¡Adictos a la tecnología!

09 Oct 2015 Yolanda Reyes Apodaca

Córdoba, Ver.- Fue tan grande la adicción de dos adolescentes al teléfono celular que cuando sus padres se los quitaron al percatarse del daño que se hacían no lo soportaron y se suicidaron, mientras otra adolescente se quedó en el intento.

Y no es ninguna novela, es la realidad por más cruda que parezca porque cuando  la tecnología  se convierte en adicción es como una droga, basta con ver en las calles cuántas personas caminan y le ponen más atención a su teléfono que lo que ocurre a su alrededor, aunque pongan en riesgo su integridad física, o en la familia aunque todos estén reunidos cada quien se “aísla” para atender a sus contactos.

En los últimos dos meses en la zona de Córdoba ocurrieron hechos que estremecieron a la población cuando se enteró a través de los medios de comunicación, fueron sentimientos encontrados: de incredulidad, coraje, hasta risa por ver cómo adolescentes con la vida por delante truncaron su existencia por un pensamiento equivocado.

El 17 de agosto una quinceañera intentó tirarse de un puente con la intención de suicidarse porque su mamá le quitó el celular. Y es que por su adicción a las redes sociales la jovencita dejaba de hacer todo, incluyendo las tareas, lo que molestó a la señora. Afortunadamente los grupos de auxilio llegaron y la rescataron, aunque la trasladaron a un hospital para su atención médica. Este hecho ocurrió en el barrio de San Miguel en Córdoba.

Situación similar se suscitó el 16 de agosto en Paso del Macho, cuando un adolescente de 14 años se ahorcó al no soportar que su madre le quitara su celular, al que según sU familia se hizo adicto.

Un tercer caso ocurrió el 12 de septiembre cuando una menor de 12 años sostuvo una discusión con sus padres por el teléfono móvil, lo que provocó que se encerrara en su cuarto y se suicidó. Esto, en la Luz Francisco I. Madero.

Cómo se percatarán los lectores las edades de los adolescentes oscilan entre los 12 a 16 años de edad, cuando se supone no hay problemas para estos chicos, por una adicción todo se les complica.

TELEFONOS MÓVILES, LOS MEJORES DISTRACTORES PARA LOS ACCIDENTES VIALES

La globalización trajo consigo la modernidad y con ello una serie de aparatos de comunicación que vinieron a sustituir a los medios tradicionales como el teléfono fijo, el correo y el telégrafo.

Ahora nadie se imagina su vida sin Internet, redes sociales y sistemas de mensajería con los que cuentan los aparatos tecnológicos, cada vez más sofisticados y al alcance de todos, y aunque algunos no son tan económicos, las facilidades de pago y planes que ofrecen las empresas hacen de este medio un mundo tan competitivo, como si se tratara de oro molido el que ofrecen a sus usuarios.

El celular, la tablet, nextel y computadora, ahora todo trabajo gira en torno a ellos porque hacen la vida más fácil, y cuando son bien utilizados los resultados son positivos, desafortunadamente mucha gente cae en la adicción a la tecnología, principalmente los jóvenes.

Jorge García Pérez, director de la Cruz Roja Mexicana, delegación Córdoba, informó que un caso mensual es atendido en el servicio de urgencia de jóvenes que amenazan suicidarse e ingieren pastillas para “espantar” a sus padres, afortunadamente los casos sólo quedan en el intento y no pasan a mayores.

En la adolescencia los chicos son muy explosivos y si no se hacen las cosas como quieren hacen su berrinche, y tampoco son tontos, por eso sólo amenazan a sus padres de que se suicidarán y toman pastillas que saben no les harán daño, pero no intentan nada agresivo como cortarse las venas o aventarse de las alturas.

La adicción a la tecnología es preocupante, basta con ver cómo los jóvenes van por las calles y no ponen atención a su entorno, ya sea cuando manejan o van como transeúnte, en ambos casos incrementan los factores de riesgo para que ocurra un accidente.

Precisamente por ir distraído por las calles, con la música a todo volumen y llevar los audífonos, ir manejando y hablando por teléfono móvil o mensajeando, o caminar haciendo estas actividades ocurren accidentes viales, en promedio de dos a tres por mes, afortunadamente ninguno mortal.

Peor aún han ocurrido casos de motociclistas accidentados porque mientras conducían hablaban por teléfono móvil o mensajeaban, y controlaban el manubrio con las rodillas.

Los accidentados atendidos por ir distraídos con el celular y la música han sufrido de esguince cervical grado tres, descalabrados, y fracturas, afortunadamente las cosas no han pasado a mayores.

García Pérez comentó que el Reglamento de Tránsito debería aplicarse realmente y prohibir el uso de teléfonos móviles cuando manejan vehículo porque sería la mejor forma de disminuir los accidentes viales.

CON NUEVA LEY DE TRÁNSITO SE ESPERA FRENAR A CONDUCTORES QUE MANEJAN MIENTRAS HABLAN POR MOVIL

En Veracruz, con la propuesta de la nueva Ley de Tránsito, se tiene la esperanza de incidir y frenar que conductores manejen mientras hablan por teléfono móvil, ya que este mal hábito se ubica entre las primeras causas de accidentes, informó Miguel Hamilton Gómez, subdirector de Fomento y Cultura Vial de Transito del Estado.

Hasta el momento no existe un reglamento que prohíba a las personas conducir y hablar al mismo tiempo, y es urgente, ya que por esa causa ocurren muchos accidentes, la mayoría de ellos fatales.

LA ADICCIÓN AL CELULAR ES “SINDROME SE SUPRESIÓN”

Javier García García, director del hospital psiquiátrico “Doctor Víctor Manuel Concha”, explicó que la adicción a los celulares es conocido como “síndrome de supresión” porque si no los tienen sufren de ansiedad y angustia.

La adicción a la tecnología es tal que llegan a depender de ella, incluso, muchas personas plasman en las redes sociales sus sentimientos y fotografías en los llamados “selfies”, ya sean cosas buenas o malas, por esa dependencia que desarrollan.

García García describió como “terrible” esa adicción, y son los padres de familia los que la provocaron en sus hijos, sobre todo cuando estos son niños o adolescentes, porque es cuando más atención necesita y no se las dan por darle prioridad al trabajo u otras actividades.

Hay casos cuando la familia está reunida pero a la vez separada por la tecnología y la comunicación se pierde, porque cada quien está metido en su mundo cibernético, y se pierden de la realidad.

La tecnología cuando es bien utilizada y de forma moderada claro que es buena, porque de ella depende el avance del ser humano, pero todo debe ser con medida, porque en exceso causa adicción.

Así que es necesario rescatar los patrones familiares, los roles antiguos, ser familia otra vez, y los papás son quienes deben poner el ejemplo, y también pedir de forma sutil a los hijos “recortar” esa adicción, porque se puede lograr.

Con la ayuda de terapias indicadas por profesionales se puede lograr se recuperen de su adicción, pero sobre todo los papás deben dedicarles tiempo de calidad y platicar y hacerlos sentir que son parte importante de sus vidas.

 

Valora este artículo
(0 votos)