Disfunción eréctil, un problema de salud que ningún varón quiere padecer o que oculta

02 Abr 2014 Yolanda Reyes

Córdoba, Ver.- ¿De qué parte de su cuerpo presume más el varón?, exacto, de su pene, porque lo hace sentir macho, que tiene poder, puede tener a las mujeres que quiera, incluso, es mejor que los demás, y desde luego, cuando su gran “amigo” le falla siente que se hunde en el lodo por no saber qué le pasa.

Pero tarde o temprano todo hombre pasará por este trance amargo, al que desde luego no quieren llegar, porque además cree que es vergonzoso, indicativo de que los mejores años de su vida sexual pasaron. 

Lo indicado es que se informen y se mentalicen porque el cuerpo humano tiene muchos cambios y al entrar a la quinta década de la vida se manifestarán de diferente forma, una de ellas es la disfunción eréctil, el temor de todo varón. 

La disfunción eréctil es un problema de salud pública, que está presente, pero “escondido” al causar vergüenza en quienes lo padecen. Antaño era un problema principalmente en los varones mayores de 50 años de edad, hoy también se presenta en jóvenes al ser el principal indicador de una enfermedad crónica degenerativa como la diabetes y cardiovascular como la hipertensión arterial.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la disfunción eréctil es un problema de salud pública, a nivel mundial hay 152 millones de varones con algún grado de disfunción, pero para el 2020 la cifra llegará a los 220 millones de afectados porque el grueso de la población será longevo.
La disfunción eréctil es un problema de salud que puede terminar en uno social como el divorcio, al causar vergüenza en quien lo padece, y no buscar ayuda profesional.

LAS CAUSAS

Raúl Rodríguez Balmori, cirujano urólogo del Hospital General de Zona Número 8 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), explica: la disfunción eréctil es la incapacidad o incapacidad para mantener un coito, es decir una relación sexual de manera satisfactoria.

  • Las causas son diversas: 
  • Psicológico 
  • Circulatorio 
  • Hormonal 
  • Mixta 

En el 70% de los pacientes, la disfunción es consecuencia de un problema psicológico, pero en el 90% de los casos se pueden conjuntar los tres tipos. 
Se estima que el 52% de los varones entre los 40 y 70 años de edad pueden tener disfunción eréctil en algún grado, ya sea leve, moderado o severo. La edad es un factor importante, a mayor edad puede ser más acentuado este padecimiento. 

La diabetes mellitus e hipertensión arterial, como causa primaria, representan las principales causas para padecer disfunción eréctil. 

Otras causas son los problemas emocionales como el estrés, psicológicos, trastornos neurológicos, por ejemplo, personas que tuvieron un accidente y les afectó los nervios de la columna, el tabaquismo acelera el depósito de placas de colesterol en las arterias que alimentan al pene, y los adictos a algún tipo de droga al afectar principalmente los nervios pudendos. 

LA CONSULTA OBLIGADA AL URÓLOGO

Rodríguez Balmori comentó, un problema de salud puede terminar en uno social, sobre todo si no se entiende bien la patología.
Es común que el varón al no lograr una erección entre en un estado de angustia, impotencia, entonces su organismo empieza a crear un círculo vicioso, comienza a generar mayor adrenalina y ésta provoca que las arterias se cierren y no haya un buen flujo sanguíneo hacia el pene, por consiguiente no logra la erección.
Ahí es cuando siente que no “sirve” como varón, peor si su pareja en lugar de ayudarlo a buscar apoyo profesional, lo juzga o rechaza, entonces pueden llegar hasta el divorcio, por un problema de salud que tiene solución. 

El especialista explicó que hay tratamientos para la disfunción eréctil, previamente se tiene que pedir al paciente un protocolo como perfil hormonal, un ultrasonido peniano para medir los flujos arteriales y tener un parámetro de referencia, una historia clínica (exploración física) sobre qué calidad de vida lleva, si está sometido a estrés, si no descansa bien, si tiene problemas sociales de fondo, etcétera.

Hay tratamientos para cada caso, pero para prescribirlos se tiene que determinar la causa para atacar el problema de raíz.

UN RIESGO DE SALUD AUTOMEDICARSE

En México se venden sin consulta médica los medicamentos para atacar la disfunción eréctil, bajo las fórmulas Sildenafil, Vardenafil y Tadalafil, los cuales aparentemente “resuelven” el problema al instante, pero pueden causar efectos secundarios, incluso la muerte al acelerar el ritmo cardiaco.
Así que lo más recomendable es acudir antes al especialista para que prescriba el medicamento indicado. 

EL ASPECTO SEXUAL, TAN IMPORTANTE QUE SI FALLA LA PAREJA PUEDE DIVORCIARSE 

El aspecto sexual en una pareja es importante y cuando falla el 50% de la relación se quebranta, por eso es primordial buscar ayuda profesional cuando alguien tenga problemas de este tipo.

El hombre le da mucho valor a su virilidad, cuando siente que no funciona como tal, comienza a sentirse menos, empieza a alejarse de su mujer pero no le explica el problema que tiene, mientras ella se imagina que ese alejamiento se debe a otra mujer, creando el fantasma de la infidelidad.

Muchas veces el varón cuando comienza con problemas de erección, prefiere concentrarse en otras actividades como el trabajo y el deporte, y aunque tiene la idea de acudir al médico, por el machismo que impera, no va. 
Nancy Morales Flores, psicóloga y docente, dijo, cuando el hombre tiene problemas con su virilidad lo primero que pierde es su autoestima. 

Hay hombres que sólo tienen la disfunción con su esposa, cuando ocurre este tipo de casos se habla de un problema psicológico, seguro porque algo ocurrió y tiene solución, sólo es cuestión de hablarlo y pedir ayuda profesional. 

Hay casos cuando los hombres enmascaran el problema al darse aires de tener más mujeres, con todas pueden, el que las trae muertas, cuando en realidad es todo lo contrario y utilizan este tipo de actitudes para no demostrar su incapacidad para tener una relación sexual. Morales Flores lamentó la falta de cultura de los varones para pedir ayuda profesional cuando tienen un problema de salud, incluso, la mayoría de las veces es la mujer la que pide asesoría médica por su marido.

Ejemplifica: de cada 10 parejas que tienen problemas de tipo sexual sólo uno o dos acuden a consulta profesional, el resto prefiere enfrentarlo solo, desafortunadamente la mayoría de las veces terminan mal.

La psicóloga resaltó el hecho de la comunicación entre la pareja, entre ambos es más fácil encontrar una solución, sobre todo porque el varón sentirá confianza al tener quien lo apoye.

En el plano psicológico hay ejercicios para estimular la relación, de relajación, y muchos otros que dan resultado, pero es necesario que acudan para encontrar el problema a fondo.

MORIR FELICES EN EL INTENTO

Aunque está prohibido tomar medicamentos para atacar la disfunción eréctil, la realidad es que muchos varones hacen caso omiso y los compran en las farmacias porque se venden sin receta médica.

No obstante, ingerir medicamentos que sirven para la disfunción eréctil cuya fórmula está integrada por: sildenafil, tadalafil y vardenafil, puede resolver el problema al instante, pero causar reacciones adversas, incluso mortales, al afectar directamente el ritmo del corazón. 

Fernando Tress Aíza, encargado de conocida farmacia de Córdoba, explicó que hasta hace cinco años eran los varones entre 50 a 80 años de edad quienes más compraban la pastilla azul del viagra, pero en los últimos dos años ya lo hacen los jóvenes, quizás porque quieren vivir emociones fuertes. 

El desplazamiento de medicamentos es grande en el sector farmacéutico, y ya no sólo los compran los varones, también las mujeres que quieren darle un “empujoncito” a sus parejas. 

En México sólo son tres medicamentos autorizados para la disfunción eréctil, y se venden en presentación de patente y genéricos intercambiables.

La presentación varía, desde una a cuatro pastillas, de 50 a 100 miligramos, cada caja trae instructivo, aunque es cierto que la mayoría de los varones que acostumbran tomarlas es por recomendación de un amigo. 

Los efectos puede durar hasta 72 horas, mientras más alta sea la concentración, pero también son mayores los riesgos, explicó Fernando Tress.
Los precios varían, hay desde la caja con una tableta de $60 por ser genérico hasta el original de $862, aunque trae cuatro pastillas. 
Tress Aíza recomendó a los varones que tienen problemas sexuales acudan primero al médico y les prescriba el tratamiento adecuado, porque la automedicación no es recomendable y en ocasiones puede ser mortal.

 

Valora este artículo
(0 votos)