El “Monumento al 21 de mayo”

23 Sep 2014 Ernesto Rivera Pernia

El monumento se instaló en 1895, originalmente frente a las casas reales, en donde hoy se encuentra el asta bandera, y se le acompaño de los bustos de dos ilustres cordobeses Lic. José María Mena y Lic. Francisco Hernández y Hernández

El monumento presenta una base circular, en la parte media le sobresalen tres adornos laterales que separan el monumento en tres lados, en cada uno se encuentra gravada una inscripción. En la parte superior adquiere la forma de una pirámide triangular donde en cada una de sus paredes se gravó un año diferente: 1821, 1895 y 1824.
Cada año está muy relacionado con el texto de la inscripción que se encuentra en ese lado del Obelisco. Conocer los acontecimientos históricos de esos años nos ayudaran a entender el monumento en sí y su relación con las construcciones que le rodean. “1895” 

“SE ERIGIÓ ESTE MONUMENTO POR ORDEN DEL CONSEJO MUNICIPAL EN EL AÑO DE 1895”

En ese año, 1895, el presidente del Consejo Municipal fue el Dr. Enrique Herrera Moreno (autor del libro “El Cantón de Córdoba”) como Jefe Político el Sr. Regino Zenteno, como Gobernador el Estado de Veracruz el Sr. Teodoro A. dehesa M. y como Presidente de México el General Porfirio Díaz M.

En el año anterior, 1894 el Consejo Municipal acordó la erección de un monumento que conmemorara la victoria del 21 de mayo, para lo cual, abrió un concurso para la presentación de modelos, siendo el mejor el presentado por el Ingeniero C. Rafael M. Pacheco. Se Acordó que se realizara en mármol de Carrara importado de Italia y con $12,000.00 de presupuesto.

Para el financiamiento se contó con la participación de un patronato de vecinos presidido por el Sr, Manuel Abascal Propietario del almacén de Mercería y Ferretería (foto 5). Del presupuesto el Gobierno del Estado pondría $1,000.00, los vecinos pondrían $5,000.00 y el resto el Municipio.

Si bien se menciona que el monumento fue tallado en Italia, al consultar el archivo municipal se puede constatar que se contrató como intermediario a:

Compañía de Mármoles Mexicanos Sociedad Anónima
Canteras en Orizaba, Aserradero y Talleres en Nogales
Almacenes y despacho: Calle de la Independencia # 71

Nogales Veracruz. Administrador Ant. Yriarte

El monumento se adquirió a crédito con 12 mensualidades. Se contó con donaciones directas de vecinos, trabajadores del municipio y del estado; además se realizaron eventos como una función dramática, de teatro y un jaripeo; No se realizó ninguna aportación del Gobierno de la República, el estado si cumplió con su parte al igual que del municipio; llama la atención la aportación, no donación, de $1,000.00 del Sr. Pedro Díaz por medio de la junta de mejoras, al parecer, tiene relación con la construcción del teatro que hoy lleva su nombre. En un momento dado faltó dinero para cumplir los compromisos, por lo que se pidieron préstamos a los vecinos, entre los más importantes fueron del propio Enrique Herrera Moreno por $400.00 y de Don Luis Arévalo por $1,000.00 todos los préstamos fueron devueltos. También se trabajó en disminuir los costos, en particular lograron que se les condonara los impuestos por la importación del monumento, así como que el ferrocarril no cobrara el flete del traslado de Veracruz a Córdoba, y el ahorro más importante: fue en el pago puntual de las mensualidades ya que, pagando las diez primeras se condonaron las últimas dos.
Se concluyeron los pagos hasta el año de 1896 en donde el Sr, Manuel Abascal rindió cuentas al Municipio, en ese informe incluye todos los gastos, impuestos y préstamos, lo que nos da un costo aproximado de $10.300.00, con todo y la instalación.

“EN LOOR AL PATRIOTISMO DE LOS CORDOBESES DURANTE LA GUERRA DE INDEPEDENCIA”

Este es un año que comúnmente no se identifica como importante dentro de la historia de Córdoba, pero algo tiene que tener, para que sea grabado en este monumento, y la inscripción nos refiere que tiene que ver con la valentía, el patriotismo de los habitantes de este lugar.
Al buscar en los archivos sobre lo acontecido en ese año, me encuentro con un documento que sin duda es la referencia directa a esta parte del monumento, y me refiero al decreto 22 del Congreso Constituyente del Estado Libre de Veracruz, del 23 de agosto de 1824, que dice:
“Se levanta en la plaza mayor de Córdoba una pirámide triangular en cuyos lados se gravaran tres inscripciones: una alusiva al patriotismo de esta villa y extraordinarios sacrificios e sus habitantes en la guerra de independencia; otra consagrada a sus defensores por la distinguida victoria del 16 de mayo de 1821; y otra en la fecha de su erección.”

En general el monumento cumple con este decreto, salvo por algunos añadidos que presenta. Pero lo que realmente llama la atención, es que mencione el día 16 de mayo como la fecha importante y no el día que, en esta ciudad, desde 1822 se conmemora esa batalla: el 21 de mayo.
Al estudiar el dictamen que da origen al decreto anterior encontramos la justificación: ese día muere Hevia el comandante de las tropas que atacaron Córdoba. Fue un punto de quiebre, a partir de ese momento la moral de los expedicionarios se vendría abajo. También se entiende que esos soldados españoles eran militares de profesión y algunos con experiencias de combates victoriosos aquí en lo que era la Nueva España y enfrentamientos contra los franceses comandados por el mismo Napoleón en la invasión de España.
Si para la población de córdoba era importante el día que acabaron los combates, para el naciente Estado, lo importante era el día en que, la moral de los expedicionarios se comienza a derrumbar. Lo que creo que no debemos olvidar, es que, en esa batalla no se le gano a cualquiera, sino a lo mejor de la elite militar que le quedaba a España en América.

Al parecer el monumento decretado como tal no fue levantado, pero hay un texto del Frederick A. Ober de 1884 que visito nuestra ciudad y menciona un monumento a los patriotas que pelearon en Córdoba durante la independencia y que se encontraba dentro de una gran fuente con el agua de la cuidad. Sin embargo no da detalles de ese monumento, pero hay un grabado anónimo (foto 9) que podría ser ese monumento ó uno de los proyectos de construcción del monumento decretado “1821” (foto 10)

“A LA MEMORIA DE LOS DEFENSORES DE CORDOBA EN LAS JORNADAS DEL 16 AL 21 DE MAYO DE 1821”

Esta es la cara del obelisco que mira directamente al palacio municipal, y por lo tanto a la bandera en los actos cívicos, es la parte más importante, porque es la razón de ser del mismo monumento.

Lo que llama la atención de esta inscripción, es que menciona que las jornadas bélicas fueron del 16 al 21 de mayo, cuando todos los autores que consulte, tanto de un bando como del otro, indican que las hostilidades comenzaron en la villa el día 15; también que, estas dos fuerzas militares al mando de sus respectivos lideres Hevia y Herrera estaban combatiendo desde mediados de abril en Tepeaca Puebla.

En Tepeaca el ganador indiscutible fue Hevia con sus expedicionarios, los derrotados fueron los trigarantes Herrera y Bravo. En las narraciones se nota como la moral de los españoles se incrementa día a día, sobre todo por recibir suministros de guerra y mas compañías de infantería; mientras que la moral de los trigarantes se reduce al igual que el numero de sus tropas, por estrategia Bravo se separa y parte rumbo a los Llanos de Apam y Herrera divide las fuerzas que le quedan en dos, una parte a Xalapa y la otra a las villas: la llegada de los trigarantes a la villa de Córdoba se narra muy deprimente, contrastando con la altiva de los españoles, que en ese momento se preparaban a atacar desde Orizaba.

A la muerte de Hevia el 16 de mayo la situación empieza a revertirse, los trigarantes se defienden con mas animo mientras que los realistas empiezan a desanimarse en sus embistes a las fortificaciones, llegando al punto que se atrincheran y solo se defienden, sobre todo con las repetidas llegadas de diferentes tropas trigarantes de refuerzo, emprendiendo una fuga después de recibir un ultimátum de rendición, tratando de escapar del ataque que se preparaba en contra de ellos.

Creo que, el tallar las dos fechas del 16 al 21 de mayo, no solo cumple con el decreto del Estado, y con las preferencias de la población, sino que, al mencionarlo como “jornadas” involucra el cambio de actitud en el tiempo: de huir y esconderme, a perseguir y buscar. No es necesariamente el tiempo de la batalla, ese es mas amplio.

Estoy convencido que el primer lugar que debe ser mostrado de nuestra ciudad… es el monumento al 21 de mayo, también conocido como el “Obelisco”. Es una estructura de mármol blanco que se encuentra dentro del parque principal de la ciudad, entre los jardines frente del Palacio Municipal

Valora este artículo
(0 votos)