Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Fotógrafo y activista denuncia agresión de policías en Orizaba

*Ayuntamiento y Director de Gobernación niegan abuso de autoridad
*Diócesis de Orizaba se deslinda de Oliver Coronado 
*Colectivo de Desaparecidos externan apoyo a activista 
*CEAPP pide llegar a últimas consecuencias 
Manuela V. Carmona
Orizaba, Ver.- El integrante de del Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba AC, Oliver Coronado Paz denunció públicamente que la semana pasada, fue víctima de actos intimidatorios, detención arbitraria, desaparición forzada, amenazas y tortura psicológica por parte de elementos de la policía municipal de Orizaba, Veracruz.
El también fotógrafo y catedrático de la Universidad Veracruzana explicó que el pasado martes 3 de julio, alrededor de las 11:40 en la calle oriente 6 entre sur 13 y 15 de Orizaba, mientras esperaba el autobús que lo conduciría a la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información de Ixtaczoquitlán, realizó unas gráficas y fue abordado por un oficial de policía que lo cuestionó sobre su procedencia, sobre su oficio y por qué había tomado esas fotos.
“Respondí a cada interrogante resaltando mi labor como catedrático de la UV y mi labor como periodista independiente. Sin estar obligado a identificarme o mostrar las fotografías, lo hice para demostrar al oficial que tenía voluntad de cooperar y no estaba realizando nada malo; además de sustentar lo anterior en los artículos 6° y 7° constitucional y 19° de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Creí ahí había concluido ese incidente”.
Agrego que posterior a esta situación el día 5 de julio, una vez más en la parada de autobuses en la misma dirección cerca de las 11:40 horas, arribó la patrulla  PA-35 con tres oficiales a bordo; dos de ellos portando armas largas y el tercero con una pistola en el cinturón, ingresaron por unos minutos al gimnasio ubicado en ese lugar, y al salir se dirigieron hacia él y lo interrogaron.
“Antes de ser abordado, alcancé a informarle que los oficiales se dirigían hacia a mí. Los elementos de seguridad creyeron que yo estaba grabando audio, cuando vieron la pantalla encendida. Alterados me dijeron que no los amedrentaba con la grabación de los hechos; pero al explicarles que estaba recibiendo una llamaba me gritaron: “¡No contestes, no puedes contestar!” y amenazaron diciendo: “Guarda el teléfono porque si no, ahora sí te voy a remitir y te voy a poner el dispositivo”. Ya con miedo y como medida de seguridad, contesté y expliqué rápidamente a mi pareja lo que sucedía y quienes eran los que me habían abordado y colgué porque la amenaza de ser detenido y ponerme “el dispositivo” no cesaba”.
Expuso que tras ser llevado a la Inspección de Policía en calidad de “presentado” a pesar de no haber cometido delito alguno. “Alrededor de 12:05 me introdujeron a la comandancia de policía ubicada en el sitio conocido como Tugrablock, sin que existiera algún procedimiento oficial, sino hasta 12:55 cuando me hicieron firmar un documento que tenía marcada tal hora como mi hora de ingreso y presentación
Debido a esta situación solicitó a las autoridades competentes a garantizar una investigación pronta, diligente e imparcial, que conduzca a obtener la justicia.  “Ante la gravedad de este terrible acontecimiento y debido a que temo por la integridad física, moral y psicológica de mi persona, de mi novia y familia, así como de mis allegados con quienes trabajo en la región el tema de Derechos Humanos, y por supuesto de Araceli Salcedo Jiménez, acudí a la Fiscalía correspondiente a levantar la denuncia pertinente. En dicha denuncia quedó asentado que responsabilizo al señor Juan Ramón Herebia, director de Gobernación de Orizaba, por cualquier cosa que me pueda suceder a mí y las personas que acabo de mencionar; así como nuestras pertenencias”.
Desmiente Director de Gobernación supuestas amenazas
Por su parte el director de Gobernación del Ayuntamiento de Orizaba Juan Ramón Herebia Hernández desmintió la versión de la supuesta detención de un activista y empleado de confianza de la Universidad Veracruzana.
Herebia lamentó que el supuesto periodista se haya conducido de esa manera, pues jamás se le amenazó y sólo se le pidió que se identificara como reportero y el medio en que labora. Por lo que tras conocer que labora en un portal, se consultó la plataforma y se confirmó que la última vez que escribió un artículo fue el 22 de febrero que refiere sobre una conferencia del uso de las redes sociales.
Agregó  que a Coronado Paz se le invitó a la Inspección de Policía para aclarar la situación, pues los encargados de los negocios que se ubican ahí, reportaron la presencia de un hombre barbudo con lentes que estaba tomando fotografías a las fachadas de los establecimientos como son un gimnasio, una farmacia y hasta del Hospital.
“Jamás se le detuvo, nunca se le intimidó. Le pedí se acreditara como reportero o periodista y no mostró ninguna identificación. Solo nombró a dos personas que lo conocían, pero eso no te hace ser reportero. No cometió ningún delito y no se le privó de su libertad como asegura. Las personas que él contactó una de ellas refirió que lo conoce pero como activista y no como periodista, La persona ingresó a la comandancia las 12: 50 y su salida fue registrada a las 13:11; no pagó multa ni tampoco estuvo preso. Su presencia en la Inspección fue para exponer la razón de haber realizado tomas fotográficas en esa zona”.
CEAPP se pronuncia en caso de Oliver
El secretario técnico de la Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas (CEAPP) Jorge Morales Vázquez dijo que en el caso del periodista independiente Oliver Coronado Paz “hay muchos elementos para poder accionar una acción (sic) contundente. Me parece que ellos tienen el respaldo de más organizaciones y eso ayuda mucho porque luego los periodistas se sienten solos y en este caso en el de Oliver veo que tiene más cobijo de la sociedad civil”.
Dijo que este caso podría servir de precedente para evitar futuras agresiones de la policía municipal de Orizaba, “Creo que se debe llevar hasta las últimas consecuencias y creo que además que se tiene que sentar un precedente porque sabemos que ya hay muchas quejas contra la policía y contra la autoridad local en cuanto a la seguridad particularmente, creo que hay una buena particularidad, lo veo de esta forma para poder sentar un precedente en el caso de Orizaba”.
Diócesis de Orizaba se deslinda de activista
Luego de que la Diócesis de Saltillo emitiera  un comunicado donde se pide solidaridad hacia Oliver Coronado Paz quien supuestamente fue detenido por la Policía Municipal de Orizaba el pasado 5 de julio. La Pastoral de la Comunicación de la Diócesis de Orizaba, dio a conocer a través de un comunicado de prensa que no existe ninguna relación con el activista.
“Respecto a la información y notas que circulan en algunas redes sociales en las que se relaciona al C.
Oliver Coronado Paz con la Diócesis de Orizaba, hacemos de su conocimiento que no guarda actualmente ninguna relación laboral ni institucional con esta diócesis”. Firmo la oficina de Comunicación Social de la Diócesis de Orizaba
Justifica Ayuntamiento proceder de policía municipal
Mientras tanto el Ayuntamiento de Orizaba, a través de un comunicado expuso que el principal objetivo de la Policía Municipal es la prevención de delitos en esta ciudad, por lo que tras la solicitud de los comerciantes  de esta zona sobre la presencia de una persona que llevaba días tomando fotografías, fue que se le solicitó al ciudadano identificarse
en ese sentido fue que se solicitud a coronado paz identificarse y acreditarse como periodista esto en respuesta a una petición de los comerciantes de la Oriente 6 pues Coronado tenía tres días consecutivos fotografiando a los negocios y a las personas en el interior de ellos sin justificar que es acción tenga que ver con su supuesto quehacer periodístico Corona seguro se reportero del diario El Buen Tono lo que resultó ser una mentira en efecto Nadie puede ser detenido ni molestado por tomar fotografías pero subrayamos se acoja a petición de los comerciantes Inquietos por la itud y prepotencia de Coronado quién alega artículos constitucionales y Derechos Humanos que le asisten sin importar estar por encima de los derechos de los demás Coronado pa
Señalaron que los supuestos actos intimidatorios, tortura y amenazas de muerte de que acusa fue víctima, son una acusación sin fundamento legal basado únicamente en una apreciación personal. “La presencia de los diputados local y electo del partido Morena Rogelio Rodríguez y Nahúm  Álvarez, así como de otros integrantes de esta agrupación durante la rueda de prensa de Coronado Paz muestran con claridad que este acto tiene un sesgo político”.
Exige Colectivo de Desaparecidos Orizaba-Córdoba
De igual manera la integrante del Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, Aracely Salcedo, exigió al alcalde la contratación de personal honesto y confiable para brindar protección a los ciudadanos y no para la intimidación o acecho de los pobladores.
“Deseamos expresar nuestro enérgico rechazo y repudio a los actos de prepotencia, abuso de autoridad, privación de la libertad y amenazas de muerte de las que fue objeto en nuestro compañero y colaborador Oliver Coronado paz por parte de elementos de la Policía Municipal de Orizaba y del director de Gobernación de Orizaba reconociendo que son una falta gravísima a sus derechos. Asimismo quiero expresar la preocupación de todo el colectivo y la mía propia surgida a raíz del mensaje intimidatorio que el señor Juan Ramón Herebia manda una servidora Araceli Salcedo Jiménez,  en la persona de Oliver mientras lo tuvo retenido contra su voluntad durante la serie de amenazas que le lanzó. El cómo servidor público en el momento que me llegue a citar legalmente acudiré y no necesita enviar un mensaje con nadie. Demandamos finalmente a la primera autoridad municipal garantiza que los recursos tecnológicos de seguridad en los que el ayuntamiento de Orizaba ha intervenido el dinero de los orizabeños sean administrados por personal honesto y confiable para brindar protección a los ciudadanos y no para la intimidación de los pobladores ni para acechar a defensores de Derechos Humanos”.