Las razones para no votar por Morena

Cuando veo a alguien presumir que no va a votar por Morena, e insiste en votar por los mismos de siempre, trato de entender sus razones, las cuáles son muy válidas, pues hará uso de su voto.  Vamos a tratar de entenderlos:

 

Algunos votan por conveniencia propia tal como se ha comentado en un artículo anterior de este tundeteclas.   Otros más caen en el engaño de la falsa publicidad del miedo que trata de equiparar al futuro gobierno de Andrés Manuel con el actual estado fallido de Venezuela, esos son ignorantes que se dejan manipular una vez más por la propaganda oficial.    Hay un tercer grupo, el más interesante, el grupo que no quiere un cambio en la vida del país porque está contento con:

 

  1. La política de pérdida de poder adquisitivo del salario, que hoy compra menos del 30% de lo que compraba en 1980. Año con año se ha reducido a propósito el poder de compra de los salarios.   Eso agrada a algunos y quieren seguir así.
  2. 40 años perdidos de combate a la pobreza. El porcentaje de pobres casi no ha variado, lo cual muestra el fracaso de las políticas económicas.
  3. No importa que haya tanta inseguridad. Tal parece que están contentos con los muertos y los heridos, los asaltos y los secuestros.  Por eso quieren continuar por el mismo camino del fracaso de los últimos doce años.
  4. No importa que asalten trenes o que asalten autos, autobuses y camiones de carga en la vía económica más importante del país. Eso lo ven normal, como normal es que la autoridad no haga absolutamente nada para remediarlo.
  5. Se ha reducido la actividad económica en todo Veracruz y en medio México debido a la inseguridad. Ni siquiera porque les afecta en sus bolsillos quieren un cambio.
  6. Las privatizaciones han beneficiado únicamente a los grandes hombres de negocios, esos que dirigen la política económica de México y le dan instrucciones al presidente en turno. A pesar del daño a la nación, hay muchos medianos empresarios, que se siente parte de la élite sin serlo, y por eso mismo no quieren ningún cambio.   Son los wannabees, quieren ser como los de arriba y por eso los defienden, aunque de arriba ni los volteen a ver, salvo cuando  requieren de la firma de su cámara de industria o comercio de pueblo, para atacar a un candidato.
  7. Los que no quieren un cambio, se sienten felices con los sistemas de salud mexicanos, principalmente porque no los utilizan, y no tienen idea del viacrucis diario de pacientes y médicos ante la escases de medicinas, instrumental, equipo y hasta camas en los hospitales y quirófanos. No hay la mínima solidaridad con los que menos tienen.
  8. Esos que no quieren un cambio, compran sus productos en las cadenas de supermercados, que poseen esos mismos señores que se han beneficiado de convertir al país en su negocio personal. Nada saben de las carencias del campesino, del jornalero que vive con cien pesos diarios.  Ni les importan, por eso no sólo no quieren un cambio sino que hasta le temen.
  9. Los que no quieren un cambio son machistas sin saberlo, por eso desconocen que la mujer que trabaja gana menos que el hombre en puesto igual, que ellas sufren el acoso y la violencia, y que México es un país con un elevado número de feminicidios. Eso no lo ven desde su comodidad.  Por eso no quieren un cambio.
  10. Esos que no quieren el cambio, piensan que los miles de millones de pesos de apoyos al campo, llegan a los campesinos. Desconocen que entre las burocracias de SAGARPA, SEDESOL, y el resto, junto con los líderes campesinos se quedan con la mayoría de ese dinero.  No saben que de cada peso en programas para el campo, sólo llega a manos del campesino el 7%, es decir siete centavos. Y como no saben, no les interesa un cambio.
  11. Hay muchos mexicanos que creen que la lucha contra la corrupción está perdida. O peor aún, se siente más cómodos en un país corrupto. Por eso no les interesa que miles de millones de pesos se pierdan por corrupción, que miles de vidas se pierdan por corrupción, que millones de mexicanos tengan un nivel de vida inferior al que pueden alcanzar, debido a la corrupción.   Como están muy cómodos con la corrupción no quieren ningún cambio.  Es más, niegan que exista la corrupción en aquéllos candidatos y partidos que apoyan.
  12. Esos que se espantan cuando alguien habla de legalizar el cultivo de amapola en Guerrero para vender sus derivados en el mercado mundial de manera legal, son los mismos que se molestan cuando los campesinos literalmente muertos de hambre, protestan bloqueando alguna carretera. Para el que va en auto, es muy cómodo molestarse porque le violentan su libertad de tránsito, sin pensar que es mucho más violento que en un país como México exista gente que muere de hambre el día de hoy.
  13. Esos que se espantan cuando alguien les dice que otorgará amnistía a esos mismos campesinos que cultivan amapola, una vez que les oriente y apoye para realizar otros cultivos que les otorguen un ingreso similar a los seis mil pesos al mes que hoy reciben por cultivar amapola, son los mismos que piensan que debería de llenarse cada cárcel por aquéllos que delinquen, aunque lo hagan por necesidad o por sobrevivencia. Recordemos que si no cultivan la amapola para las bandas de narcos, éstos acaban con la vida del campesino y de toda su familia.
  14. No votan por un cambio, quienes observan que la autoridad no existe, ni en las calles, ni en las carreteras, ni en las vías férreas, dónde cualquiera puede ser asaltado y vejado. A sabiendas de que ejército, marina, policía federal, policía estatal y policía municipal fingen realizar sus labores de seguridad, cuando los resultados hablan por sí mismos y demuestran que o no hacen su trabajo o están coludidos con los criminales para perjudicar a los ciudadanos.

 

Podría llenar hojas y hojas explicando por que razón no buscan el cambio. Quizá la más importante es que están ciegos o no aman a México.

 

www.josecobian.blogspot.mx        elbaldondecobian@gmail.com        @jmcmex

 

 

Don`t copy text!