Heredará MYL poder a su hijo.

*Panamá Paper: as bajo la manga.

*Tips…tips…tips.

Fidel Pérez/dpoderapoder.mx

Veracruz, Ver., 14 de enero de 2018.- ¡No se hagan bolas, carajos! El próximo gobernador de Veracruz, será Miguel Ángel Yunes Márquez.

¡Eso que ni que!

¡Doble contra sencillo!

Razones hay varias.

1.- Su papi es el gobernador.

a).- Tiene a la mayoría de diputados locales a modo.

b).- Ya “maiceó” e impuso a la mayoría de magistrados en el Poder Judicial.

c).- Logró un organismo electoral “tapetero”, de alfombra, que no se atreve a levantar, si quiera, el índice para tener la autonomía e independencia necesarias para generar unas elecciones con asepsia.

Y, así, pues es facilito adjudicarse la gubernatura o cualquier otro cargo electoral.

Ah, pero eso sí, no será fácil.

Me explico.

Yunes Márquez, o sea el hijo del mesiánico gobernador,  tiene también; como paradoja, a su propio padre como adversario.

Hasta hoy, un año un mes con el cargo de gobernador, Miguel  Ángel Yunes  Linares logró ya dar obesidad a la irritación social entre los veracruzanos, por su ineficiente e inepta forma de gobernar.

Se embolsó el cambio prometido y, además, a sus seis meses de pacificación y tranquilidad para Veracruz ya le pasó la noche.

¡Nada, absolutamente, nada ha hecho por los veracruzanos!

Pero, eso sí: ya impuso bajo artimañas electoreras a su segundo hijo como alcalde del puerto de Veracruz: Fernando Yunes Márquez.

Y, por si fuera poco, está fabricando, también bajo artimañas electoreras, la gubernatura a su primogénito: Miguel Ángel.

¡Pero, mire usted!

Lo que no ha tomado en cuenta este prepotente y monárquico gobernador es que tiene dos obstáculos, cuando menos: Su amigo Miguel Ángel Osorio Chong ya no está en Gobernación, a quien se le atribuye haber contribuido en la adjudicación de la gubernatura para  Miguel Ángel Yunes Linares.

Y otra cosita más, pero mucho más espinosa.

Le tienen bajo la manga un as harto delicado: el caso Panama Papers, a donde está embarrado su tercer hijo Omarcito.

Y es, precisamente, este tema el que servirá como grillete para evitarle esa sonrisa socarrona –tipo Duende Verde, adversario del Hombre Araña-, que aflora en el gobernador cuando responde prepotentemente a un periodista que le lanza preguntas incómodas.

Y es que en la lista de empresarios, deportistas y hasta anarcos del caso Papama Papers aparece Omar.

Según la revista Proceso, Omar Yunes Márquez inició el proceso de creación de un fideicomiso en Nueva Zelanda.

En el mismo, estarían como beneficiarios él y su esposa Ángela Ruiz.

A Yunes Linares se le atribuyen varias residencias en la exclusiva zona residencial de Polanco, en la Ciudad de México.

Tips…tips…tips

¿Recuerda usted a Miguel Garrido, aquel eficiente operador que salió del PRI por una patraña orquestada por Ramón Poo? Pues ya logró conformar un excelente trío con Carlos Uscanga, ex candidato del Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Veracruz, y a Pepe Lazo, otrora colaborador también eficiente del diputado panista Francisco Gutiérrez de Velasco, que tejió fino y fue el artífice en el triunfo del hoy legislador pues ostenta nada más y nada menos que la no despreciable cantidad de 15 años apoyando a gente necesitada de diversas colonias de la conurbación. Lazo tiene toda una red de votantes efectivos en varios sectores sociales no solo por sus conectes en ese ámbito sino también en el empresarial porque es un empresario exitoso, pero si usted me corretea tantito también en el deportivo, en el femenil y el de la juventud. No los pierda usted de vista… Las giras intensas que Pepe Yunes, precandidato del PRI a la gubernatura veracruzana, realiza por la conurbación y otras partes del estado, se han visto robustecidas por una dama en toda la extensión de la palabra: Fabiola Balmori Durazo, ex funcionaria porteña y quien es una de las barajas más potentes en el tricolor a una curul federal. Esa sanidad en la que se mueve Pepe le hace bien porque Faby no solo no ha sido embarrada en casos de corrupción sino que no tiene antecedentes penales y menos, pero mucho menos, es prepotente. Todo lo contrario, es la sencillez y benevolencia andando. Hasta pronto.

zvr