015, que convocan la Sedesol y el Fonart, próximo a realizarse el 16 de octubre de este año en el World Trade Center (WTC) Veracruz, en la ciudad de Boca del Río.

En voz de la directora general de Arte Popular, Guadalupe Soledad López Noriega, se trata de un magno evento que reunirá las mejores piezas textiles elaboradas por manos artesanas de todo el país. “Es una ocasión única, no sólo para recibir en nuestro estado estas bellísimas piezas producto del esfuerzo y el talento nacional, sino que además los artesanos tienen la oportunidad de ser reconocidos y premiados”.

Los ganadores recibirán un reconocimiento y un premio por cada una de las categorías; para el primer lugar, 17 mil pesos; el segundo 14 mil y 12 mil pesos el tercero. Además se otorgará un galardón a la mejor pieza del certamen, destacada por su material, técnica y diseño, cuyo premio será de 60 mil pesos.

De igual forma habrá dos premios especiales, de 25 mil pesos cada uno, para el uso de tintes naturales y piezas de rescate de diseño tradicional.