Mostrando artículos por etiqueta: Historia

Para los cordobeses recordar a La Negra Moya, conlleva hablar de su amado hijo El Chumo y por supuesto, de “El Príncipe de la Canción” como se le conoció a José José, aunque para éste último la vida en Córdoba es algo ya olvidado en su vida, pese a que fue aquí donde logró parte de su consagración rumbo al estrellato musical.

Eufrosina Sarmiento Magdaleno, alias “La Negra Moya” nació a inicios del siglo XX, allá por el año 1905. Fue una mujer delgada, alta y morena de rasgos negroides, de ahí su mote. Ella tras muchos años de trabajo en un beneficio de café logró fundar junto con otras mujeres, que se dedicaban al arduo trabajo de selección del café, el primer sindicato de mujeres desmanchadoras.

En una sociedad conservadora, donde predominaba el liderazgo del hombre en el mundo empresarial y sindical, La Negra Moya, apellido que tomó prestado del segundo marido de su madre, llegó a ser la lideresa del poderoso sindicato de Obreras Escogedoras de Café de Córdoba entre los años 1930 y 1960.

Extrañamente no han sido historiadores o narradores cordobeses quienes le han honrado con una investigación seria de su vida de la que poco se conoció. Unos dirán que se dedicaba a la brujería o que era yerbera mientras que otros la señalaron por su alcoholismo y problemas mentales que la llevó a terminar su azarosa vida en el hospital psiquiátrico de Orizaba donde murió a la edad de 71 años.

Es precisamente Heather Fowler Salamini quien mejor narra un poco de la vida de esta mujer que es parte ya de la historia de Córdoba.

La escritora, nacida en Nueva York, profesora emérita de la Universidad de Bradley, Illinois es maestra de Historia Moderna por la Universidad de Toronto, Canadá y doctora en Historia de América Latina. Ella fue quien mejor le hizo justicia a la mujer luchadora desde sus raíces. La investigadora recibió en 2010, la Medalla al Mérito Universidad Veracruzana al lado de Luis Villoro Toranzo y Ricardo Corzo, por sus contribuciones a las humanidades.

En su investigación, Fowler, equipara a Eufrosina Sarmiento, (La Negra Moya) a otra mujer cordobesa que también se convirtió en una leyenda: La Mulata de Córdoba.

Menciona que “así como la Mulata de Córdoba” transgredió todas las normas de su tiempo a través de la magia, la Negra Moya desafió las reglas raciales y de género de la clasista sociedad cordobesa casándose con un miembro de la mejor sociedad del lugar”.

De suma importancia es su sentencia al decir que la Negra Moya fue “una extraordinaria mujer que se empoderó también por su pasión por las artes y lejos de usar el poder sobre las trabajadoras, lo usó para luchar por justicia social”.

La Negra Moya vivió en la avenida 7, entre calles 9 y 11. Ahí sigue el menor de sus 5 hijos de nombre José Antonio Bermúdez Sarmiento de 62 años de edad.

Entrevistado por Sucesos de Veracruz dirá que su madre murió hace 36 años y su hermano, Raúl Ortiz Sarmiento, alias “El Chumo” tendrá cerca de 46 años de fallecido.

Narra lo que recuerda:

“Mi madre laboró en el beneficio de café que se ubicó en la esquina de la avenida 7 y calle 11, como desmanchadora cuya labor era seleccionar el café para que no llevara mancha. Entraba a las 8 de la mañana y salía a la 1 de la tarde. Una de las máquinas aún se encuentra en la parte de arriba de la biblioteca municipal”.

“Era una máquina que consistía en una cinta o banda a la que caía el café y el cual se iba escogiendo. A mí me tocó ayudar a mi mamá junto con mis hermanos. Mi hermana también fue desmanchadora”.

Narra orgulloso que su madre, La Negra Moya fue la oradora de un acto que presidió Adolfo López Mateos, quien fuera presidente de la República Mexicana. “Le dijo sin necesidad de ningún papel escrito todo lo que se le vino a la memoria, porque ningún de sus compañeras quiso pasar a decirle algo al Presidente de la República que visitó Córdoba”.

“Mi madre fue secretaria general del sindicato del beneficio de café varias veces. También fueron lideresas Sofía Castro e Inés Reyes de las que me acuerdo”.

“Ellas tenían su sindicato independiente en la esquina de la avenida 3 y calle 11, frente a donde están actualmente las oficinas del SAT”.

Recuerda con tristeza: “Por la venta del edificio del sindicato a mi madre le tocaba una parte y nunca le dieron nada. Hubo una persona que le hizo mucho mal a mi mamá. Mi mamá a raíz de ello se extravió de su mente. Cuando estaba Guillermo García Rivera, como presidente municipal’ de Córdoba mi mamá andaba en las calles y la metieron a la cárcel para que no se dañara o causara daños. Mi hermano me mandaba a cuidarla cuando la veía deambulando por la ciudad y cuando hacía algo mal le hablaba a mi hermano Chumo quien se la llevaba en un taxi”.

¿Cuándo hablas de mal te refieres a que personas utilizaron eso para sacar a tu mamá del sindicato?, se le inquiere.

“Efectivamente pero permíteme omitir los nombres de las personas que le causaron tanto daño, porque aunque lo viví es difícil todo esto. A mi mamá se la llevaron al hospital psiquiátrico de Orizaba. Le llevaba todos los días su comida. Estoy tranquilo porque a la persona que le causó tanto daño se le revirtió todo y le fue peor”.

 “Entonces omito nombres. A quien lea esto les pido que traten de no hacer el mal, que se comporten como buenos seres humanos, que nos ayudemos unos a otros porque en esta vida cada quien va a pagar lo que hace. Entonces te puedo decir que ésta señora pagó y le fue muy mal”.

¿Cuáles fueron los motivos?:

“El hecho de ser la líder y por otro lado la ambición desmedida por el dinero fueron las causas que provocaron el daño a mi madre, porque querían quedarse con la mayor parte del dinero del sindicato”.

A pregunta expresa refiere que el comité sindical estuvo conformado más o menos por 5 mujeres que lideraban a un promedio de 160 trabajadoras integradas al sindicato.

Bermúdez Sarmiento reitera que el beneficio de café al cual pertenecieron las desmanchadoras se ubicó en el edifico de la avenida 7 y calle 11, en contra esquina del actual mercado La Garza y el sindicato estuvo en la avenida 3 y calle 11, frente a donde se encuentran las actuales oficinas del SAT.

Menciona que la producción cafetalera de otros países y su calidad provocaron que fueran cerrando beneficios particulares del aromático grano que se dedicaban a la exportación y que contrataban mano de obra femenil para la selección del grano y eliminar el desmanchado que iría sólo para consumo nacional o en mezclas. Entre los beneficios que cerró fue el que menciona constituyendo con ello la desaparición del sindicato que fundó y encabezó Eufrosina Sarmiento Magdaleno.

 EL CHUMO Y JOSÉ JOSÉ 

 ¿Recuerdas en qué momento incursionó tu hermano Raúl Ortiz Sarmiento “El Chumo” en la música y cómo conoció a José José? se le inquiere:

“Mi hermano cuando andaba en el corte empezó tocando la guitarra, hacía sus actuaciones en los sindicatos, a los 17 años tomó la decisión de irse y se fue a trabajar primero a Mexicali, Baja California; en el grupo que andaba le empezaron a llamar la atención las percusiones, batería, tarolas, congas, timbales, que anteriormente eran cueros y no ahora que son plásticos, le empezó a gustar eso e incluso él trabajó en el Circo Unión tocando la batería, de ahí volvió a la música, estuvo en México y se relacionó con músicos, con artistas de la talla de Marco Antonio Muñiz, Alejandro Algara, Manolo Muñoz, Víctor Iturbe “El Pirulí”, Carmela y Rafael e infinidad de artistas de aquella época, incluso la mayoría de ellos vinieron a Córdoba porque él los trajo al parque, convivió con Chino Morán, otro artista; también conoció allá en México a su compadre Rudy Ríos Macedo, el que tocaba el bajo con Marco Antonio Muñiz y aparte él y otro señor que tenía un centro nocturno allá en México, el señor Rudy Ríos y el señor Oviedo, no recuerdo su nombre, entre ellos dos reabrieron La Mansión, porque La Mansión la abrió Polo, se llama Germán Polo que ahora vive en Peñuela”.

“Germán Polo y su papá fueron los primeros que abrieron La Mansión y ahora tiene un salón que así se llama precisamente en Peñuela. Ellos trajeron muchos artistas”.

- ¿Y Rudy Ríos, ¿en qué momento surge?

Surge cuando se empezó a llevar con mi hermano, incluso fueron compadres, Rudy es padrino de Raúl mi sobrino, hijo de mi hermano “Chumo”, ahí empezaron la amistad, venía cada 15 días y después reabrieron un restaurante bar, centro nocturno denominado La Mansión, que precisamente se ubicó donde está la Volkswagen, junto a El Rosario, más o menos en esa temporada también abrieron el restaurante Melka; y ahí empezaron, fue cuando José José empezó a venir, ya mi hermano lo conocía, y él venía como una persona común y corriente y como cantante.

-¿José José nunca vivió en Córdoba?

“No, estuvo en Córdoba, por lapsos, pero vivir aquí no; él venía por dos o tres meses a convivir con mi hermano se quedaba aquí en la casa; a veces con Alfredo Layún, el dueño del hotel Iberia que en paz descanse también, pues como aquí era muy conocido entre Alfredo Layún, mi hermano “Chumo” y Homero Martínez, hacían el convivio, entre ellos”.

-En Córdoba, todo mundo relaciona a José José con “Chumo”, se le recalca y responde a la pregunta:

“Efectivamente, “Chumo” fue el primer representante de José José antes del festival OTI, donde participó con La Nave del Olvido, fueron cosas que a mí me tocaron”.

Narrará anécdotas que vivió en su niñez al lado de los dos grandes amigos y músicos:

“A mí me mandaban en un ADO, desde la terminal de la avenida 3 y calle 4, con unas cajas de cartón llenas de gardenias, café y jamón envinado. Salía de aquí a las 5 de la mañana para llegar a México a las 10, ellos me esperaban en Buena Vista donde anteriormente estaba la terminal del ADO con esas cajas”

“Las echábamos al coche, mi hermano y José José iban a las radiodifusoras y hablaban con los gerentes y con los encargados de la cabina, entonces mi hermano le ofrecía al gerente una bolsa de café, unas gardenias y parte del jamón”.

En sus recuerdos manifiesta que fueron precisamente productos típicos de Córdoba los utilizados para la labor de promoción de quien posteriormente fuera el mejor cantante de música romántica mexicana, José José.

“Efectivamente, así se empezó la labor de la promoción, bueno antes de que empezara José su ascenso.  Lo apadrinaron aquí en el restaurante Melka, que posteriormente se llamó El Fontana; lo apadrinó Armando Manzanero;  luego se fueron José José y mi hermano a grabar Sólo una mujer y La Nave del Olvido, hasta que mi hermano murió”.

Recuerda con dolor cuando su hermano tuvo el  accidente en el que perdió la vida:

“Venía de México a la coronación de Marisela Villanueva, que fue reina de Córdoba, iba a ser el evento ahí donde era el cine Isabel, frente al parque 21 de Mayo, el grupo de mi hermano se llamaba el Tabarú y venía a tocar;  el Tabarú estaba integrado por  “Chumo” y Jesús Muñoz, entre otros, tocaba la guitarra con mi hermano, también ya falleció. Fue ahí cuando me dieron la noticia en la avenida 2, donde estuvo el restaurante de Melka, luego que dejó su domicilio en Dos Caminos.

“En la avenida 2, estaba comiendo con Alejandro Algara y otros que venían a la coronación de la reina, yo tenía como 16 años más o menos, y mi hermano Raúl tenía como 36 años más o menos.

Ofrece detalles del accidente:

“Mi hermano venía de copiloto, porque él tenía un Volkswagen pintado de rosa mexicano y como venía un poco intoxicado con el alcohol pasó a Buena Vista y preguntó que si ya se habían venido para Córdoba y entonces se encontró a un muchacho, -así me platicaron-, antes de salir le preguntó si sabía manejar y el muchacho le dijo que sí, entonces de México a las Cumbres de Acultzingo todavía venía bien, y dicen que el joven quiso rebasar un camión de volteo, casi lo estaba rebasando cuando la defensa delantera del VW de mi hermano se atoró y se jaló, fue cuando cayó el Volkswagen, se abrió la puerta y mi hermano Raúl tuvo dos heridas en la cabeza, y falleció”.

-¿Muchos han creído que José José era cordobés, y que se niega decir que es de Córdoba?

“No, José es de México, del DF, de la colonia Clavijero, yo fui a su casa y en esa ocasión estaba con su mamá y su hermano Gonzalo, ahí vivía, él nos platicó que su papá, que se llamaba José también era barítono y su mamá soprano.

-Una pregunta, ¿“Chumo” llegó a tener composiciones musicales, tuvo canciones propias?

“No, él tocaba canciones o melodías que ya habían compuesto, pero nunca fue compositor”.

Narrará recuerdos del “Príncipe de la Canción”:

“José empezó cantando y anduvo en la farándula en México, trabajaban en un bar, era restaurante, donde tocaban tres, el grupo se llamaba los Tec, son las iniciales de los 3 músicos que eran batería, piano y bajo, y José cantaba, ahí fue donde mi hermano lo conoció”.

“Después comenzaron a venir a Córdoba”.

-¿Recuerda en qué año?:

“Pues échale tú, si fue el festival OTI en 1970 ponle unos 4 ó 5 años atrás”.

-¿Hasta dónde tu mamá influyó en la carrera musical de “Chumo” con las relaciones que tu mamá tenía como lideresa?:

“No, mi hermano se labró su propio camino como músico porque el papá de mi hermano era músico, era baterista, lo que es “Chumo”, Delia, Salomón son hijos de otro papá, Eduardo y José Antonio, servidor, hijos de otro papá, todos de Eufrosina Sarmiento Magdaleno, “La Negra Moya”, en paz descanse, por eso es que me imagino que traía la vocación de la música”.

-¿Has vuelto a ver a José José?

“La verdad, la última vez que vi a José fue cuando vino a Orizaba, a La Concordia, que venía con Marco Antonio Muñiz, Di Blasio, y Armando Manzanero”.

-¿Volviste a hablar con él?

Claro, yo conviví con él.

-¿Te saludó, te recordó bien?

“La actitud de José hacia mí, o hacia muchas personas fue la de una persona normal, lógico que cuando estuvo en su apogeo, cuando lo seguía mucha gente pues trataba de escapar, cuando se pudiera, pero él cuando convive con las personas que se lleva bien e incluso músicos, artistas, es otra cosa diferente, me entiendes, uno que convivió con él pues lógico que es muy diferente”.

-¿Pudiste hablar con él? Se le insiste:

Sí, yo estaba parado en la puerta, por donde entran los vehículos en La Concordia y pues iba pasando la camioneta y que le dice a la persona que traía el vehículo que se detuviera y que me dice qué pasó, y que le digo vengo a verlos a ustedes, pásale dice, vente, y ya que le dice al de la puerta deja pasar por favor a mi hermano, mi hermano “Picheco”, porque mucha gente aquí en Córdoba me conoce por “Picheco”, y la última vez que tuve una conversación con él fue hace como 4 meses que le hablé por teléfono; días antes le estuve llamando y él me llamó, aquí en tu humilde casa donde estamos ahorita, estuvimos platicando, le pregunté por su hermano Gonzalo, y me dijo que tenía 3 años que falleció; platicamos como media hora; no he vuelto a llamarle pero él conmigo es muy accesible”

Remata:

“Nada más comunicarle a las personas que tienen otras ideas, que si quieren recordar algo de la señora Eufrosina Sarmiento “La Negra Moya”, o de Raúl Ortiz Sarmiento, “El Chumo”, relacionado con José o la vida de “Chumo” si llevan gusto aquí estoy para servirles”.

 La réplica original en el Archivo de la Nación

• Es el acta de nacimiento de la Independencia de México

Córdoba, Ver.- Durante varios años el documento conocido como “Los Tratados de Córdoba” han sido causa de polémica, desde el reconocimiento de la fecha en que se firmaron como festejo nacional hasta el rechazo de legisladores como tal debido a que no se han presentado los argumentos válidos para ello, esto debido a la falta de preparación de quienes han presentado la iniciativa, aunque para los historiadores, Córdoba es cuna de la Independencia de México, aunque el rey de España no aceptó el documento que como tal sí existía.

---------------------- LA HISTORIA ----------------------

Tras once años de lucha, en 1821 los diferentes actores de la sociedad mexicana se encontraban en una situación política, social y económica de desunión y divergencia de intereses. El ejército insurgente se encontraba dividido y diezmado, siendo el reconocimiento de Guerrero al plan de Iguala que suscribió Iturbide, y a éste como Jefe del Ejército Trigarante en febrero de 1821, lo que permitió que insurgentes y realistas dedicaran conjuntamente esfuerzos para independizar a la Nueva España.

Advirtiendo que la lucha podría continuar por varios años más, Agustín de Iturbide optó por llevar a ambos bandos a una reconciliación.

Con el nombre Tratados de Córdoba se denominó al documento firmado el 24 de agosto de 1821 en esta ciudad, , entre Juan O´Donojú y Agustín de Iturbide, máxima autoridad del Ejército Trigarante. Los Tratados de Córdoba tienen su antecedente en el Plan de Iguala elaborado el 24 de febrero de 1821 por Iturbide y con la aprobación de Vicente Guerrero.

Los jefes españoles no aceptaron lo contenido en los Tratados de Córdoba, desconociendo la autoridad de Juan O'Donojú y ocupando militarmente las plazas de México y Veracruz.

Es importante destacar que el rey Fernando VII no reconoció los Tratados de Córdoba hasta 1836.

En los Tratados de Córdoba se desprende el reconocimiento de la Nueva España como el Imperio Mexicano, políticamente independiente. Aún así ,la estructura del Imperio estaría conformada por la corona en posesión de

Fernando VII y/o sus descendientes, un Ejército Imperial fundamentado en las tres garantías inscriptas en el Plan Iguala (religión católica, independencia y unidad), asumiendo su gobierno como monárquico constitucional moderado separando el poder ejecutivo del legislativo.

En la mañana del 14 de septiembre de ese mismo año, Juan O’Donojú reconocía la autoridad de Agustín de Iturbide.

El 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante encabezado por Agustín de Iturbide, entró en la Ciudad de México y al día siguiente fue declarada formalmente instalada la Junta Gubernativa, acto seguido, los integrantes se dirigieron a la Catedral para jurar el Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba.

Después del juramento, Agustín de Iturbide fue elegido como presidente de la Junta para más tarde llevar a cabo la firma del Acta de Independencia del Imperio Mexicano, consumándose la independencia .El día 21 de julio de 1822 se establece el Primer Imperio Mexicano con la coronación de Agustín de Iturbide como emperador.

Los Tratados de Córdoba fueron los primeros acuerdos que llevarían a México a la consecución de su independencia.

Rechazaron en el 2008 la propuesta de instaurar como fecha histórica el 24 de Agosto

Cabe recordar que en el 2008, la Cámara de Senadores desechó una minuta impulsada por legisladores del Partido Acción Nacional, que pretendían instaurar como fecha histórica el 24 de agosto, día en que se firmaron, en 1821, los Tratados de Córdoba, por los que se estableció en México una monarquía constitucional moderada, a cargo de un príncipe de la casa real española.

En este entonces, los perredistas Pablo Gómez y Ricardo Monreal advirtieron que aprobar esa reforma a la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacional era desconocer e incluso falsear la historia, y pusieron en aprietos al panista Juan Bueno Torio, a quien desmintieron todos sus argumentos.

Gómez advirtió que más allá de ser de izquierda o de derecha, México es un país republicano desde 1823 y “no es para andar haciendo homenajes a ideas monárquicas”.

Bueno Torio fue el único panista que argumentó en favor de la minuta, como senador veracruzano, “orgullosamente originario de Córdoba”, sostuvo que recordar esos tratados “es reconocer el acuerdo que permitió que pacíficamente se diera la independencia de México”.

Mediante los Tratados de Córdoba, agregó, “se sofocó la resistencia de las autoridades realistas de la ciudad de México, permitiendo la pacífica y concertada entrega del mando por parte de Juan O’Donojú a las autoridades nacionales, dando paso a la entrada triunfal del Ejército Trigarante el 27 de septiembre de 1821”, aseguró Bueno Torio.

Antes de la intervención del panista, Monreal aludió a la necesidad de que los senadores no olvidaran la historia, pero el senador Pablo Gómez fue más allá y echó abajo cada uno de los argumentos de Bueno Torio.

Explicó que España nunca reconoció los Tratados de Córdoba ni dio facultades plenipotencias al virrey O’Donojú para firmarlos, además de que Agustín de Iturbide nunca fue comandante del ejército insurgente.

Acerca de la afirmación del panista de que O’Donojú entregó el mando de las tropas a los mexicanos, Gómez respondió: “¡Ay don Juan, cómo va a entregar el mando de unas tropas que no tenía”, y demostró el desconocimiento sobre historia del panista, quien se hundió en su escaño.

La minuta fue rechazada con 57 votos en contra y 22 abstenciones; 14

En 1822 también fue rechazada

De acuerdo a los documentos históricos del Archivo Municipal, en sesión de la diputación mexicana, el 17 de enero de 1822, luego que es negada la solicitud que el dictamen de la comisión fuera votado por partes, éste es aprobado en los términos propuestos por la Comisión de Asuntos de Ultramar, con lo que las Cortes rechazan definitivamente los Tratados de Córdoba.

Tratados de Córdoba; acta de nacimiento de la Independencia de México: De la Mora

"Los Tratados de Córdoba son el acta de nacimiento de la Independencia de México, pero también un documento que nos bautizó como mexicanos, y eso no nos lo puede quitar nadie", expuso el doctor Rafael de la Mora, cronista e historiador de Córdoba.

Destacó que dicho documento aquí se hizo  y se aceptó por el representante del Rey; que posteriormente se diga que el Rey de España no lo aceptó, es muy diferente, “pero cabe mencionar que dicho tratado ya existía".

Asimismo, dijo, "debemos recordar que los Tratados de Córdoba fueron una estrategia de Don Agustín de Iturbide, pues no se trata de otra cosa, sino del mismo Plan de Iguala al cual se le modificaron uno de sus artículos: El artículo tercero, en el cual se señala que si el trono no fuera aceptado por el Rey de España, la corte del país nombraría al que le correspondiera el título de Rey o de Emperador".

Refirió que la idea de formar una monarquía siempre estuvo presente y no se conocía otra alternativa, por lo cual se dio la dominación española, que duró 300 años en la nueva España.

La incongruencia de la conmemoración de los hechos históricos en México, no se da sólo con los Tratados de Córdoba, sino también con el Grito de Independencia que se realizó el 15 de septiembre para halagar a Don Porfirio Díaz, ya que era su cumpleaños. Entonces, se decide hacer la festividad del tradicional "Grito" en ese día, cuando en realidad la consumación fue la madrugada del 16 de septiembre.

Réplica original de Los Tratados de Córdoba en el Archivo de la Nación

De acuerdo a historiadores, en el Archivo de la Nación hay una réplica original, porque Iturbide hizo en la imprenta real varias copias idénticas e incluso rescató una firma de Juan O'Donojú que murió 11 días después de la libertad de México.

Entre las copias originales, una fue enviada en España para que Fernando Séptimo le diera el visto bueno y otro se perdió en nuestra historia de políticos.

Edificio de El Zevallos lugar donde se firmó el documento.

Lleno de historia, el edificio del Zevallos es muy importante para la historia de Córdoba, pues ahí fue donde se firmó el documento, aunque no se sabe en cual de los salones, hay una placa alusiva a este hecho histórico. 

Debe seguir pugnándose por que sea elevada a fecha histórica 

De acuerdo a Rafael de la Mora, es necesario que se siga buscando que se instaure la fecha como conmemoración nacional, ya  se logró que sea estatal y ese día la bandera se ubique a toda asta. 

Sin embargo, también explicó que es necesario que los políticos se respalden en propuestas realizadas por historiadores, pues muchas veces los mismos políticos no pueden fundamentar por desconocimiento de los hechos como paso con Juan Bueno Torio. 

Y es recordó que lamentablemente, sólo el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán le dio importancia a Córdoba en esta fecha, actualmente a pesar de tener un mandatario estatal cordobés, no  hay interés de que se conmemore el 24 de agosto como fecha histórica al ser el pre ambulo de la Independencia de México. 

Córdoba, Ver.- La ciudad de Córdoba está lleno de historias y leyendas, misma que desde su fundación han ido cobrando auge; sus gente y sus costumbres se concentran en cada uno de los barrios de la ciudad, Las Estaciones, es uno de ellos.

UN POCO DE HISTORIA

Fue en el año de 1902, cuando inicia la historia del Barrio de Las Estaciones, con la llegada del ferrocarril “El Mexicano”, el “Istmo” y la línea del tren urbano que conectaba el centro de la ciudad con la estación.

Esto cambio totalmente la arquitectura de esta zona de la ciudad, del virreinato se convirtió en una zona prestigiada para el comercio y atrayente para el turismo.

Es en ese entonces cuando se construyen los hoteles como El Pasaje, El Hotel Imperial, así como  los edificios como El Bueno Tono o la tabacalera, diversos restaurantes y comercios en los que se recibían a viajeros en su llegada a Córdoba, eran inolvidables, y ahí siguen de pie, aunque abandonados desde que esta zona dejo de ser importante.

Y es que con el desarrollo de las pequeñas ciudades, los barrios se quedan en el olvido, pese a que el barrio de Las Estaciones tuvo un auge económico impresionante, al ser el punto neurálgico entre México y el puerto de Veracruz.

Sin embargo, tras la desaparición del tren de pasajeros, esta zona de manera definitiva quedó en el abandono, sus impresionantes edificios, desde entonces lucen vacíos, sucios, deteriorados e incluso su situación legal en algunos casos esta en pugna, pues los dueños originales ya fallecieron.

Pese al intento del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), por rescatar este espacio, poca ha sido la respuesta de las autoridades debido a que estos edificios son de particulares, otros de Ferrosur, por ende no hay nada que hacer.

Mientras que por parte de la Universidad Veracruzana, en el 2008 se realizaron proyectos entre comunidad estudiantil y sociedad civil, pese a que era un excelente plan ninguna autoridad gubernamental los apoyó.

Dicho proyecto fue realizado por la Facultad de Arquitectura denominado Taller Participativo: realizado en Octubre 2008. PROMEP/UV-EXB-386.

De acuerdo al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) existen varios proyectos para esta zona, mismos que en su momento fueron presentados a distintas administraciones, sin embargo, ante la falta de recursos no se ha podido avanzar mucho.

RESCATE DEL BARRIO

En la presente administración se presentó el proyecto de rescate contempla además de la rehabilitación de edificios históricos, los arcos y mejoramiento de la vialidad, la construcción de un paso a desnivel a la altura de la calle 39, en total será una inversión de más de 70 millones de pesos.

En el caso de la rehabilitación de “Los Arcos” se aplica un recurso aproximado de 1.2 millones de pesos, que se distribuirán en la compra de equipo especializado de luz, mantenimiento de muros y recubrimiento, además de la seguridad de esta área, para permitir un libre acceso, así como la pavimentación de la avenida 5, diagonal de la calle 3.

Este último punto permitirá una mejor vialidad para entrar o salir de la ciudad, pasando por una zona con menos vehículos.

Para el paso a desnivel a la altura de la calle 39 se requiere una inversión cercana a los 70 millones de pesos provenientes de los gobiernos estatal y federal; por lo que se estima que en el primer semestre del año podrían buscarse los recursos y dar respuesta a una añeja demanda de la población que se ve afectada por el paso del ferrocarril cada media hora, en ocasiones por las maniobras que realizan la circulación vehicular y de las personas se ve muy afectada.

El rescate del barrio de La Estación y con ello la construcción del paso a desnivel, tiene que ver con las necesidades que han marcado los habitantes por el paso del tren y la problemática que de ahí se desenvuelve.

Se estima que son 100 edificios de finales del siglo XIX los que se ubican en la zona de La Estación y que serán rescatados por las autoridades municipales con apoyo del INAH.

El plan además contempla el rescate urbano, pero también social para el barrio de La Estación y colonias circunvecinas, lo cual incluye la dotación de espacios de entretenimiento y cultura, rescate de vialidades, de edificios y de la propia terminal ferroviaria.

En este lugar no sólo son importantes los edificios arquitectónicos, sino también su gente, sus leyendas, sus historias que se tejieron durante varias décadas y que por tradición oral se han ido trasmitiendo de generación en generación.

 

El monumento se instaló en 1895, originalmente frente a las casas reales, en donde hoy se encuentra el asta bandera, y se le acompaño de los bustos de dos ilustres cordobeses Lic. José María Mena y Lic. Francisco Hernández y Hernández

El monumento presenta una base circular, en la parte media le sobresalen tres adornos laterales que separan el monumento en tres lados, en cada uno se encuentra gravada una inscripción. En la parte superior adquiere la forma de una pirámide triangular donde en cada una de sus paredes se gravó un año diferente: 1821, 1895 y 1824.
Cada año está muy relacionado con el texto de la inscripción que se encuentra en ese lado del Obelisco. Conocer los acontecimientos históricos de esos años nos ayudaran a entender el monumento en sí y su relación con las construcciones que le rodean. “1895” 

“SE ERIGIÓ ESTE MONUMENTO POR ORDEN DEL CONSEJO MUNICIPAL EN EL AÑO DE 1895”

En ese año, 1895, el presidente del Consejo Municipal fue el Dr. Enrique Herrera Moreno (autor del libro “El Cantón de Córdoba”) como Jefe Político el Sr. Regino Zenteno, como Gobernador el Estado de Veracruz el Sr. Teodoro A. dehesa M. y como Presidente de México el General Porfirio Díaz M.

En el año anterior, 1894 el Consejo Municipal acordó la erección de un monumento que conmemorara la victoria del 21 de mayo, para lo cual, abrió un concurso para la presentación de modelos, siendo el mejor el presentado por el Ingeniero C. Rafael M. Pacheco. Se Acordó que se realizara en mármol de Carrara importado de Italia y con $12,000.00 de presupuesto.

Para el financiamiento se contó con la participación de un patronato de vecinos presidido por el Sr, Manuel Abascal Propietario del almacén de Mercería y Ferretería (foto 5). Del presupuesto el Gobierno del Estado pondría $1,000.00, los vecinos pondrían $5,000.00 y el resto el Municipio.

Si bien se menciona que el monumento fue tallado en Italia, al consultar el archivo municipal se puede constatar que se contrató como intermediario a:

Compañía de Mármoles Mexicanos Sociedad Anónima
Canteras en Orizaba, Aserradero y Talleres en Nogales
Almacenes y despacho: Calle de la Independencia # 71

Nogales Veracruz. Administrador Ant. Yriarte

El monumento se adquirió a crédito con 12 mensualidades. Se contó con donaciones directas de vecinos, trabajadores del municipio y del estado; además se realizaron eventos como una función dramática, de teatro y un jaripeo; No se realizó ninguna aportación del Gobierno de la República, el estado si cumplió con su parte al igual que del municipio; llama la atención la aportación, no donación, de $1,000.00 del Sr. Pedro Díaz por medio de la junta de mejoras, al parecer, tiene relación con la construcción del teatro que hoy lleva su nombre. En un momento dado faltó dinero para cumplir los compromisos, por lo que se pidieron préstamos a los vecinos, entre los más importantes fueron del propio Enrique Herrera Moreno por $400.00 y de Don Luis Arévalo por $1,000.00 todos los préstamos fueron devueltos. También se trabajó en disminuir los costos, en particular lograron que se les condonara los impuestos por la importación del monumento, así como que el ferrocarril no cobrara el flete del traslado de Veracruz a Córdoba, y el ahorro más importante: fue en el pago puntual de las mensualidades ya que, pagando las diez primeras se condonaron las últimas dos.
Se concluyeron los pagos hasta el año de 1896 en donde el Sr, Manuel Abascal rindió cuentas al Municipio, en ese informe incluye todos los gastos, impuestos y préstamos, lo que nos da un costo aproximado de $10.300.00, con todo y la instalación.

“EN LOOR AL PATRIOTISMO DE LOS CORDOBESES DURANTE LA GUERRA DE INDEPEDENCIA”

Este es un año que comúnmente no se identifica como importante dentro de la historia de Córdoba, pero algo tiene que tener, para que sea grabado en este monumento, y la inscripción nos refiere que tiene que ver con la valentía, el patriotismo de los habitantes de este lugar.
Al buscar en los archivos sobre lo acontecido en ese año, me encuentro con un documento que sin duda es la referencia directa a esta parte del monumento, y me refiero al decreto 22 del Congreso Constituyente del Estado Libre de Veracruz, del 23 de agosto de 1824, que dice:
“Se levanta en la plaza mayor de Córdoba una pirámide triangular en cuyos lados se gravaran tres inscripciones: una alusiva al patriotismo de esta villa y extraordinarios sacrificios e sus habitantes en la guerra de independencia; otra consagrada a sus defensores por la distinguida victoria del 16 de mayo de 1821; y otra en la fecha de su erección.”

En general el monumento cumple con este decreto, salvo por algunos añadidos que presenta. Pero lo que realmente llama la atención, es que mencione el día 16 de mayo como la fecha importante y no el día que, en esta ciudad, desde 1822 se conmemora esa batalla: el 21 de mayo.
Al estudiar el dictamen que da origen al decreto anterior encontramos la justificación: ese día muere Hevia el comandante de las tropas que atacaron Córdoba. Fue un punto de quiebre, a partir de ese momento la moral de los expedicionarios se vendría abajo. También se entiende que esos soldados españoles eran militares de profesión y algunos con experiencias de combates victoriosos aquí en lo que era la Nueva España y enfrentamientos contra los franceses comandados por el mismo Napoleón en la invasión de España.
Si para la población de córdoba era importante el día que acabaron los combates, para el naciente Estado, lo importante era el día en que, la moral de los expedicionarios se comienza a derrumbar. Lo que creo que no debemos olvidar, es que, en esa batalla no se le gano a cualquiera, sino a lo mejor de la elite militar que le quedaba a España en América.

Al parecer el monumento decretado como tal no fue levantado, pero hay un texto del Frederick A. Ober de 1884 que visito nuestra ciudad y menciona un monumento a los patriotas que pelearon en Córdoba durante la independencia y que se encontraba dentro de una gran fuente con el agua de la cuidad. Sin embargo no da detalles de ese monumento, pero hay un grabado anónimo (foto 9) que podría ser ese monumento ó uno de los proyectos de construcción del monumento decretado “1821” (foto 10)

“A LA MEMORIA DE LOS DEFENSORES DE CORDOBA EN LAS JORNADAS DEL 16 AL 21 DE MAYO DE 1821”

Esta es la cara del obelisco que mira directamente al palacio municipal, y por lo tanto a la bandera en los actos cívicos, es la parte más importante, porque es la razón de ser del mismo monumento.

Lo que llama la atención de esta inscripción, es que menciona que las jornadas bélicas fueron del 16 al 21 de mayo, cuando todos los autores que consulte, tanto de un bando como del otro, indican que las hostilidades comenzaron en la villa el día 15; también que, estas dos fuerzas militares al mando de sus respectivos lideres Hevia y Herrera estaban combatiendo desde mediados de abril en Tepeaca Puebla.

En Tepeaca el ganador indiscutible fue Hevia con sus expedicionarios, los derrotados fueron los trigarantes Herrera y Bravo. En las narraciones se nota como la moral de los españoles se incrementa día a día, sobre todo por recibir suministros de guerra y mas compañías de infantería; mientras que la moral de los trigarantes se reduce al igual que el numero de sus tropas, por estrategia Bravo se separa y parte rumbo a los Llanos de Apam y Herrera divide las fuerzas que le quedan en dos, una parte a Xalapa y la otra a las villas: la llegada de los trigarantes a la villa de Córdoba se narra muy deprimente, contrastando con la altiva de los españoles, que en ese momento se preparaban a atacar desde Orizaba.

A la muerte de Hevia el 16 de mayo la situación empieza a revertirse, los trigarantes se defienden con mas animo mientras que los realistas empiezan a desanimarse en sus embistes a las fortificaciones, llegando al punto que se atrincheran y solo se defienden, sobre todo con las repetidas llegadas de diferentes tropas trigarantes de refuerzo, emprendiendo una fuga después de recibir un ultimátum de rendición, tratando de escapar del ataque que se preparaba en contra de ellos.

Creo que, el tallar las dos fechas del 16 al 21 de mayo, no solo cumple con el decreto del Estado, y con las preferencias de la población, sino que, al mencionarlo como “jornadas” involucra el cambio de actitud en el tiempo: de huir y esconderme, a perseguir y buscar. No es necesariamente el tiempo de la batalla, ese es mas amplio.

Estoy convencido que el primer lugar que debe ser mostrado de nuestra ciudad… es el monumento al 21 de mayo, también conocido como el “Obelisco”. Es una estructura de mármol blanco que se encuentra dentro del parque principal de la ciudad, entre los jardines frente del Palacio Municipal