¿A que le tiran los candidatos a estas alturas?

Después de unos días de precampañas, a nivel nacional con Meade, Anaya y AMLO, y a nivel estatal con Pepe, Miguel y Cuitláhuac el panorama muestra perspectivas inesperadas, y que pueden cambiar acorde a los resultados y decisiones a nivel nacional, pero hoy las cosas se ven extrañas por decir lo menos.

 

En principio es indudable que tanto AMLO a nivel nacional como AMLO a  nivel estatal gozan de una enorme simpatía y base popular, lo que le otorga de entrada una buena ventaja a Cuitláhuac en su aspiración por gobernar Veracruz.   Aparentemente una vez terminadas las pre-campañas, ambos arrancarán como punteros.

 

La lucha por arrancar en segundo lugar se vuelve encarnizada, pues es sabido que la contra campaña contra Morena ha dado resultados los dos sexenios anteriores y es posible que esta vez también tenga los mismos resultados positivos, así que quien arranque en segundo lugar cuando sean tiempos de campaña es seguro que podrá aspirar al voto útil del contrario, así el PRI y el PAN se convierten en aliados involuntarios en contra de AMLO.

 

En Veracruz es notorio que la percepción de los ciudadanos indica que al día de hoy el segundo en la contienda es Miguel Ángel, ya sea por llamarse igual que su padre que hoy gobierna, o porque inició con mucha anticipación su campaña política por la gubernatura, o por la simple percepción de que teniendo el presupuesto del estado y el de Veracruz y Boca del Río a su disposición (cuando menos y sin contar los presupuestos de los muchos municipios gobernados por Acción Nacional en Veracruz) resulta más probable su posible triunfo o cuando menos una posición holgada en la contienda.

 

Se ha soltado un rumor muy conveniente para el gobierno del estado y muy  útil y a los planes de la familia Yunes Linares-Márquez, que es el de que el presidente Peña acordó con el actual gobernador dejar que herede el estado, a cambio de frenar las aspiraciones de Morena.  Según los rumores, los cálculos de presidencia de la república indican que si se logra frenar a Morena en los principales estados del país conforme al número de votantes, entonces puede ganar el PRI la presidencia de la República.   El asunto es sencillo.  En la ciudad de México el PRD y un buen trabajo del candidato del PRI pueden equilibrar la votación para que Morena no arrase y eso le resta en la suma de votos.  En el caso del estado de México, la opción es quedar con una votación igual entre el PRI y Morena.   En Jalisco movimiento ciudadano tendrá más votos que Morena.  En Nuevo León, el Pri y el PAN irán a tercios con Morena, lo cual elimina cualquier ventaja para el nuevo partido, y en Veracruz el compromiso del gobernador debiera ser que su hijo gane con escaso margen por encima del PRI dejando a Morena en un tercer lugar.    Si este escenario se cumple, Morena no tendría votos suficientes para ganar la elección y siempre según los rumores, Miguel Ángel Yunes habrá vendido caro su apoyo, solicitando el estado para su hijo, de manera similar a Moreno Valle que garantiza el triunfo del PAN y no de Morena en la elección a cambio de que su esposa herede la gubernatura.

 

A nivel estado de Veracruz la percepción de que este plan es más que un rumor se refuerza  debido ciertas señales que han llamado la atención a los diversos analistas, las cuales detallo a continuación:   Los delegados federales que normalmente operarían a favor del candidato del PRI no son los idóneos para este fin, y no son afines a Pepe.   Nueva Alianza aunque va aliado al PRI en otros estados, en Veracruz tendrá candidatos de manera independiente.   Aunque el PRI y el Verde  van juntos rumbo a la gubernatura, en las diputaciones van separados, haciendo muy difícil el triunfo de sus candidatos, a favor de los candidatos de Acción Nacional, que así tendría en el congreso del estado una legislatura afín al próximo gobernador, y además tendrían mucho peso en las negociaciones con el nuevo presidente de la República al tener una presencia significativa en el congreso de la unión.  La presencia en medios de comunicación y redes sociales del candidato del PRI es mucho menor que la del candidato del PAN, aunque muy superior de la del candidato de Morena, pues ya sabemos que en ese partido todo gira alrededor de la figura de su fundador, la cual si es muy explotada.     Otro aspecto a notar, es que el gobernador del estado, invariablemente se involucra en discusiones mediáticas con Andrés Manuel, cada vez que éste visita el estado, lo cual resulta extraño, pues mientras uno es gobernador en funciones, el otro es un simple ciudadano en busca de una candidatura… De alguna manera, no están en la  misma liga…  aunque en cuanto  a posicionamiento y como figura política AMLO esté en primera división mientras Miguel Ángel es de segunda división.

 

La propia debilidad de la estructura electoral de Morena, la costumbre de venderse de parte de algunos de los representantes de casilla, la probable imposibilidad de cubrir todas las casillas rurales para la defensa del voto, los problemas internos exacerbados desde fuera, una vez que resulten algunos como candidatos y otros se queden con sus aspiraciones nada más, todo ello, hace pensar que la labor de un viejo lobo de mar en cuestiones electorales como lo es el gobernador se vuelve más sencilla, sobre todo cuando se tiene el mando de la fuerza pública y los recursos del estado.

 

No debemos olvidar, que quienes sostienen esta teoría del acuerdo por Veracruz, recalcan una y otra vez, que el escándalo de Eva Cadena, (hoy absuelta de cualquier delito) estalló exactamente cuando convenía a la campaña del estado de México, fortaleciendo la especie en contra de la candidata de Morena para la gubernatura.   Siempre acorde a quienes defienden esta idea, ese efecto convenció al presidente Peña de que la gubernatura del estado de México se le debe al gobernador de Veracruz, y por ello y su promesa de lograr disminuir a Morena en la elección de este año,  se acordó dejarle Veracruz a la familia gobernante.

 

Quien esto escribe no tiene dudas de que si Meade es presidente, el gobernador que le conviene a Veracruz es Pepe Yunes, quien ha destacado por su ética de trabajo a lo largo de los puestos que ha ocupado.   Nada mejor que tener un gobernador que durante todo su mandato, pueda llegar a hablar de tú con el presidente para llevar a cabo el desarrollo de Veracruz acorde a sus proyecto y que colaborará hombro con hombro con la federación. Sin embargo, a la fecha su equipo de trabajo no ha demostrado profesionalismo para transmitir ni la imagen ni las ideas de su candidato así como tampoco han sabido apoyar la candidatura de Meade.   De seguir así las cosas, parece que los rumores se convertirán en realidad, haya o no haya existido el supuesto pacto de los pinos entre Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Yunes Linares.   Habrá que esperar a que avancen los tiempos para ver el rumbo que toma esta elección.

 

¡Ah!  El votante, se considera manipulable y en muchos casos comprable, por eso no juega en la ecuación.   La ingeniería electoral actual permite no sólo conocer dónde se ganará y dónde se perderá una elección, sino también que fibras tocar en los probables votantes para cambiar el sentido del voto.  Eso sin contar con la compra del voto, la intimidación, el bloqueo a simpatizantes y representantes generales, la compra de representantes y sobre todo el acarreo a las urnas, con el fin de que gane quien tiene el conocimiento y el dinero para ejercer lo que la mencionada ingeniería establezca como estrategias para que gane el que se desea que gane.

 

www.josecobian.blogspot.mx     elbaldondecobian@gmail.com      @jmcmex

 

Don`t copy text!