La gran polémica; Tratados de Córdoba

09 Oct 2015 Adriana Luna Segura
Así se denominó al documento firmado el 24 de agosto de 1821 ésta ciudad entre Juan O´Donojú y Agustín de Iturbide Así se denominó al documento firmado el 24 de agosto de 1821 ésta ciudad entre Juan O´Donojú y Agustín de Iturbide

 La réplica original en el Archivo de la Nación

• Es el acta de nacimiento de la Independencia de México

Córdoba, Ver.- Durante varios años el documento conocido como “Los Tratados de Córdoba” han sido causa de polémica, desde el reconocimiento de la fecha en que se firmaron como festejo nacional hasta el rechazo de legisladores como tal debido a que no se han presentado los argumentos válidos para ello, esto debido a la falta de preparación de quienes han presentado la iniciativa, aunque para los historiadores, Córdoba es cuna de la Independencia de México, aunque el rey de España no aceptó el documento que como tal sí existía.

---------------------- LA HISTORIA ----------------------

Tras once años de lucha, en 1821 los diferentes actores de la sociedad mexicana se encontraban en una situación política, social y económica de desunión y divergencia de intereses. El ejército insurgente se encontraba dividido y diezmado, siendo el reconocimiento de Guerrero al plan de Iguala que suscribió Iturbide, y a éste como Jefe del Ejército Trigarante en febrero de 1821, lo que permitió que insurgentes y realistas dedicaran conjuntamente esfuerzos para independizar a la Nueva España.

Advirtiendo que la lucha podría continuar por varios años más, Agustín de Iturbide optó por llevar a ambos bandos a una reconciliación.

Con el nombre Tratados de Córdoba se denominó al documento firmado el 24 de agosto de 1821 en esta ciudad, , entre Juan O´Donojú y Agustín de Iturbide, máxima autoridad del Ejército Trigarante. Los Tratados de Córdoba tienen su antecedente en el Plan de Iguala elaborado el 24 de febrero de 1821 por Iturbide y con la aprobación de Vicente Guerrero.

Los jefes españoles no aceptaron lo contenido en los Tratados de Córdoba, desconociendo la autoridad de Juan O'Donojú y ocupando militarmente las plazas de México y Veracruz.

Es importante destacar que el rey Fernando VII no reconoció los Tratados de Córdoba hasta 1836.

En los Tratados de Córdoba se desprende el reconocimiento de la Nueva España como el Imperio Mexicano, políticamente independiente. Aún así ,la estructura del Imperio estaría conformada por la corona en posesión de

Fernando VII y/o sus descendientes, un Ejército Imperial fundamentado en las tres garantías inscriptas en el Plan Iguala (religión católica, independencia y unidad), asumiendo su gobierno como monárquico constitucional moderado separando el poder ejecutivo del legislativo.

En la mañana del 14 de septiembre de ese mismo año, Juan O’Donojú reconocía la autoridad de Agustín de Iturbide.

El 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante encabezado por Agustín de Iturbide, entró en la Ciudad de México y al día siguiente fue declarada formalmente instalada la Junta Gubernativa, acto seguido, los integrantes se dirigieron a la Catedral para jurar el Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba.

Después del juramento, Agustín de Iturbide fue elegido como presidente de la Junta para más tarde llevar a cabo la firma del Acta de Independencia del Imperio Mexicano, consumándose la independencia .El día 21 de julio de 1822 se establece el Primer Imperio Mexicano con la coronación de Agustín de Iturbide como emperador.

Los Tratados de Córdoba fueron los primeros acuerdos que llevarían a México a la consecución de su independencia.

Rechazaron en el 2008 la propuesta de instaurar como fecha histórica el 24 de Agosto

Cabe recordar que en el 2008, la Cámara de Senadores desechó una minuta impulsada por legisladores del Partido Acción Nacional, que pretendían instaurar como fecha histórica el 24 de agosto, día en que se firmaron, en 1821, los Tratados de Córdoba, por los que se estableció en México una monarquía constitucional moderada, a cargo de un príncipe de la casa real española.

En este entonces, los perredistas Pablo Gómez y Ricardo Monreal advirtieron que aprobar esa reforma a la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacional era desconocer e incluso falsear la historia, y pusieron en aprietos al panista Juan Bueno Torio, a quien desmintieron todos sus argumentos.

Gómez advirtió que más allá de ser de izquierda o de derecha, México es un país republicano desde 1823 y “no es para andar haciendo homenajes a ideas monárquicas”.

Bueno Torio fue el único panista que argumentó en favor de la minuta, como senador veracruzano, “orgullosamente originario de Córdoba”, sostuvo que recordar esos tratados “es reconocer el acuerdo que permitió que pacíficamente se diera la independencia de México”.

Mediante los Tratados de Córdoba, agregó, “se sofocó la resistencia de las autoridades realistas de la ciudad de México, permitiendo la pacífica y concertada entrega del mando por parte de Juan O’Donojú a las autoridades nacionales, dando paso a la entrada triunfal del Ejército Trigarante el 27 de septiembre de 1821”, aseguró Bueno Torio.

Antes de la intervención del panista, Monreal aludió a la necesidad de que los senadores no olvidaran la historia, pero el senador Pablo Gómez fue más allá y echó abajo cada uno de los argumentos de Bueno Torio.

Explicó que España nunca reconoció los Tratados de Córdoba ni dio facultades plenipotencias al virrey O’Donojú para firmarlos, además de que Agustín de Iturbide nunca fue comandante del ejército insurgente.

Acerca de la afirmación del panista de que O’Donojú entregó el mando de las tropas a los mexicanos, Gómez respondió: “¡Ay don Juan, cómo va a entregar el mando de unas tropas que no tenía”, y demostró el desconocimiento sobre historia del panista, quien se hundió en su escaño.

La minuta fue rechazada con 57 votos en contra y 22 abstenciones; 14

En 1822 también fue rechazada

De acuerdo a los documentos históricos del Archivo Municipal, en sesión de la diputación mexicana, el 17 de enero de 1822, luego que es negada la solicitud que el dictamen de la comisión fuera votado por partes, éste es aprobado en los términos propuestos por la Comisión de Asuntos de Ultramar, con lo que las Cortes rechazan definitivamente los Tratados de Córdoba.

Tratados de Córdoba; acta de nacimiento de la Independencia de México: De la Mora

"Los Tratados de Córdoba son el acta de nacimiento de la Independencia de México, pero también un documento que nos bautizó como mexicanos, y eso no nos lo puede quitar nadie", expuso el doctor Rafael de la Mora, cronista e historiador de Córdoba.

Destacó que dicho documento aquí se hizo  y se aceptó por el representante del Rey; que posteriormente se diga que el Rey de España no lo aceptó, es muy diferente, “pero cabe mencionar que dicho tratado ya existía".

Asimismo, dijo, "debemos recordar que los Tratados de Córdoba fueron una estrategia de Don Agustín de Iturbide, pues no se trata de otra cosa, sino del mismo Plan de Iguala al cual se le modificaron uno de sus artículos: El artículo tercero, en el cual se señala que si el trono no fuera aceptado por el Rey de España, la corte del país nombraría al que le correspondiera el título de Rey o de Emperador".

Refirió que la idea de formar una monarquía siempre estuvo presente y no se conocía otra alternativa, por lo cual se dio la dominación española, que duró 300 años en la nueva España.

La incongruencia de la conmemoración de los hechos históricos en México, no se da sólo con los Tratados de Córdoba, sino también con el Grito de Independencia que se realizó el 15 de septiembre para halagar a Don Porfirio Díaz, ya que era su cumpleaños. Entonces, se decide hacer la festividad del tradicional "Grito" en ese día, cuando en realidad la consumación fue la madrugada del 16 de septiembre.

Réplica original de Los Tratados de Córdoba en el Archivo de la Nación

De acuerdo a historiadores, en el Archivo de la Nación hay una réplica original, porque Iturbide hizo en la imprenta real varias copias idénticas e incluso rescató una firma de Juan O'Donojú que murió 11 días después de la libertad de México.

Entre las copias originales, una fue enviada en España para que Fernando Séptimo le diera el visto bueno y otro se perdió en nuestra historia de políticos.

Edificio de El Zevallos lugar donde se firmó el documento.

Lleno de historia, el edificio del Zevallos es muy importante para la historia de Córdoba, pues ahí fue donde se firmó el documento, aunque no se sabe en cual de los salones, hay una placa alusiva a este hecho histórico. 

Debe seguir pugnándose por que sea elevada a fecha histórica 

De acuerdo a Rafael de la Mora, es necesario que se siga buscando que se instaure la fecha como conmemoración nacional, ya  se logró que sea estatal y ese día la bandera se ubique a toda asta. 

Sin embargo, también explicó que es necesario que los políticos se respalden en propuestas realizadas por historiadores, pues muchas veces los mismos políticos no pueden fundamentar por desconocimiento de los hechos como paso con Juan Bueno Torio. 

Y es recordó que lamentablemente, sólo el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán le dio importancia a Córdoba en esta fecha, actualmente a pesar de tener un mandatario estatal cordobés, no  hay interés de que se conmemore el 24 de agosto como fecha histórica al ser el pre ambulo de la Independencia de México. 

Valora este artículo
(0 votos)