La ignorancia por delante

Se me dijo, esta es una enfermedad  incurable, es de por vida, cruel y es contagiosa, por supuesto, que no entendí, ni les hice caso, es, me señalaron, una enfermedad mental, física porque el cuerpo pide, exige alcohol y sustancias toxicas y es mental, por el pensamiento obsesivo de la auto destrucción, la negación y la conmiseración, tu enfermedad, me informaron, es desbastadora, te va a robar familia, trabajo, salud, tiempo, dignidad y tampoco quise hacerles caso, tuve que volverme loco, tuve que tocar fondos severos, crudos  y prácticamente perderlo todo, muerto en vida, atrapado sin salida fue el resultado de todo ese exceso de alcohol y drogas, de todas esas conductas toxicas comandados por mi soberbia, llegue a un centro de rehabilitación, un anexo, pesando menos de 50 kilos, flaco, ojeroso y sin ilusiones como dice la canción y la otra también.- Fui de todo  y sin medida.- Llegue hundido en depresión, dañado profundamente de mis huesos por la cocaína, con los estragos amargos y dolores de cabeza por la morfina sintética que me inyectaba mañana tarde y noche, por supuesto con pérdidas económicas, morales y de imagen, habiendo dañado cobardemente a mis seres queridos, todo lo que me dijeron esos tres Alcohólicos Anónimos que fueron a mi casa, se cumplió como si fueran voces de profeta, en las garras de La Saliva del Diablo, de esta enfermedad que no le deseo a nadie, ni a mi peor enemigo, primero porque no tengo y segundo, porque  la enfermedad es una maldición.

 

Un borracho como yo, es sordo, mudo, ciego y soberbio

Cuando tengo la oportunidad de visitar las escuelas, tarea que disfruto a lo grande, les describo a los niños y jóvenes, lo que es una bola de cristal, hablando de mí,  narro de mis antecedentes genéticos, de esa sangre alcohólica y neurótica, luego, les platico, como empecé a fumar, buscando sentirme grande y a los 13 años, yo ya cargaba mi cajetilla de cigarros, comencé a beber cerveza a los doce y experimente mis primeras borracheras desde muy niño, primero, como diversión, como sentirme superior, diferente, más grande, también por gusto, ese gusto a la sensación y al placer, pero no me di cuenta de que manera el alcohol se fue posesionando de mi cuerpo, de mi interior, no me di cuenta, como el abuso en mi manera de fumar, acrecentó mis niveles de ansiedad y mi carrera alcohólica fue progresiva de una manera acelerada e impresionante.- La cerveza es una droga.- Todo lo que entra a tu cuerpo y transforma tu Sistema Central Nervioso, altera tus emociones, se llama droga, luego, los invito a levantar la mano y es increíble ver las pocas manos que no se alzan cuando les pregunto.- Quien conoce a una persona que consuma de una o dos caguamas al día.- Muchos niños lloran cuando me escuchan, se espejean, viven en el infierno en un hogar disfuncional, ven a un padre alcohólico y repiten los nefastos patrones de conducta, yo no tuve ese ejemplo, mi padre fue un hombre ejemplar, muy trabajador, creativo, apegado a la familia, no fue como yo que me quedaba dormido todos los domingos, él nos llevaba a infinidad de lados a convivir en familia sanamente.

Cortados con la misma tijera

Los enfermos emocionales, son los deprimidos, los obsesivos, los adictos a la pereza y la apatía, los  distantes con pésima comunicación, claro, los neuróticos, los fármacos dependientes, si, los marihuanos, cocainómanos, heroinómanos y cristaleros entre otros, lo son enfermos emocionales los adictos a la masturbación y al sexo, también los ludópatas, los vigorexicos, los bulímicos, los anoréxicos, los mentirosos, los que se meten en lo que no les importa, los lengua de hacha levanta falsos, ahora, los adictos a los aparatos electrónicos, al Facebook, a las redes sociales, a la computadora, a las maquinitas de video juegos,  a los inhalantes, a los hongos alucigenos, a los ácidos, al alcohol, adictos, al sufrimiento, codependientes,  obesos adictos a los atascamientos de comida, en fin, adictos todos, tenemos algunas características en común, primero, la ansiedad altísima, ligada a la compulsión, también le dependencia de la adrenalina que provocan las sustancias toxicas y las conductas toxicas, otro punto, es la negación, nadie acepta que es hipócrita, falso, no reconocen que son desequilibrados emocionales, no ven sus defectos de carácter y sus patrones de conducta, la mayoría de las manifestaciones de las enfermedades emocionales, se hace a escondidas, en secreto, pero el sello de distinción, es el ego., soy un ególatra fuera de serie.

 

La cascada de los egos

Cuando me emborracho, sin importarme nada, sin preocuparme por mi familia, por mi bienestar, soy ególatra, como lo soy cuando me deprimo y me guardo tres o cinco días en mi recamara, refugiando en las cobijas, igual, cuando me paso horas enteras en internet o más de 6 horas en el gimnasio. Cuando estoy adentro de una adicción, cualquiera que sea, me dominan mis egos, solo pienso en mí y en nadie más. Un maniaco depresivo, no sale de su círculo obsesivo, de su esquema de conmiseración, pretende vivir y ser el centro de atracción, el círculo del universo,  lo dominan sus egos y por eso todas las enfermedades son difíciles de rehabilitarse debido  a la soberbia y a los egos, cuando he dejado de pensar en mí, mi vida diaria cobro sentido. Un borracho mediocre que tiene en jaque a su familia, que es cobarde porque no acepta su realidad, que su auto estima esta por los suelos, que no quiere salir del hoy y da lástima, que ya destruyo su vida y la de sus seres queridos, se encuentra encarcelado por sus egos, toda su vida ha sido pensar solo en él y le importa un comino dar un pésimo ejemplo a sus hijos, no tiene sentimientos hacia su familia, le importa un comino ser el don nadie, el borracho de la familia, al fin y al cabo, es él y siempre habrá de pensar en él.

 

Parejas disparejas

En una relación toxica, infectada, dañada, llena de resentimientos, odios, sed de venganza, sin olvidar, la manipulación, el control, el autoritarismo, el hembrismo como el machismo, la neurosis extrema, habrá pues, una guerra de egos, una mar de pérdidas y una vida frustrada y triste, porque no nos preocupamos por atender a la pareja, por dar, por servir, me preocupan mas, mis apegos, defender mi manera de pensar, mi razón aunque no la tenga, hare una guerra sin cuartel, por rutina, peleare por todo y por nada, exigiré lo que no doy, atenciones, respeto, consideraciones, mantendré mi voz en alto y no doblare las manos por ser flexible o por pedir perdón.- Mis egos, no me lo permiten, mi ego de macho, mi ego sexual, mi ego económico al sentirme él manda más debido a que soy el proveedor y eso me da el derecho de denigrar, ofender, humillar, agredir, mis egos de padre me autorizan a gritar, a violentarme por las cosas más estúpidas e infantiles que te puedas imaginar. Muchos matrimonios truenan como espárragos debido al mal manejo emocional, a los egos que desfilan por casa cada mañana, a ese pensamiento ególatra y a esas actitudes que al final de cuentas, lo único que logran es que te quedes solo.

 

El auto engaño y el dueño de la verdad

Mi enfermedad es el egocentrismo, me siento con todo el derecho a criticar, a etiquetar y a emitir juicios sin fundamentos, mis egos buscan la aceptación y la aprobación de los demás, no porque tenga algunas 24 horas de “sobriedad” tengo el derecho de calificar y agredir, por el contrario, el trabajo espiritual se nutre del VIVE Y DEJA VIVIR, se distingue por no levantar juicios, ni emitir una crítica a la ligera, porque eso se llama, soberbia espiritual, ego y tal es el caso de un correo que recibí desde la ciudad de México, por alguien que ligeramente vio algunos párrafos de mi Libro, La Saliva del Diablo.- Este es el texto: Buena tarde, tuve la oportunidad de leer algunos extractos de su libro la saliva de diablo, las experiencias que narran los entrevistados las he escuchado miles de veces en los grupos de Alcohólicos Anónimos, usted utiliza mucho lenguaje que se estila en la comunidad de AA, soy alcohólico y drogadicto y desde que conozco Alcohólicos Anónimos me quedé y a la fecha no he consumido, por supuesto al inicio solo tapé la botella, en el transcurso de mi estancia en la comunidad me empezaron a caer los veintes, de porque las recaídas, las sugerencias de un cambio de juicios y actitudes y lo más importante el tener un puente de comprensión entre todos mis compañeros, en mi desesperación por parar de beber y drogarme me refugié en la religión, los brujos, las limpias, los juramentos, por mi madre, por mi esposa, nunca pude dejar de beber y drogarme porque no lo hacía por mí, sino para quedar bien con los demás, ser de nuevo aceptado en el mundo de “los normales”, cuando me derroté y acepté que no podía parar de beber y drogarme, asistí a un grupo de AA, hasta la fecha es lo único que me ha mantenido abstemio, no puedo hablar de una sobriedad, ya que esta se constituye de madurez y abstinencia, cosa que aún me falta, pero no por eso me doy por vencido ni es mi objetivo, con esto quiero decirle que la comunidad de Alcohólicos Anónimos es el único lugar que me ayudó a obtener una precaria abstinencia, sigo en el juego sin dar un paso hacia atrás ni siquiera para tomar impulso, no descalifico  el trabajo que realiza, pero creo mucha gente hace lo mismo, acude a la comunidad de AA, conocen la terapia y de ahí se agarran para volverse “terapeutas profesionales”, creo que es su caso, y lo peor el obtener una ganancia por corretear a un doceavo, el punto es que la basta literatura de AA me da muchas armas para enfrentar mis miedos, mis complejos mis emociones y la perversa enfermedad del alma, no estoy de acuerdo con su método, pero tampoco le quito valor a su trabajo, es solo una inquietud que fue creciendo mientras leía sus fragmentos publicados.

Me quedo con la comunidad de Alcohólicos Anónimos, porque he encontrado a mis hermanos del mismo dolor.

Felices 24 horas. J. A.H. G.

Cuando Carlos Amador público con gran éxito la revista TELEGUIA en México, alguien lo critico. - Que chiste dijo, es una copia de la guía e TV en Los Ángeles. - mi respuesta seria y tú que has hecho? No basta con tapar la botella, eso cualquier mediocre lo hace, -

Sí que es compleja mi enfermedad

Yo no podía entender la magnitud de esta enfermedad, la mía, que es una enfermedad perra, perversa del alma, no es solo tapar la botella, la complejidad de mis males son los defectos de carácter, los patrones de conducta comandados por el comandante en jefe que es mi soberbia, en mi libro de Ayer y Hoy,  en el capítulo de mi vida ingobernable, encontré más de 400 defectos de carácter y alguien me dijo, que los defectos no se quitan, que basta con reconocer los 7 pecados capitales para más o menos llevar una vida útil y feliz, esos pecados, como son; la soberbia, la gula, ira, la pereza, la envidia, orgullo, avaricia. Me dijo con eso basta.- Patino por la inmadurez,  por lo irreverente e ingobernable, me cuesta mucho trabajo ser puntual, como también prudente, sereno, bajarle al corto impulso, al mecha corta, he aprendido en trabajar en mí, en reconocer mi vida emocional y en tratar de cambiar, en dar lo mejor de mí, en brindar servicio, primordialmente a mi familia y la tarea nunca se acaba, ayer en un compartimiento, en un servicio que brindo semana a semana en un centro de rehabilitación de mujeres menores de edad, surgieron temas como las heridas profundas del alma, el niño dañado y las características de un adicto como yo, como el egocentrismo y por eso, fue el tema de esta semana, espero haya sido de tu agrado,.:  Como siempre, muchas gracias por leerme y más por escribirme Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. , búscame en Facebook, sigue la huella en twitter @teo_luna  Hay más artículos míos en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   614 256 85 20,-TRATAMIENTO AMBULATORIO, PARA ALCOHOLICOS Y DROGADICTOS, SIN INTERNAMIENTO.-

 

Invadido por sus conductas toxicas, tales como soberbia, egocentrismo, falso orgullo, déspota, arrogante, frio, distante,  racista, engreído, grosero. Lleno de resentimientos, con un cumulo de defectos de carácter y de nefastos patrones de conducta,   Kike, además de todo ello, tiene serios problemas por su manera de beber, donde le aflora la violencia, se le da por agredir a sus seres cercanos, tiene 21 años de edad y la verdad de las cosas, tiene también resistencia al cambio, no es prioridad para el entrar en un programa de rehabilitación y hacer un gran cambio en su vida, le resulta difícil comprender que esta enfermedad, la que yo llamo LA SALIVA DEL DIABLO es una enfermedad muy cruel, que te arruina la existencia, tampoco quiere aceptar que su familia hermanos y padres ya están hartos de sus actitudes infantiles y violentas, y así como está el panorama de Kike de esa misma manera se encuentran atrapadas miles de familias que tienen un drogadicto en casa y que a ciencia cierta ignoran la magnitud del problema cometiendo sendos errores que engrandecen la compulsión neurótica del enfermo, y por ello pregunto, ¿el adicto nace o se hace?

La decadencia de la juventud

Un joven o niño que se inicia en el infernal mundo de las drogas comienza de una manera simple, de imita changos, fuma mariguana porque los amigos del barrio o de la escuela lo hacen, lo mismo es usar inhalantes y otras sustancias toxicas sumamente adictivas, por demás peligrosas, que en tiempo corto se apoderan de la vida del adicto, orillándolo al fracaso total en todos los sentidos , y no hay situación más triste que tener un drogadicto en casa, que no estudia, que no trabaja, y que en todo lo que hace, es un profundo fracaso, triste es la realidad, pero estamos invadidos por esta situación de niños alcohólicos y adictos, enfermos primordialmente de sus emociones y vacíos espiritualmente, que no se percatan del alto riesgo que es incursionar en este desastroso mundo de las adicciones y entre más consumen más se meten y la adicción crece tanto que muchos son capaces de prostituirse, de robar a su propia familia, a sus vecinos, y a quien se pueda a fin de conseguir dinero para intoxicarse, ¿y quién tiene la culpa ante esta cruda realidad donde la miopía gubernamental no quiere ver la palpable realidad y los padres ignorantes no quieren ver su responsabilidad ante la gravedad social y familiar que representa un drogadicto en casa?         

        Muerto en vida atrapado sin salida

Yo tuve que vivir mi propia experiencia, toque fondos muy tristes y muy crudos, para mi suficientes, me volví loco y la droga me robo salud, tiempo, dinero, imagen, trabajo y dignidad, ahora que trabajo con otros adictos,  en mi tratamiento ambulatorio, sin internamiento,  comprendo la complejidad de mi enfermedad, la que no distingue ni edad, ni posesión económica, ni credo, ni sexo ni nada, la enfermedad no distingue, pero si en la mayoría de los casos el origen estriba en la familia, ahí es donde el adicto nace predispuesto por sus antecedentes genéticos y es ahí en su hogar disfuncional donde se intoxica ante la neurosis de sus padres, es ahí donde nace su inseguridad, crece con autoestima baja, desarrolla un cumulo de defectos de carácter, se hace soberbio, egocéntrico, por supuesto neurótico, y es un completo enfermo emocional, que no puede salir del hoyo debido a la negación que lo caracteriza y a la actitud ante la falta de humildad para pedir ayuda, crece con todos los componentes de esta perra enfermedad del alma que habrá de convertirlo en el mediocre más grande del mundo y que solamente los fondos, tanto para el como a la familia, habrán de ubicarlo en su dimensión exacta, igualmente la familia que esta severamente enferma y que no lo reconoce, son sus propios fondos el picaporte del cambio, por eso les digo.- tu tiene el remedio y el trapito.-

Mal de muchos consuelos de tontos

No te quieres enterar del porque los hijos fracasan en sus matrimonios, porque son infelices, porque son seres inestables, no quieres ver el porqué de la tendencia de las niñas madres que se embarazan en edades de 13 a 16 años, como también las madres solteras menores de 20 años, como tampoco quieres comprender por qué los índices tan altos de suicidios en todos lados, en jóvenes de 13 a 25 años de edad, la mayoría varones, igual nadie quiere ver porque somos una sociedad altamente violenta, porque hay tanta violencia familiar, niños y mujeres víctimas de un neurótico, más aun nadie quiere ver porque este mar de sangre donde se ha perdido la paz social y somos presa fácil de la delincuencia, creo yo que pocos están enterados de donde está el origen de esta decadencia social, nadie quiere ver porque hay un mundo de infinidad de ladrones dentro de la iniciativa privada y de la esfera gubernamental, porque estamos hundidos en un mar de corrupción y podría llenar tal vez un libro de todas las consecuencias sociales que nos están lesionando severamente y que sin duda alguna tienen su origen en los hogares disfuncionales.- Soy espejo y me reflejo.- yo soy una guía, un maestro y un ejemplo bueno o malo para mis hijos, si yo me la paso gritando, hostigando, denigrando, devaluando y agrediendo a mi mujer mis hijos harán lo mismo con las propias y este ejemplo es igual para las adicciones y las conductas toxicas, ahora sé que soy responsable, no solo por haber tapado la botella sino de mis actos y de mis expresiones, si hablo con groserías mis hijos no tendrán limite, así de simple,

 

De que se alimenten los niños de ahora. salvo honrosas excepciones.

Ahora resulto y resulta,  muy cómodo, usar el aparato televisor como un medio de entretenimiento, la nana electrónica,  por desgracia, los padres no se percataron de la gran porquería de contenido que transmiten las televisoras, como caricaturas, propias para retrasados mentales, llenas de violencia y de un lenguaje vulgar, por demás agresivo, se comieron por años series  televisivas huecas con antivalores, como las telenovelas donde se glorifica al corrupto, al malhecho y  se fomentas una identidad falsa de lo que es el narcotráfico, las televisoras dañaron la mentalidad de millones de niños, que aunado a ello, crecieron en hogares disfuncionales, con ausencia de padre y madree, con neurosis interna, violencias y pésimos ejemplo, son muchos los adictos, hijos de padres divorciados, aunque no es un pretexto, si es un factor denominador en una adicción, estos niños de ahora, mal hechos, sin hábitos, ni códigos de éticas, con auto estima baja, deshonestos, mediocres, son presa fácil de las drogas debido a su mal formación, y caen como moscas ante cualquier sustancia toxica, tristemente a muchos les cuesta la vida, muchos más, una mayoría, son víctimas del fracaso. nacidos para perder,   parásitos de la sod3iedeas, hay hombres de 50 años, borrachos irresponsables como jóvenes de 18 o menos años, que son irreverentes, soberbios, buenos para nada, que están en ese pantano de las adicciones y que no quieren ni se les ven ganas de salir, han hecho un modus vivendis.

Adictas al sexo

Estas niñas de ahora, sin una guía, sin un patrón a seguir se desarrollan en un ambiente de irresponsabilidad no encuentran un puente de comunicación ni de comprensión con sus padres, se tornar rebeldes, irresponsables, y completamente inmaduras, toman la vida demasiado fácil y comienzan a usar sustancias toxicas, desde muy temprana edad, se hacen adictas a la música y a la adrenalina que les causa la fiesta, se exhiben demasiado con sus mini ropitas, enseñando más de la cuenta, están niñas son adictas al sexo, son adictas al destrampe y no les importa un combina las consecuencias, muestran una ausencia de dignidad y de valores que en ningún lado les fueron inculcados y por supuesto que las consecuencias no se hacen esperar, desde temprana edad, sufren de embarazos no deseados, sufren de violencia y maltrato por parte de sus parejas y lo que es más del rechazo de la sociedad, son están niñas el más claro prototipo de la decadencia social, esta desintegración que ha desmoronado a la familia y que causa la muerte en todos los sentidos, estás niñas crecen y viven  desmotivadas, en depresión total, no tienen vida y por supuesto que el origen de este mal se encuentra en infinidad de hogares disfuncionales.

Sálvese quien pueda

Estoy seguro que si los padres nos ponemos las pilas, nos informamos profundamente de todos estos temas emocionales y que nos demos la oportunidad de ser honestos con nosotros mismos para poder trabajar una profunda liberación emocional en ese sentido, podemos dar buen ejemplo, a nuestros hijos, si los enseñamos a respetar su vida y su cuerpo, si los enseñamos a vivir la vida con amor y con principios, si le mostramos con hechos actos de humildad y predicamos códigos éticos y valores que hablen bien de nosotros,  por supuesto que podemos hacer que nuestros hijos sean seres humanos de bien, que no fracasen en ningún sentido, que puedan terminar sus estudios con una carrera que a ellos les guste, que se entreguen de lleno a las actividades deportivas, que disfruten del círculo de amistades, que se acerquen a fraternidades de jóvenes enfocados a servir a la comunidad de igual manera inculcar la honestidad que llega a ver un billete tirado en la calle busquen a la persona que lo perdió, que no digan mentiras que vivan la vida apegada a la fe y a sus propias creencias, que vean en sus padres un digno ejemplo de seres humanos que no dañan su cuerpo ni que requieren de algún tipo de sustancia para ser felices así mismo que vean que la vida tiene sentido cuando se es limpio y transparente, que el amor más grande que le puedes dar a un hijo es sin duda alguna el ejemplo, si tu respetas y amas a tu mujer, tus hijos aprenderán de esa escuela y podrán vivir un matrimonio feliz y en paz, si tú no te emborrachas y si no eres un macho típico mexicano, tu hijo aprenderá a respetar a la mujer y sabrá como cultivar el amor de pareja, tan simple si tus conductas no son toxicas y si llegas a tener un puesto público, tu conducta deberá inspirarse en el servicio y en la honestidad, y no en el abuso ni la avaricia por que tendrás presente que tus hijos serán tu propio reflejo. No te imaginas lo que sufre una madre cuando tiene un drogadicto en casa, no conoces la frustración de un padre cuando su hijo es un marihuano y no sabes el gran dolor que un padre borracho le causa a sus hijos y a su familia, así que la prevención y la solución a las adicciones, está en tu casa, ahí es donde está el principio y el fin de este cáncer social.  TRATAMIENTO AMBULATORIO, sin internamiento.- 614 256 85 20 montrealquebeclatino.com

 

 

Caras vemos, emociones no sabemos, mañas menos

Muchos rostros enojados o tristes, apagados, desanimados, inexpresivos, son los que veo por todos lados, la mayoría de las personas expresan un lenguaje facial sin alegría, sin motivación, mucho menos vida, reflejan su interior, lo mal que andan, lo  mal que se sienten, muchos de esas caras, son rígidas, tensas, duras, caras duras sin emoción positiva, manifestando problemas de todo tipo, amargura, estrés, preocupación, miedo y un sinfín de emociones negativas, son otros en el común  dominador de una sociedad enferma, desmoronada, en decadencia.- Eso no es cierto.- Me dijo una maestra que tomo un taller conmigo para hablar en público.- La gente.- Me señalo.- Anda así, porque es lógico que traiga algún problemita atorado, pero no es así.- No?.- Le respondí.- Ve a cualquier plaza comercial y siéntate a observar a detalle el lenguaje facial, corporal, lee la actitud de la mayoría, observa con toda honestidad y podrás comprender que además de rodo, somos una sociedad triste, incluso puedes ver una pareja de novios, caminan con pereza incurvados y apagados, igual, ´puedes ver a los niños, jorobados, con los hombros caídos  y en esta época, nadie nos enseña a manejar las emociones, somos victimadas de la autoestima baja, victimas también  de relaciones toxicas, hiper enfermas, demasiada seriedad, secos, enojados o con caras de pocos amigos, mujeres con ese perfil, que denotan, sin duda que no les ha tocado aquello con aquellito, que están muy distantes del sábado gigante que hace mucho no disfrutan. Las enfermedades emocionales, son genéticas y sus conductas toxicas se contagian en los hogares disfuncionales donde se vive en blanco y negro

LA CODEPENDENCIA UNA ADICCION SILENCIOSA.-

Esta es una enfermedad cruel,  progresiva y mortal; no distingue igual que el alcoholismo edades, credo, o posición social, es propiamente una adicción a las personas, es decir dependemos de una  o más personas para ser felices, necesitamos de una relación tóxica para sentirnos bien, requerimos de la adrenalina que genera la mala comunicación, propia de esta sociedad enferma y en decadencia que nadie quiere ver, ni nadie quiere atender, los niños desde temprana edad se les enseña lo que es la codependencia y ellos ejercen el control sobre sus amistades, son niñas que prohíben que te juntes con Lupita, Juanita o Lety, son niñas que les prohíben a sus amigas a ir a determinada fiesta o determinado evento y estas niñas toxicas en consecuencia son las que establecen noviazgos tóxicos, la codependencia es sinónimo de control, manipulación, extorsión emocional y se da en los ámbitos escolares y laborales donde la mayoría de la gente confunde lo que es una verdadera amistad, no se da cuenta de la magnitud de esta enfermedad hasta que empiezan a aflorar las consecuencias tales como: Depresión, Abuso en las sustancias tóxicas debido a que muchos codependientes se refugian en el alcohol o los fármacos para aligerar sus penas, equivocadamente se justifican unos a otros echándose las culpas mutuas sin que nadie comprenda lo terrible que es esta enfermedad.

Parejas Disparejas.-

Yo no entendí porque todas mis parejas fueron relaciones enfermas, tóxicas. En mi primer matrimonio el conflicto diario era el pan nuestro de cada día, peleábamos por todo y por nada, habíamos marcado abuso en el control, la manipulación y el chantaje desde que salía el sol hasta que se metía no la pasábamos peleando en donde fuera y como fuera siendo esto un desgaste emocional tremendo, donde del supuesto amor nos íbamos al odio, la violencia y la agresión y cuando me caso con mi actual esposa la triste historia se repite agregado y aumentado y llegue a considerar muy seriamente que mi matrimonio era el mismo infierno y que solo había cambiado de diablo, en la actualidad llevamos 25 años de novios y nuestra relación después de haber sido híper enferma ahora sin duda alguna es una excelente relación con muchas cosas buenas sobre todo el respeto y la comprensión, pero cuando este matrimonio en sus inicios hubo quienes apostaron a que no duraríamos, hoy hay pleitos pero nada que ver con la intensidad de antes, cometíamos errores como el de involucrar a la familia buscando alianzas y simpatizantes, nos llenamos de resentimientos y todo este conflicto estaba atascado en un callejón sin salida, la codependencia se distinguía en el control, en el constante interrogatorio de dónde estás?, con quien estas?, que estás haciendo?, porque no me avisas? Y la verdad de las cosas era un verdadero fastidio. En lo personal yo era un hostigador de primera, al grado tal de prohibir su manera de ser y de pensar, de prohibirle amistades y temas a tratar. Mi control hacia ella era total y mi mujer que no canta mal las rancheras se adueñó de mi vida y por años mantuvimos una relación muy enferma, tóxica y altamente adictiva.

El Macho Típico Mexicano.-

El tipo raro, aislado, incomunicado, egocéntrico con cara de palo o de pocos amigos, mostrar inconformidad, malestar y sin saber porque, tajante, autoritario, controlador, manipulador, mentiroso, gritón, pedante sin la más mínima pizca de humildad, orgulloso, altanero y todo un cumulo de defectos de carácter y nefastos patrones de conducta comandados por mis egos, mi gran ego que siempre me distinguió hicieron que la vida que le di a mi mujer fuera un verdadero martirio y que en ella surgiera el hembrismo, exactamente lo mismo que yo, pero en ella y como dice el dicho entre mula y mula nomas las patadas se oyen y claro que los pleitos no solamente eran eternos sino insoportables. Ahora comprendo que cuando yo digo rojo ella dice verde o al revés comprendo el porqué de esta diferencia de caracteres y pude conocer a Ernesto y a mi enfermedad. La codependencia es una enfermedad que todos tenemos pero no todos trabajamos en ella, la codependencia, es contagiosa y crece en una espiral ascendente, es la soberbia el comandante en jefe, loa apegos y una manera estúpida de pensar de cómo deben de ser las cosas y hoy en mi caso después de haber trabajado en mis propios libros como el de Parejas Disparejas, Secuestrada por Un Neurótico o en el De Ayer y Hoy, sé que mi enfermedad, es una enfermedad emocional y espiritual y puedo ver con claridad la dimensión de este mal en muchísimas personas, con la gran diferencia de que no se dan la oportunidad de trascender y pasan los años y el costal de los resentimientos crece y crece.

Matrimonios en Conflicto.-

Las emociones están a flor de piel, nadie nos enseña a mantener la calma ante las turbulencias, no se nos dan herramientas para evitar intoxicarnos, en los ámbitos laborales somos víctimas del cumulo de resentimientos que afloran en el medio ambiente, la gente es chismosa, intrigosa, descalifica, devalúa, desvirtúa y en un instante es capaz de desintegrar la imagen de una persona, la misma enfermedad emocional los obliga a dudar de todo y a emitir falsos juicios sobre hechos y eventos, no existe una ambiente laboral en armonía porque hay una guerra de egos y un conflicto emocional que provoca estrés y desgaste, por desgracia la gente enferma hace sus propias alianzas con personas igualmente intoxicadas y todo ello podría estar bien pero lo malo es que una mujer toxica, enferma, neurótica, daña severamente su matrimonio y a sus hijos y tarde que temprano habrá de pagar sus propias consecuencias, porque en esta vida es como cuando entras a un restaurante; nadie se va sin pagar y como dice el dicho y dice bien el que la hace la paga.

El Príncipe que se convirtió en Sapo.-

Cuando todo es color de rosa en el noviazgo entramos a una etapa mágica por decirlo así, es una sensación muy grata el sentirse enamorado, te motivan las canciones, el chatear, el escuchar su voz, el decirle cosas bonitas, el tener detalles, claro el hablarle al oído y decirle: mi vida, mi amor, mi reina, mi pedacito, mi pedorrita y de repente como en el cuanto de las hadas surge el sapo, como en mi caso y ese príncipe cambia frases y lenguaje. – Estúpida, Babosa, Eres una Inútil, No te Soporto, Me tienes Harto, Lárgate a la Fregada y ese sapo rompe con el encanto pero la princesa se convierte en una gran neurótica, iracunda, explosiva, amargada y este cuento de hadas termina propiamente en una película de terror AAA y al pasar del tiempo te das cuenta que te hacen falta los gritos, que te hace falta las ridiculizaciones, las humillaciones, las mentadas de madre, la apatía, la frialdad y todo este sello que implica una relación toxica. Cruda realidad pero de cada 10 parejas, 9 viven este infierno, cruda realidad pero es el reflejo de alcohólicos en recuperación “que solo van a calentar la banca” a sentirse los padrinos de padrinos, siendo como siempre farol de la calle y obscuridad de la casa, padrinos que juntan y juntan en tanta junta y al final no juntan nada, padrinos de padrinos con serios problemas con sus hijos, hijos en la perdición  total y el fracaso, el boomerang obra en todo aquel engañifa de doble cara que no trabajo con honestidad su recuperación, esta enfermedad la mía no ha sido tan solo haber tapado la botella, estoy enfermo muy enfermo de mis emociones y después de este lapso no puedo cantar victoria, tengo que seguir trabajando en mis egos, mi soberbia, mi falso orgullo y todo el cumulo de defectos que me distinguen, no puedo cantar victoria, la codependencia es una adicción peor o igual que mi adicción a la cocaína o cualquier tipo de sustancia, soy codependiente y mi tendencia es relacionable con gente toxica.

Lo que bien se aprende, jamás se olvida.-

Nosotros como padres somos una escuela, nuestros hijos aprenden de nuestras emociones – Soy Espejo y me Reflejo – por supuesto que transmito miedos, frustración, estrés, ansiedad, inseguridad doy cátedra a mis hijos de  lo que es una pésima comunicación aprenden de mí, el no saber expresar sus sentimientos, les enseño a ser autoritarios, tajantes, pedantes por supuesto controladores y ahora estos niños en sus círculos de amistad son precisamente lo que han aprendido de sus padres y esa es la razón de que exista el noviazgo violento, ese noviazgo donde hay pellizcos, mordidas, castigos, amenazas ese noviazgo disfuncional, violento donde ambos se hacen trizas emocionalmente son noviazgos híper enfermos sin respeto ni calidad, ni paciencia ni prudencia, noviazgos tóxicos cuya tendencia es hacerse la vida de cuadritos y eso es lo que está pasando en las escuelas donde estas niñas de hoy no saben llevar una relación sana, no conocen otros instrumentos de convivencia más los que aprendieron de sus padres y sufren, porque el controlador sufre, el manipulador sufre, el codependiente sufre y estos niños se deprimen y se auto destruyen, hay que recordar que el índice de suicidios en adolecentes es impresionante, muchos de ellos tuvieron su origen a causa de una decepción amorosa, muchos de ellos se culminaron debido a que no supieron trascender las crisis emocionales, la pasión y la locura se adueñó de estas víctimas, estas víctimas que aprendieron muy bien la lección de parte de sus padres de esta manera mientras los hogares disfuncionales no rompan con el esquema la enfermedad seguirá a flor de piel, y muchos religiosos continuaran engañando con sus retiros espirituales para matrimonios o incluso para familias cuando se supone que no tienen la experiencia y no puedes dar lo que no tienes, este es un problema emocional y debe ser atendido por expertos en salud mental y en salud emocional el daño está hecho y causa víctimas y también es una alternativa para que la gente caiga en adicciones pero definitivamente el que quiere azul celeste, que le cueste. Muchas gracias, articulo completo, montrealquebeclatino.com a tus órdenes Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. teléfono: 6142568520

Mi nombres es Emiliano y tengo 27 años, soy un joven común y corriente, tengo una familia normal, padres normales, hermanos normales, una esposa normal, un hijo normal y un trabajo normal soy uno más del montón, una persona que a diario se levanta a trabajar para ganarse el pan de cada día con una pequeña diferencia de mucha gente que me rodea. Soy alcohólico. Soy el menor de 5 hijos de una familia de clase media y trabajadora en la que jamás faltó el amor y el respeto. Recuerdo que cuando era niño mi padre que era ferrocarrilero llegaba en las noches siempre con un regalo en las manos para mí, yo lo esperaba ansioso cada noche, podría decir que era para verlo, pero la verdad era por ese regalo nuevo aún en su caja, recuerdo esos colores de esos carritos o pistolas de rayos laser que me traía era algo maravilloso, con el tiempo mi vida siguió su curso, tuve una educación normal, entré a la primaria y después a la secundaria que fue donde hice a mis mejores amigos que hasta la fecha sigo conservando, fue en la secundaria donde por primera vez probé el alcohol y el cigarro, todo comenzó por imitar a los demás amigos que se ponían a fumar debajo de un árbol a la salida de la escuela, al verlos pensaba que se veían con mucho estilo y aparentaban ser mayores a pesar de tener la misma edad que yo, así fue como mi vida empezó a conocer los vicios.

Recuerdo que todos los días saliendo de la secundaria me iba corriendo a ese punto de reunión donde me esperaban mis nuevos amigos con toda clase de cigarros de muchos colores y muchas marcas, era un festín de cigarros porque siempre comprábamos varias cajetillas y las compartíamos, no faltó mucho para que alguien mencionara la idea de comprar unas cervezas e irnos a la casa de una amiga a beberlas ya que su mamá nos daría permiso, era la mamá más buena onda del mundo pensábamos todos. Así pasaron los años y todos fuimos creciendo y nuestro vicio por el alcohol y el cigarro aumentó a tal grado de siempre estar bebiendo cerveza sin importar el día o la ocasión; al entrar al bachilleres mis amistades cambiaron, pero los gustos eran los mismos siempre trataba de hacer amistad con aquellas personas que bebían y gustaban de pasar un rato en algún lugar consumiendo cerveza, y si llegaba a conocer a alguien que no bebiera, no me importaba, yo bebía solo, hasta este punto mi gusto por la cerveza era dentro de lo normal, no llegué a ponerme borracheras grandes donde tuviera lagunas mentales, no, yo jamás sospeché que la enfermedad del alcoholismo acechaba lentamente.

Todos empezamos de poquito en poquito

Al salir del bachilleres entré inmediatamente a la universidad con muy pocos ánimos ya que entré a una carrera que no me gustaba y solo entré para darle gusto a mi mamá, pero desgraciadamente ese gusto no duró mucho ya que a los 2 o 3 meses deserté y seguí mi camino sin mirar atrás, ingresé a otra universidad ahora si con mucho ánimo y claro más ánimos de hacer amigos y buscar fiestas los cuales no tardaron a llegar, y esa misma semana se hizo una fiesta para conocer a los nuevos amigos, ese tipo de fiestas siguieron cada semana durante varios años, fue entonces cuando conocí las lagunas mentales recuerdo que en 2 ocasiones me quedé dormido al volante y desperté de un golpe en la cabeza propinado por un amiga que notó la acción, la cual se repitió unos metros adelante, ya con el segundo golpe reaccioné y desperté con la preocupación de que me pude haber matado en ese momento. Asustado y agradecido con Dios pude llegar a mi hogar, no recuerdo a qué horas, en ese momento mis padres me daban mucha libertad a pesar de que en ocasiones mi carro llegó con leves golpes que se los propinaba yo en estado de ebriedad, mi actitud despreocupada sigue por algunos años más hasta que por culpa de la bebida fui descuidando más y más mis estudios, a tal grado de no aprovechar el tiempo libre que tenía para estudiar y lo usaba para beber, lo cual me ocasionaba reprobar constantemente en mis materias.

Lo que el alcohol te roba

Cansado de reprobar constantemente opté por desertar de esa carrera y dedicarme un año completo a trabajar y claro beber desenfrenadamente, fue en ese momento cuando conocí a una joven que fue por muchos años mi novia, a la cual fui arrastrando lentamente a la bebida para tener con quien beber cuando quisiera, curiosamente después de pasar ratos alegres, ella, la botella y yo, fue esa misma botella la que se encargó de separarnos, poco a poco fue tomando el control de mí mismo volviéndome una persona neurótica, violenta y grosera y fue lo que puso fin a esa relación, pero fue lo que abrió la puerta de bares y cantinas para mitigar ese dolor que pensaba que con alcohol podría apagar, pero cuál fue la sorpresa que no era así, ese alcohol avivaba más las llagas que tenía en el alma, y duré así un lapso de tiempo, fue poco después cuando sufrí un accidente muy fuerte al impactarme a 130 kilómetro por hora sobre un poste de alumbrado público, destrozando totalmente una lobo doble cabina que con esfuerzo estaba pagando (amaba esa camioneta) fue en ese momento cuando comencé a sufrir de alucinaciones por el estado de ebriedad en el que me encontraba, pero gracias a Dios salimos vivos, las 2 personas que me acompañaban y yo. Otras relaciones que tuve, así como llegaron se fueron, por mi manera de beber que cada vez era más fuerte, en los lapsos de tiempo en los que no tenía pareja frecuentaba diferentes grupos de amigos para beber, buscaba compañía porque me sentía solo, el tiempo que bebía solo en la comodidad de mi cuarto me volvía cada vez más alcohólico, pero la verdad disfrutaba esas noches encerrado en mi cuarto con mi hielera llena de cervezas y hielo viendo una buena película, comiendo botanas y en algunas ocasiones alternando a la cerveza tragos de licor para embragarme y quedarme dormido más rápido, aún que de verdad era impresionante la cantidad de licor que podía beber yo solo en unas cuantas horas, al llegar al punto que fueron algunas noches en las que terminé con mi reserva del refrigerador y entraba en mí la ansiedad y desesperación que a altas horas de la noche trataba de buscar fiesta o alguien que pudiera darme alcohol, al no encontrarlo tenía que resignarme y tratar de quedarme dormido, no sin antes pensar que era un estúpido y que no podía permitir que eso me pasara otra vez, y así mi reserva de alcohol en casa se volvía cada vez más y más grande, en ocasiones guardaba botellas de diferentes licores en mis cajones para tener siempre un plan de contingencia cuando se llegara a terminar  la cerveza.

La espumosa, te atrapa

Poco a poco me fui alejando de mis amistades y fiestas porque sentía que no le dedicaba el tiempo necesario a la bebida y a ese ritual que era para mí beberla, verterla  en un tarro sin hacer mucha espuma, fresca pero no caliente para poder beberla de prisa y sentir su sabor por toda mi boca bañando mis papilas gustativas, dios era algo maravilloso lo cual quería repetir todos los días y lo conseguía, después de trabajar siempre me llevaba 3 o 4 botes de cerveza para dormir a gusto repitiéndose así durante semanas, meses y años a sabiendas que ya era alcohólico sin querer hacer algo, en ocasiones brindaba a solas o acompañado por mi alcoholismo sin darle la importancia que le doy en estos momentos. Mi carrera alcohólica continuó por muchos años, no recuerdo fechas de ninguno del acontecimiento relatados anteriormente ya que no fueron fechas de importancia o no quedaron marcadas tan fuerte como ese 7 de noviembre del año 2011 en el que festejábamos el cumpleaños de mi hermano el mayor en casa de mis padres, la cual está enseguida del negocio de la familia en el cual trabajo y que irónicamente es una licorería, por lo cual jamás se me dificultó conseguir cerveza u otro licor. Por seguridad en el negocio tengo un arma de fuego, ese día recuerdo que trabajé en la mañana y toda la tarde me dispuse a disfrutar del festejo y a beber a manos llenas, llegada la hora de cerrar el negocio, me salió lo acomedido y fui a ayudar a la persona que estaba atendiendo por lo que fui en busca de mi arma de fuego, la guardé en mi pantalón y fui a cerrar, cerrando el negocio me dirigí a la fiesta aún con el arma de fuego en mi poder, para que no me incomodara, la dejo en una mesa al lado mío y siguió la fiesta con normalidad, los invitados se fueron marchando poco a poco y al final solo terminamos mi hermano, 2 amigos más y yo.

Perder el sano juicio, una característica del borracho

La ingesta de alcohol continuó hasta el grado en que me dio mucho sueño y empecé a quedarme dormido, recuerdo que me despedí y al querer tomar el arma de fuego la quise guardar como siempre en la bolsa trasera de mi pantalón pero no sé qué paso y ésta cayó al piso y se accionó lanzando un disparo que fue a dar gracias a Dios directamente a mi muslo y no a alguien más, son muy pocos los recuerdos que tengo de ese momento, una laguna mental se apoderó de mí y solo recuerdo los gritos de mi hermano diciéndome que sangraba de la pierna y que me llevarían al hospital, en el hospital me interrogaron, curaron y me dieron de alta en unas cuantas horas, el sentimiento de culpa era tan grande que lloré como niño pidiendo perdón a mi hermano y amigos por arriesgar tan estúpidamente sus vidas, mi familia decepcionada y preocupada por mí, hablaron conmigo para hacerme ver que tenía un problema, al día siguiente no salí de mi cuarto por el miedo, angustia y dolor que sentía, ese mismo día, un amigo mío fue y habló conmigo para recomendarme ir a un grupo de AA, al día siguiente llegué por primera vez al grupo de AA donde hasta la fecha milito; han pasado más de 2 años de ese accidente en los cuales no he tocado el alcohol, asisto regularmente a mis juntas, me apadrino, he leído la literatura del grupo y he tratado de ser una mejor persona atendiendo mis obligaciones como padre de familia, siempre teniendo en mente mi enfermedad y que no puedo descuidar para no volver a beber he aprendido que una vida sin beber es más gratificante para mí que esa vida ingobernable estando a la sombra del alcohol; hoy en día formo parte del comité de información pública de AA y es gratificante pasar el mensaje a toda la gente que aún tiene problemas con el alcohol y a todos esos estudiantes de escuela que apenas comienzan a vivir y a querer experimentar y necesitan orientación para que no sufran el mismo dolor que muchos pasamos por culpa del alcohol. Existe una solución para todos nosotros, la recuperación está a nuestro alcance, lo único que tenemos que hacer es aceptar la enfermedad y aplicarnos a un programa fácil y que lo único que nos va a quitar son preocupaciones y sufrimientos. Alcohólicos Anónimos funciona, para el que quiere dejar de sufrir y de hacer daño.  Emiliano.  

Vivimos una época obscura…. Un abismo

Un saludo a mi amigo Omar Calderon.

Crisis económica, ausencia de valores, carencia de códigos educativos y de ética,  malos ejemplos, herencias nefastas, emocionales y genéticas, mala comunicación, poca convivencia, amistades tóxicas, influencias cibernéticas y de medios,  identidades y personalidades falsas, apatía, y otros factores palpables, ponen en riesgo a la gran mayoría de las familias. Esta época, es extremadamente difícil en la convivencia humana, la tendencia es fracasar como matrimonio, hundirse en un hoyo y llegar al divorcio violento, por demás conflictivo, es alejarse de la paz y la armonía que se supone debe reinar en un hogar, se vive segundo a segundo, en pleitos, como perros y gatos, no hay respeto, ni comunicación sensata, la neurosis aflora, y cometemos sendos errores, hiriendo, agrediendo y dejando heridas profundas en nuestros seres cercanos, golpeamos, sabemos dónde golpear, entre hermanos, entre esposos y entre padres e hijos, sabemos que nuestra lengua pega fuertemente en la parte más sensible de quien queremos lastimar y en el otro extremo podemos ver una película pegados como muéganos, pero huecos, tendremos pocos momentos de amor profundo y excesivo, pero somos mecha corta, explotamos y enojados no medimos nuestras consecuencias, ni la magnitud de nuestras palabras y acciones, pero todo obedece a lo que señalo al principio de este párrafo

A que le tenemos miedo los padres

Miedo a que los hijos fracasen, que abandonen la escuela y se pongan el uniforme del don nadie, del bueno para nada, del inútil, del fracasado, miedo a que la novia, o el novio, abuse de ellos, a que los utilice para beneficio personal y en lugar de novio, lo convierta en chofer, en secretario particular, en el mensajero y lo lastime emocionalmente, por supuesto miedo a que el vivales la embarace y después, como en la mayoría de los casos, le dé la espalda, hay miedo a que nuestros hijos salgan dañados, nos dan miedo las malas amistades que por su simple aspecto nos dicen en qué pasos andan, y por instinto, sufrimos cuando no sabemos dónde están nuestros hijos, cuando no responden al celular y estamos toda la madrugada con el Jesús en la boca, especulando que algo malo les sucedió, el miedo que también nos invade como padres, es que caigan en el alcoholismo, que se pierdan en las drogas y arruinen sus vidas, miedo a sus reacciones y a la soberbia que caracteriza a muchos adolescentes, no sabemos comunicarnos, no ponemos límites, no nos enfrentamos a nuestros hijos por miedo y es precisamente  por miedo, que cometemos muchos errores

Violencia engendra violencia

Muchos marihuanas que conozco han sido capaces de golpear a sus madres y a sus padres, se tornan intocables, irritables, insoportables, no se aguantan ni a sí mismos, son neuróticos en potencia, déspotas, indiferentes, groseros, altaneros, egocéntricos, solo piensan en ellos, no tienen el más mínimo sentido de responsabilidad ni de contribución, son merecedores, todo lo quieren peladito y en la boca, servido en charola de plata, y si no es así, el desfile de reproches, quejas y berrinches no se deja esperar, son expertos en dramatizar, en exagerar a su conveniencia las cosas, pero jamás aceptan su rol, debido a que carecen de humildad y de honestidad, son adolescentes conflictivos cuyo camino sin duda es el fracaso total, como pareja, como amigo, como estudiante, como trabajador, debido a su estructura mal encausada, muy lejos del respeto a ellos mismos y en sí a todo su entorno, y cuando un joven es rebelde, no se puede decirle sus verdades, porque es como si le echáramos gasolina a la hoguera, y lo que nunca se había visto, ahora se ve en muchas casas, estos niños mariguanas, dan de patadas en las espinillas a su mamá, retan a golpes a sus papás y son extremadamente violentos, su pensamiento es cuadrado, sin ninguna posibilidad de que cedan. Confirmando que el hostigamiento, la represión, el obsesivo control, los tonos, las palabras ofensivas, el diálogo neurótico, no son buenos ingredientes para la relación entre padres e hijos

No conozco ningún padre que quiera el mal para su hijo

Este fin de semana, tuve una grata experiencia con un niño de 7 años de edad, me inspiró mucha ternura, tenía dificultad en su lenguaje, la lengua no le respondía al ritmo de su mente, titubeaba y se trababa con lo que quería pronunciar, reflejaba tristeza, sus hombros caídos sus huesitos de la espalda, salidos, su vocecita bajita, desganado y ahí al lado de él, en mi estudio, sentados con mucha atención estaban sus padres, cuidando al hermanito que brincaba de un lado a otro, pude apreciar en las miradas de los papás, su dolor y frustración, pero a la vez, su esperanza en que su hijo tuviera alguna mejoría en su dicción, muy atentos a los ejercicios que empezamos a hacer, los padres se mostraban más que satisfechos con mi trabajo. En un tiempo muy breve, el niño mejoró su postura, ampliando su tórax y permitiendo que entrara más aire a sus pulmones, jugamos un poco con ejercicios de lengua y trabalenguas, una y otra vez, el niño y yo, nos ganábamos la aprobación de sus padres, palpé el amor y el interés que uno como padre busca para sus hijos y recordé muchas cosas, millones de cosas que mi padre hizo por mí y por mis hermanos, reflexioné también en que hago el mayor de mis esfuerzos por el bienestar de mis hijos.

He perdido muchos de mis miedo

Hace algunos años, mi actitud hacia mis hijos adolescentes de 14 y 16 años, era de miedo, tuve tanta información, empezando por mi propia vida respecto a las drogas, conocí infinidad de historiales, testimonios de drogadictos y drogadictas, que me daba pavor que mis hijos consumirán cualquier sustancia, y cometí el error de hostigarlos, cada madrugada en cuanto llegaban a casa los olía profundamente, husmeaba sus carteras y ropa, no estaba yo tranquilo, ni contento con sus amistades, mi mente generaba que se intoxicaban como yo, hasta el cansancio amenacé muchas veces, junto con mi mujer, a hacerles antidoping, nuestros diálogos eran neuróticos, controladores, autoritarios, de sobre protección, nos daba pavor que cayeran en el pantano profundo de las adicciones, y yo podía leer el mensaje de muchos de sus amigos, incluso mis propios hijos me confiaban, este usa mota, esta usa cocaína, y yo seguía con mis miedos y entre más miedos, más pésima comunicación, luego seguí aprendiendo de las emociones y me aboqué a confiar totalmente en mis hijos, crecí espiritualmente, cambié mi manera de pensar y me alejé de los miedos, cuando comprendí que la droga es una elección de cada quien, y si mis hijos, eligen ese infierno, ellos saben perfectamente lo que les espera

Predicar con el ejemplo

Ahora, mis hijos, Chan de 21, Gabo de 20, Neto de 16 y Andrea de 12, viven momentos agradables, sin aquel padre neurótico, violento, miedoso. Tienen suficiente información que les trasmito en mis experiencias diarias, platico con ellos de mis eventos y servicios, incluso cada vez que se puede van a escuchar mi testimonio a escuelas, a grupos de auto ayuda, empresas, CERESOS y a infinidad de partes, sé que no debo de decir de esta agua no he de beber, paro también sé muy bien, que más vale prevenir que lamentar, ellos saben ahora el gran daño que representa el cigarro, que es una droga escalonaría, un asesino silencioso, saben que están propensos a caer en las garras de las enfermedades emocionales, que no solo es alcohol y drogas, que están en la antesala de la depresión, la neurosis, la compulsión, los trastornos de  ansiedad, saben lo que yo sufrí y el daño que les hice a los míos, y ahora, perdí mis miedos en ese sentido, he cambiado demostrando mi armonía, dando amor, mucho amor, los abrazos me funcionan a la perfección y sé, que gracias a Dios, ellos están limpios y consientes del alto riesgo que son las sustancias tóxicas, tanto químicas como las relaciones personales enfermizas, es pues, una decisión de ellos que si la llegaran a tomar, me dolería en el alma, pero no pienso hundirme junto con ellos con neurosis, angustia y miedos

El grito de miedo ante la legalización de la  marihuana

Conociendo los antecedentes, sabiendo de los severos daños que causa la marihuana que provoca diálogos con la Santa Muerte o el mismito Diablo, que la marihuana escucha órdenes como.- MATATALOS…. MATALOS A TODOS…. SINO LOS MATAS… TE MATAMOS A TI…- he convivido con drogadictos que han sido capaces de todo, los he visto perder el sano juicio, quedarse arriba, y me ha tocado verlos muertos, muertas, tirados en las lapidas, muertos por sobre dosis, conozco ese rostro amarillo, seco, delgado, con ojeras, esa mirada triste, agachada, caída, he escuchado la manera de pensar de un drogadicto, al igual que la voz frustrante de una madre, comprendo la reacción de lectores que usan la marihuana y que no están de acuerdo con mis escritos y pretenden ofenderme, agredirme y retarme, pero no es más que mecanismos de defensa y la mejor defensa es el ataque.- Lo que te choca, te checa.- En los CERESOS, la mayoría son víctimas de las drogas, empezaron con la marihuana y acabaron con el cristal o la heroína, entonces, comprendo el grito de miedo hacia la legalización de la marihuana, y ahora, ante la negación de infinidad de drogadictos, he llegado a la conclusión.- Que cada quien viva su propia experiencia.- Sé que no puedo convertirme en un guardián personal de mis hijos, no puedo estar en todos lados donde ellos están, si se quieren intoxicar y ser mediocres, es simplemente, el camino que ellos han elegido.

La cerveza, una droga de alto consumo

Insisto que la mejor fórmula de prevención ante las enfermedades emocionales, es el ejemplo, dar ejemplo de sensatez, armonía, sabiduría, respeto, recordar que violencia engendra violencia y no decir una cosa y hacer otra. En cada escuela que tengo la oportunidad de dar el mensaje de información, orientación y concientización, me doy cuenta y compruebo el alto consumo de alcohol y drogas en los padres de los niños que me escuchan.- Levanten la mano.- Les digo con firmeza, - Quien conozca a una persona que consuma de una caguama a dos caguamas de cerveza al día.- El levantamiento de manos es impresionante, igual.- Quien conozca a un marihuana.- Quien viva cerca de un borracho y de un drogadicto.- Así también, el levantamiento de manos no se deja esperar cuando pregunto.- Levante la mano, quien conozca a una madre niña, en edad de 13 a 16 años que esté embarazada o que tenga un niño o más?.-Los maestros se quedan sorprendidos, hay madres niñas menores de 16 años por todos lados y la pregunta es.- Qué está sucediendo?- Por qué tanto niño adicto, por qué tanto suicidio, por qué tanto alcohol en las jovencitas, porque no hay un verdadero programa de prevención y un verdadero programa de rehabilitación? Por qué? Simplemente  porque aún, como sociedad, no hemos tocado fondo.

El reto es la familia

No soy el único recuperado, conozco niños, hombres y mujeres que ahora viven libres de drogas, libres de depresión y de cualquier sustancia tóxica, química o humana, hoy, mi compromiso es conmigo mismo y luchar por la armonía en mi hogar, por sanar heridas, reparar daños y superarme día a día ante la adversidad de La Saliva del Diablo, no estoy zafo, mi estabilidad emocional depende única y exclusivamente de mí y cuando una familia está sufriendo por tener UN DROGADICTO EN CASA, (así se titula uno de mis libros), mi sugerencia es que comiencen a trabajar en ellos, todos, papá, mamá, hermanos, trabajar en sus emociones, en sus defectos de carácter, y traten de tener una mejor y mayor comunicación, y que la convivencia esté basada en el amor y el respeto entre todos, nos hace falta y mucho la capacitación emocional, nos hace falta leer, informarnos y orientarnos ante esta enfermedad perra, maldita enfermedad perversa del alma.- Es muy importante poner límites, el adicto llega hasta donde tú lo permites. Anexarlos no es la solución. El que esté libre de culpa que arroje la primera piedra.

https://www.youtube.com/watch?v=nBfjuGtcpHg  búscame en  whatsApp, 614 2568520.- TRATAMIENTO AMBULATORIOS SIN INTERNAMENTO para alcohólicos y adictos, todas las sustancias, conductas toxicas y edades. Articulo completo montrealquebeclatino.com

 

 

 

 

 

Tengo que acordarme

Andábamos mi mujer y yo, de luna de miel en Acapulco, hará cosa de unos 24 años y meses, yo, tenía mucha resistencia, bebía como esponja, me metía las conocidas ampolletitas, las cervezas  Coronitas acompañadas de mi tequilita hornitos, la que amarre, le decía al mesero y desde temprana hora, comenzaba a empinar el codo, no era un mala copa, no lo era, al menos que apareciera mi celotipia infernal, esa tarde, en un atardecer precioso, fuera de serie, unas costeñas comenzaron a hacerle trencitas a mi esposa y entre trenza y trenza, yo me  atascaba de cerveza y tequila, hasta que llegó el momento en que el alcohol comenzó a dañarme el sano juicio ¿?,  si es que lo tenía,  comencé a hablar puras estupideces, a desvirtuar la realidad, haciéndome el chistosito y me acuerdo que a las dos chamaquitas,  les ofrecí ponerles un negocio en Chihuahua, yo, en mi borrachera, ya me hacía lleno de franquicias con negocios para hacer trencitas, tipo Bo Derek, mi mujer, a sus 21 años, nomás se reía de la serie de estupideces que yo decía y más aún, que yo me las creía, en esos años, yo ya tenía un serio problema por mí manera de beber y por mi fuerte dependencia a la cocaína.

Atrofiado por el exagerado consumo de alcohol

Mi dependencia, era por inercia, apenas si me sentaba en la mesa de un restaurante, dejaba que mi esposa, pidiera y después pedía yo, comenzaba con mi Coronita y mi copa coñaquera de tequila, uno tras otro, luego, para acompañar la carne, el corte de carne que ni lo propagaba, pedía vino tinto, Del Casillero del Diablo, de la Alta Rioja, a veces chilenos, argentinos y mexicanos, luego, ya a medios tonos, me lucia pidiendo un Sol y Sombra, que es coñac y chinchón, acompañado de un  puro Montecristo del número 5,  de ahí, iba directito al baño a vomitar, a veces, muchas veces, vomitaba hasta sangre, de regreso, pedía mi vodka tony, ya habrás de imaginarte m es diálogos, mis panchos y mis actitudes contra mi esposa, así eran los lunes y todos los días de la semana, una noche, ya borracho, entramos a una discoteca, la de moda en Acapulco, una de las especializados, eran las llamadas cucarachas, coñac ahumado, es decir, le prenden fuego a la copa coñaquera grande y esperas a que se enfrié y te la tomas, no sé cuántas cucarachas me tome, lo que si se es que me puse como loco, me llene de celos y deje a mi esposa sola la humille, la ofendí, la denigre, y me salí del lugar, borracho y loco.

Un trato que no cumplí

Mi esposa, harta de mis borracheras, de mis ataques de celos, me dijo que hiciera algo con mi alcoholismo, ella comenzó a ir a un grupo de Alanon, yo  aparente entrarle y también fui a un grupo de AA, muchas veces me metí al baño a drogarme inhalando cocaína mientras se desarrollaba la junta, el alcohol, me robo la vida, me arrebato un cumulo de oportunidades, me secuestro en depresión, me quede solo, mi mujer me abandono infinidad de veces, me corrieron de mi trabajo, perdí una fortuna, deje de producir, de ser, si así se le puede llamar, una alcohólico funcional, por favor léase entre comillas, y me convertí en un drogadicto disfuncional, no quería rehabilitarme, no aceptaba la ayuda de nadie, me ofendí al  ir a un grupo de Alcohólicos anónimos, tenía un concepto equivocado de la fraternidad donde nací y entonces, después de tantas promesas, me interné en Oceánica, la clínica más cara en el mundo para rehabilitación y tratamiento de las adicciones, dure 35 días en el proceso, más una semana en el rancho Las Moras y otros tantos en Mazatlán, con grandes planes, grandes propósitos y el primer día que llegamos a la ciudad de México, fuimos a visitar a mi cuñado y de entrada me regalo un pasesote de cocaína, me dijo, eso de alcohólicos anónimos, son puras jaladas y así fue, tape la botella, pero me prendí de la cocaína y comencé a tocar fondo tras fondos, me volví loco, mis delirios de persecución , mis delirios auditivos, visuales me robaron el sano juicio, llegue a pesar menos de 50 kilos, flaco, ojeroso, amarillo, cansado y sin ilusiones como dice la canción y por supuesto, de repente, a escondidas de mi esposa me atascaba de vodka. No quería, no podía dejar de consumir, yo era el más claro prototipo del mediocre.

La Saliva del Diablo

De joven, podía durar hasta tres días seguidos de borrachera, no había truco en aquel entonces, no usaba cocaína, aguantaba un piano, pero era demasiado alcohol, demasiada enfermedad y tarde que temprano, mi hermano y yo, comenzábamos a pelear, a intranquilizar a mi madre yo era oídos sordos, no escuchaba sus suplicas, continúa peleando, no me importaba el derrame de sus lágrimas, no veía su dolor y preocupación. Ya por favor, ya por favor, cálmense.- Muchas veces llegamos a los golpes, a romper vasos, lámparas ceniceros, cada convivencia familiar, la convertíamos en un desastre, ya fuese el diez de mayo, la cena de navidad o de año nuevo, el maldito alcohol irrumpía el bienestar común, la paz familiar la exterminábamos y ahora comprendo la magnitud de mi enfermedad, que no es solo alcohol y drogas, es mucho más complejo que eso, hoy veo mi curda realidad y  solo por la gracia de Dios, he podido librarme, al menos solo por hoy, de los estragos amargo de La Saliva del Diablo, hice mucho daño y me dañe en demasía, me hundí en el alcohol y las drogas, perdí infinidad de cosas, como calidad de vida, salud, dinero, tiempo y todo lo que un drogadicto pierde, dignidad, respeto hacia uno mismo, amor propio y fe en Dios, todo se me fue de las manos en un abrir y cerrar de ojos.

Del infierno a la gloria, el ayer y el hoy

Viví un verdadero infierno a consecuencia de mis delirios de persecución, mis delirios visuales y adictivos, mi mente enferma intoxicada, anestesiada que me robó el sano juicio, lo perdí todo, la droga me robó absolutamente todo y a la fecha, no he visto a nadie que le gane. Muchas mañanas, mañanas enteras, las perdía recorriendo toda la ciudad en busca de la morfina sintética, de una farmacia a otra y con muy poca suerte debido a que es un medicamento controlado que escasea mucho y tiene una gran demanda, por las noches, a cualquier hora iba a la casa del pucher  o diler, a comprar el polvo, la maldita cocaína que generaba en mi mis loqueras, visiones y me hacía oír voces y música diabólica, mi recámara completamente desordenada, con vasos medios llenos, medios vacíos, con los ceniceros atascados de colillas, ropa sucia por todos lados, como papel de baño, platos sucios de comida y un apeste a muerto, ahí me refugiaba en mi mar de conmiseración, perdiendo el tiempo tirando a la borda salud, dinero y echando por el caño del escusado mi dignidad e imagen. Sangraba constantemente por la nariz y embarraba mi sangre e en las fundas de las almohadas, ropa interior y camisas de vestir.

Un mar de incongruencias

En estas fechas de calor intenso de fuertes temperaturas, me sentaba frente a la chimenea y la prendía a todo lo que daba, llena de troncos, colocaba a mi Bebo, un hermoso perro salchicha negro y a un lado, mi vodka y mi perico de cocaína, a veces me fumaba un puro Montecristo del número 5 y mientras el fuego se consumía, yo pasaba horas enteras echando leños, y hasta ropa de mi mujer y cosas mías; eran tardes, días y noches de loquera, de mucha soledad y de un intenso dolor en el pecho, un vacío espiritual enorme, totalmente ausente de mí y no podía parar, entre más consumía, más quería, estaba en una zona de confort, en la rutina diaria, hundido en depresión, justificando mis tragedias, sin darme cuenta que la vida se estaba extinguiendo, yo estaba muerto en muchos sentidos y cada día moría más en otras cosas, era, una muerte lenta y segura, cruel, unas veces lloraba cada vez qué empezaba a inhalar cocaína, porque sabía que en días enteros no iba a poder parar, que me tenía que atascar hasta quedar como idiota, propiamente congelado sin poder moverme, sin poder hablar, claro, sin dormir, ni comer, anestesiado en todos los sentidos…

Doy testimonio de fe, de vida y esperanza

Sé que no soy el único recuperado, ni el único que ha salido avante ante la adversidad y la lucha contra ésta maldita, perversa enfermedad del alma. A mí, me ha costado, con la ayuda de Dios, muchos días de lucha y esfuerzo, todos los días, de rodillas le doy gracias a Él por este regalo de vida, entro en mi templo, que es mi baño en oración y meditación, voy a grupos de auto ayuda, a dar testimonio o llevo a un doceavo, de igual manera, visito anexos haciendo servicios, dando terapia y guiando a otros a salir adelante, atiendo a un gran número de personas cada semana que buscan ayuda, escribo tres cuartillas y media por semana, estoy presente en radio, televisión y periódicos, doy mensajes y ocupo espacios en internet, el mejor de mis servicios está en mi casa, recorro escuelas y colonias y trato de erradicar mis defectos de carácter y mis patrones de conducta, de repente mi enfermedad brinca y despierta al cavernícola emocional, pero, hoy no cambio ni un segundo de esta vida por la mejor borrachera, la mejor fiesta en mi actividad, hoy vivo la vida en plenitud, con humildad y gratitud y para celebrar este aniversario, escogí este tema que publiqué hace muchos años y que forma parte de mi libro, Ayer y Hoy, Volver a Empezar, también, como una muestra de gratitud a mi esposa, a mis hijos, mis hermanos y tantas personas que generosamente me han ayudado a crecer a salir adelante y a dar lo mejor de mi.-Mil gracias. Digo lo anterior, no para presumir o quedar bien, lo hago porque es verdad y para comprometerme a no olvidarme del infierno donde vengo.

 060, llamado de emergencia

Me encontré un buen amigo, colega, periodista y servidor público a quien conozco de hace muchos años y me dio mucho gusto verlo. Juntos empezamos a recordar cuando él se desempeñaba como titular de comunicación social de Seguridad Municipal. Recordamos las veces que él fue a mi casa y yo le decía, en mis loqueras, en mi paranoia, por dónde se habían ido los supuestos atacantes que habían entrado, él, sorprendido de mis juicios, permanecía callado, mientras le mostraba el talco abundante que yo desparramaba en la alfombra para comprobar que alguien entraba y dejaba sus huellas. Fueron noches interminables, infernales de mucho dolor, la loquera en todo su apogeo. Por las noches, atascado de cocaína, obsesionado por mi celotipia, posesionado de mis miedos, le daba rienda suelta a la imaginación, echaba a andar la película ante el más mínimo detalle, como el hecho de haberme encontrado algunos casetes grabados con música rara, con voces feas y un tanto satánicas, o los mensajes que dejaban en mí máquina de escribir, sé que hubo mano negra, sé que esa mano que mecía la cuna, le echaba más gasolina a mi paranoia, sé quién lo hacía y bastaba entonces el más mínimo indicador y yo marcaba de inmediato el 060, las patrullas llegaban rapidísimo, y entraban a mi casa, yo vuelto loco, enojado les señalaba las huellas que dejaban, las marcas en la pared por donde se trepaban, les decía, por ahí se fueron, de arriba en la parte de las recámaras hacia las puertas por dónde se tira la ropa sucia al cuarto de lavado, les señalaba las pisadas, las marcas de los tacones, de igual manera, como embarraban excremento en la pared.  Mensajes con tinta sangre que se escurrían frente a mí y que nadie más veía esos diabólicos textos. -

Cada quien tiene su propia historia

El tiempo no es recuperación, son los hechos. - Juntas y juntas… y que juntas? Los hechos se palpan en tú casa, con la buena relación con esposa e hijos, cuándo en verdad eres útil a los demás y rus actitudes hablan bien de ti, cuando dejas de juzgar, de calificar y de descalificar, cuando en verdad te aplicas, él  vive y deja vivir y aprendes a respetar a medio mundo, y comprendes que  cualquier mediocre se le da el meterse en lo que no le importa.- La recuperación es de hechos y con hechos, porqué hechos son amores y no buenas razones.- Hechos.-

He conocido infinidad de testimonios, para mí, los míos son suficientes y no me denigro al escribirlos, es mi verdad, como esa verdad que se adueña de la vida de un mundo de personas que se resisten, como yo me resiste a pedir ayuda, de esas personas que ya perdieron familia que están en la ruina económica y moral, que sufren y hacen sufrir a los demás, viven en la negación total, encarcelados por estas perra enfermedad, maldita enfermedad perversa del alma, la  he llamado La Saliva del Diablo y que escribo semana a semana en mi columna De adicto a ADICTO y que describo en cada uno de mis doce libros relacionados con mi enfermedad, mis libros, están a tu disposición.- Más información,  articulo completo  en montrewalquebeclatino.com, ir a blog de adicto a adicto, conéctame por Messenger, o WhatsApp 614 256 85 20,.              Por tu atención muchas gracias. - Tratamiento ambulatorio sin inte4rnamientro, si se puede vivir libre de sustancias y conductas toxicas.

 

Qué es, ser enano, lo eres tú?

Mediocre es mediano, tirando a malo en cuanto a calidad, valor, entre otras características. La palabra mediocre proviene del latín “mediocris” que significa “medio, común”. El término mediocre está compuesto por 2 vocablos “medius” que expresa “medio o intermedio” y “ocris” que significa “montaña o peñasco escarpado”, por lo que mediocre significa el que se queda a mitad de la montaña, el que está a media altura. Asimismo, el término mediocre utilizado como adjetivo hace referencia a una persona que no posee talento especial o suficiente habilidades para la actividad que efectúa. En referencia a lo alusivo, la palabra mediocre es usada en sentido peyorativo ya que indica una persona vulgar, con pocas cualidades y una persona pobre desde el punto de vista intelectual. Por ende, una persona mediocre posee como característica principal la incapacidad para concebir ideas y ser cada día mejor en el ámbito personal o profesional y, por esta razón acepta la rutina y los prejuicios. No obstante, la palabra mediocre como adjetivo hacia una cosa es aquello que está por debajo de la media, poco valor o calidad, algo ordinario o insignificante. En el lenguaje romántico, el término mediocre significa algo pobre e insuficiente, que no sobresale y es de escaso mérito .La palabra mediocre es utilizado como sinónimo de: mezquino, mediano, vulgar, común, entre otros.  Algunos antónimos del vocablo mediocre son: excelente, magnifico, brillante, superior, etcétera. Se aplica para todo aquel que se rinde antes de tiempo, que claudica sin aliento, se da por vencido, llenándose de pretextos y de frases negativas.- No puedo.- Esta muy difícil.- Me siento muy mal.- Todo me sale mal y bla y bla, es un reflejo de auto estima baja, de justificación, de cobardees, seres, en su mayoría, llenos de miedos y complejos, que no quieren salir del hoyo, de ese hoyo de donde yo vengo, el de la mediocridad.

Soy maniaco depresivo

Por muchos años me refugie en mi cama, me torne hipocondriaco, sufría por todo y por nada, ahí puedes verme, abandonado de mí mismo, tirado, escondido debajo de las sabanas, dándole la espala a mis responsabilidades a mi trabajo, me sentí mal, me dolían hasta las pestañas o las uñas del pie derecho, me sentía muy mal desganado, sin la chispa de la vida y en la almohada dejaba una alfombra de cabellos, me quede calvo de la nuca, como algunos frailes, en la regadera después de cinco días sin bañarme, dejaba en la coladera una telaraña de cabellos, mi piel era amarillenta y seca, mis hombros caídos, mi voz baja, endeble y mis pensamientos, secuestrados por la loca de la azotea, eran noches insoportables de insomnio y de sentimientos encontrados, tenía el síndrome del pollito rostizado, un ratito boca arriba, otro, boca abajó, de un lado, del otros, prendía el televisor, lo apagaba, me sentaba a fumar en el escusado, subía y bajaba por toda la casa, por supuesto que no dormía y no me podía levantar temprano, entere en un círculo vicioso debido a la depresión profunda que sufrí y qué llegue a pensar que ese intenso dolor, ese gran hueco que sentía en el pecho, jamás se iba a desaparecer, claro que me prendí de un mundo de medicamentos anti depresivos, solo llegaba a conciliar el sueño, totalmente borracho.

Me fumaba un cigarro cada diez minutos

Desde niño registre niveles de ansiedad muy altos, comencé a fumar desde los doce años, primero, prendiéndole los cigarros a mi abuela, luego fumando a la par de ella, sentados viendo las tele y esta adicción duro en mi  32 años, al final  eran tres cajetillas aproximadamente al día, mas, dependiendo de la cocaína que inhalaba, mi carrera de fumador tiene un mundo de anécdotas, queme la mayoría de los asientos de los carros que maneje, queme a mis hijos, infinidad de veces, una de ellas en plena carretera, la colilla encendida se regresó al asiento donde venía sentado mi hijo Samy y debido a sus gritos y al humo que salía de su pantalón, pude detenerme y apagar el fuego, no  tenía camisas, ni sacos, mucho menos corbatas que no se escaparan de las quemaduras de cigarro, mi recamara, la sala y toda mi casa apestaba a humo, me gane un horrible aliento, más una tos de perro bailarín que me torturaba cada noche fui capaz de dejar sin leche y sin pan a mis hijos por comprarme cigarros, felizmente llevo 16 años libre de humo y ahora no soporto el olor a humo, me atraganto, me quedo sin aire y me pongo de muy mal humor, mi esposa me dice que parezco prostituta delicada y por supuesto que estoy todo taponeado de nicotina, tengo un sten en el corazón y un par de válvulas en mi pierna derechas debido a que no tenía circulación, más aun, no tengo condición y mi cuerpo es débil, está severamente dañado por el cigarro.- En las escuelas, cuando voy a dar el mensaje de vida, de información, orientación y concientización respectó a las adicciones, los niños me preguntan.- Ernesto, porque fumabas tanto.- La respuesta es muy sencilla, por mediocre, porque no me quería,-

La triste historia de un mediocre, como yo

< Héctor no tomaba ni fumaba, en la secundaria no me di cuenta que lo hizo, me di cuenta en mi casa, un día antes de irse a la escuela se le cayó en la cocina un cigarro de marihuana, se le cayó de la mano y yo le puse el pie encima, él se dio cuenta, entonces me dijo que no era para él, que se lo llevaba a una muchacha,  para que se acostara con él, - Ah, entonces tú tienes que pagar para que se acuesten contigo, le dije, cómo andas mal.- Ahí tendría como 16 o 17 años y luego empezó a cambiar de amistades, yo lo traía poquito vigilado, se juntó mucho con su primo, que después de los años, me di cuenta que vendían droga en su casa apoyados por su mamá, y él y el primo llegaban a la casa, uno corría al baño de arriba y el otro al baño de abajo, me daba cuenta que entraba al baño, luego no le bajaba, se tardaba un buen tiempo, después yo me metía al baño y decía este cochino no le bajó al baño y ni olía a nada, que casualidad que entran al baño, y luego salen volados, y nunca encontré nada. Después le dije a su papá y yo traía ese gusanito que algo no estaba bien, actitudes raras, amigos sospechosos, se volvió irrespetuoso, no me obedecía, mentira tras mentira, soberbio, pero yo sentía el peligro y el papá de Héctor nunca me hizo caso. La adicción, creció.

Error tras error cuando hay un drogadicto en casa

De repente, todo se vino abajo al conocer el mundo de las drogas, a qué horas sucedió, que error cometí, será que mi esposo y yo nos divorciamos, yo le echaba mucha la culpa a él, porque no había sido un papá cercano, un papá que le enseñara, que estuviera al pendiente de él, mis papás me apoyaban, mi esposo me acompañaba, pero no sentía una participación efectiva, como que estaba opacado, sin embargo mi esposo cuando hablaba de mi hijo Héctor y empezaba a decirle cosas, era muy asertivo y muchas cosas que no tomaba él la decisión, es porque yo iba a respingar, iba a explotar y cómodamente, él me dejaba hacer y tomar mis propias decisiones; un día me dijo, - No lo he corrido de la casa, porque sé que tú te la vas a pasar llorando y buscándolo.- Todo eso que evitamos las mujeres y no dejamos que los hombres actúen, a veces es para mal, él hubiera no existe, pero si lo hubiera dejarlo actuar, otra cosa hubiera sido, pero yo no le permití que él tomara la autoridad, no lo dejaba ser y el pagaba el internamiento, me acompañaba, mis acciones eran de una madre desesperada, queriéndolo meter en cintura, cosas que al adicto ni le interesa, no le interesa ni la mamá,  menos otras cosas. Ahí empiezo a conocer la enfermedad y a ver mi error como codependiente, como mamá sobre protectora, como mamá con culpa, mal informada, ignorante y aparte si reciba la información, yo no estaba de acuerdo, yo era tan soberbia, que decía, todos están equivocados menos yo, tenía argumentos, - Ustedes no conocen a mis hijos, están mal, a mí no me va a dar resultado, están mal. Hoy sé que los papás, hombres conocen mejor a sus hijos en muchos sentidos, pero yo no dejé ser a mi marido, por soberbia.

Consecuencias amargas que se  tienen que vivir

La enfermedad creció, y crecieron los problemas, Héctor se salió de la casa, de repente me apareció con un carro usado, un Mustang, no sabíamos dónde vivía, ni que hacía, al final supimos que estaba con la tía, donde vendían droga, ella lo solapaba, ahí entraba y salía; en una ocasión se escapó del anexo y le prometí que jamás lo volvía a meter, será porque tú lo quieras y tú lo pidas, en primer lugar porque ya estaba cansaba, aburrida y decepcionada, yo ya no quería nada, ni andar dando mi cara, y el Padrino Lalo, me dijo cuándo se escapó, - Sabes qué,  suéltalo, Héctor anda mal, anda con muy malas compañías y sí anda consumiendo, en cualquier momento hasta lo pueden matar, vamos a pedirle a Dios que ese no sea lo que le pase, que sea la cárcel, que no sea la muerte, esa es la verdad, son las alternativas que le quedan a Héctor, la cárcel o la muerte, suéltalo, vamos a pedirle a Dios que sea la cárcel y sí, como ya se había salido de la casa andaba haciéndole al malandro, y cayó en la cárcel. Duró preso 6 años.

Un adicto se convierte en un excelente maestro

Héctor ha sido muy buen maestro, me ha enseñado muchas cosas, el caso es que el fondo que tocó en la cárcel no sirvió para que hubiera mejoría, ni arrepentimiento, ni cambio de conducta, le valió, no sufría por nada, tenía chalán, le lavaban, comía bien, ahí estaba yo visitándolo, él había perdido su libertad, claro que fue mejor porque no andaba en la calle, en peligro de que fuera a perder la vida de un momento a otro. Es triste y doloroso que les dé la espalda a sus hijos, en esos 6 años, sus hijos suspiraban por él, les hablaba por teléfono y los niños se morían de gusto, porque el papá les iba a comprar una moto y un caballo,  Y yo también pensaba, que padre que ellos van a disfrutar mucho cuando venga su papi, yo ya no lloro por Héctor, pero los niños es algo que no le he podido perdonar, que les haya roto el corazón a sus hijos, porque yo viví la ilusión de sus hijos que son unos inocentes, que son buenos niños, inteligentes, y pienso, cualquier padre estaría vuelto loco con este padrecito, y Héctor no es que no los quiera, sí los quiere y le importan, pero se siente tan poquita cosa, se siente tan impotente, tiene vergüenza, porque ha visto que los amigos, la sociedad, no confían en él,  y en el fondo del corazón de los niños yo sé que les gustaría estar con él, les sigue haciendo falta, sobre todo al niño, y Perla, es más autosuficiente, es más libre, es fuerte, esa niña defiende a su hermano, ella siempre ha sabido qué va a hacer en la vida y Héctor chico es más débil, más dependiente.

La esperanza es la última que muere

Estoy día con día, si él quiere estar ahí, lo único que quiero es que sea feliz, si así es feliz, ni modo, si no me ayuda, que no me ayude, ese sueño ya me lo tumbé, no estoy esperando de ti nada, solo espero que hagas algo de aprovecho, ahora creo que lo que está haciendo, es tomar alcohol. Se debe hacer respetar la autoridad desde que nacen, cuántas cosas dejamos de hacer por respeto a los padres, nos hace falta acercarnos a nuestros hijos, abrirles los brazos no la cartera, darles valores, empezando por nosotros mismos, dejando las competencias y los apegos, creando menos necesidades materiales y más espirituales, debemos de retomar a la familia, pero todo lo malo se los enseñamos, somos materialistas, consumistas y no sabemos divertirnos si no es con un juguete caro, antes jugábamos con cajas de cartón, con botes, lo que tiraba la mamá a la basura, ahora todo es electrónico, tecnología, y compramos y compramos, ya no pertenecemos al mundo de antes, sano, bueno hermoso, todo lo dejamos en el pasado. María Victoria. Gracias por leerme y más por escribirme.- Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 614-410-0158 Mis libros están a tu disposición.  montrealquebclatino.como ir al blog De adicto a adicto. Búscame en Facebook y en Twitter @teo_luna. TRATAMIENTO AMBULATORIO, SIN INTERNAMIENTO 614 2 56 85 20

 

Te recomiendo la siguiente Liga:

https://www.youtube.com/watch?v=AUQGZJVRczs

 

 

La desinformación es parte del gran problema Esta enfermedad, la mía, La Saliva del Diablo, no es solo alcohol y drogas, es una enfermedad perversa del alma, compleja, cruel, contagiosa, burlona, sutil, devastadora, es una enfermedad genética, hereditaria, progresiva, incurable, mortal, es física, emocional, ligada a la personalidad y sin duda tiene que ver con la ruina espiritual del enfermo y de su familia, que en muchos casos, está más enferma que el mismo adicto. El sábado pasado tuve la oportunidad de dar mi mensaje de información, reflexión, orientación y concientización respecto a mi enfermedad y a todas sus características, el público como siempre, se mostró sumamente interesado en este tipo de temas, veo los rostros de impacto cuando narro los amargos estragos que dejó en mi la compulsión por el alcohol y las drogas, siento los puentes de compresión, con la miradas de asombro, sé que transmiten dolor, frustración, impotencia y mucha desinformación y me queda muy claro, que no hay peor ciego que el que no quiere ver, hay una expresión genuina de preocupación, ya sea de prevención, de hacer algo para que sus hijos no caigan en las garras de La Saliva del Diablo, hay en otros, la angustia, la búsqueda de soluciones para rescatar a un ser querido de este infierno y están ahí, porque desean orientación e información y eso habla bien de ellos, habla del primer paso que es aceptar la realidad y en la medida de que se conoce el problema, te acercas a las soluciones, así de sencillo, pero la ignorancia, la negación, son parte de las características de un alcohólico drogadicto, y más en la familia.                               Cadena neurótica.

 .                                                                                                                                               Muchos padres dañamos severamente a nuestros hijos, debido a que delante de ellos nos agredimos, violentamos el dialogo, gritamos, ofendemos, humillamos, intimidamos, retamos, insultamos, denigramos, devaluamos a nuestra pareja, en un instante, mutuamente nos hacemos trizas y no nos importa en lo más mínimo que nuestros hijos estén escuchándonos y viéndonos, no nos importan sus ojitos tristes, sus miradas de asombro, ni el susto que les provocamos, no nos importa la pésima escuela que les demos, el mal ejemplo, y hacemos de nuestro hogar, un hogar disfuncional, donde el respeto brilla por su ausencia, donde el insulto es el estandarte y la guerra de vanidades nunca cede y si somos capaces de gritarnos entre la pareja, nos importa un comino como educamos a las criaturas, gritándoles, humillándolos, poniéndoles calificativos y descalificativos, haciéndoles sentir cucarachas, o peor que ello, no nos importa abrir y hacer heridas del alma, como la injusticia, la humillación, la traición, no nos importa acomplejarlos, pero lo peor, es que una pareja neurótica, hace a sus hijos neuróticos, ingobernables, rebeldes, intocables e irresponsables, aprenden a que a base de gritos es como deben de comunicarse y esta cadena neurótica, ellos habrán de superarla y de repetirla una y otra vez en sus vidas, la neurosis es uno de los ingredientes básicos de mi enfermedad, un neurótico, fracasa en sus relaciones personales, fracasa en su comunicación interior y con las demás personas. Primero fui neurótico, luego alcohólico…. Drogadicto, maniaco depresivo, celoso.                                                                                            Cadena de los miedos II

                                                                                                                        Un día leí en Selecciones, que una mamá es capaz de decir en un día, hasta 400 veces, NO. He escuchado, muchas veces a las mamás que les dicen a sus hijos.- Si no te callas, voy a llamar a la policía.- Si no te callas, te voy a dejar aquí sola.- Te va a llevar la policía al calabozo.- Te voy a castigar.- Bájate de ahí o te bajo.- No lo hagas.- No toques.- No pases por ahí.- Las fobias sociales, el pánico escénico, los miedos y la inseguridad, son componentes de un adicto, son componentes en la personalidad de un malhechor y es una cadena destructiva, es un esquema que se aprende y se contagia en el hogar, como padres cometemos el error de hacer a nuestros hijos, inútiles, nos da miedo que se caigan, que se vayan a quemar en la estufa y no los dejamos hacer un par de huevos fritos por temor a una quemadura, los hacemos inútiles, dependientes, inseguros de mil maneras, no permitimos que vivan su propia experiencia, trasmitimos nuestra propia miseria, la sobreprotección daña fuertemente a una criatura, por desgracia, cuando el alcohol o las drogas entran al interior de un ser, es como si fuera arrullo para el alma debido a que los miedos desaparecen, la droga desinhibe, da seguridad y es la puerta falsa, se rompen, momentáneamente fobias y complejos que en tiempos normales, los tienen secuestrados, triste es, que tal vez un par de copas logren desinhibir, la mala noticia, es poca la gente que puede únicamente tomar dos copas, el resto, una gran mayoría tenemos que alcoholizarnos totalmente hasta perder la razón. La armonía, es un buen antídoto para los miedos, mi libro, Armonía, el arte de hablar bien en público, acredita este argumento. -                                                                                                                                   Rompiendo con la rigidez, obtienes seguridad.

                                                                                                 Ausencia de valores Lo que bien se aprende, jamás se olvida. En casa, los niños aprenden a faltarse al respeto, escuchan las mentiras que se dicen sus padres, son testigos de los interrogatorios tipo policía judicial federal, de cómo se intimida a la pareja y se le califica como mentiroso, mentirosa. Aprende a no cerrar círculos, la cochera puede ser el reflejo de un hogar de gitanos, el desorden total y ese cochitril, jamás tiene arreglo, al contrario, cada vez el desorden aflora, aprenden a no dar las gracias ni a valorar por los alimentos que reciben, se sienten merecedores, las rutinas mal encausadas, daños a nuestros hijos que no los educamos a que recojan su ropa sucia, la toalla húmeda que normalmente la dejan en la cama o tirada en el suelo, se les enseña a que la pereza es un sello de distinción, no tienen sentido de responsabilidad, duermen todo el santo día, abusan de sus horarios y llegan a la hora que se les viene en gana, no hay la más mínima muestra de respeto a la autoridad, se sienten igual y actúan al tú por tú con sus padres, los hábitos de higiene y del orden, distinguen contrariamente su recamara, el guardarropa es propiamente un desastre, los zapatos sucios, sus útiles escolares, mal acomodados, maltratados y manchados de guacamole o salsa, hay tantos hábitos en esta cadena de decadencia, que no son más que los ingredientes de un adicto, quien no valora, ni se esmera por la calidad de vida, y eso lo aprende y lo aprende bien en su casa, donde no contribuyen en lo más mínimo, reniegan por todo y por nada, se niegan a hacer la más mínima tarea en benéfico del bienestar común y no hacen otra cosa más que acreditar su tendencia de ingobernabilidad, sello de distinción de un rebelde sin causa, un adicto compulsivo. Tú eres el arquitecto de tu destino Dice el dicho y dice bien…                                                                                                                                         Lo que no haz de querer…en tu casa lo haz de tener.                                           Un bebé entre uno y tres años, recibe de sus padres toda la canela para ser un buen niño o un niño insoportable, berrinchudo, neurótico, niño caime mal, si el niño es complacido en todo lo que quiere, se le da lo que pide en el instante y cuando ellos dicen no, no y no, y el niño hace un escándalo, se atraganta, se pone morado del coraje, se tira el suelo y es cuando los padres complacientes acceden y le dan lo que el niño quiere. Estos tres años son fundamentales para forjar la vida de un ser humano, es aquí donde se gana o se pierde, por desgracia las facturas que hay que pagar son muy caras, te habrá de sacar canas verdes, su vida será un desastre, pésimo estudiante, vago, violento, alcohólico, soberbio y tarde que temprano, un súper adicto; pero el origen es esa cadena de ingobernabilidad, el mal que se le hizo al complacerlo, al permitirle sus panchos, sus berrinches y sus patrones de conducta de niño caime mal. No es necesario golpear a un niño berrinchudo, no es necesario agredirlo, violencia engendra violencia, la mejor manera es la inteligencia emocional, educarlo con razonamiento, buen entendimiento, y cuando haga sus panchos, ignorarlo, incluso buscarle un lugar apropiado para que desahogue su ira, este puede ser el patio o el baño de la casa, pero jamás se deben de doblar las manos ante la ingobernabilidad de un niño, debido a que lo haces manipulador, todo un experto en chantaje emocional, él va a controlar su vida y tus emociones y después, después, será demasiado tarde.                                                                                                                 Lo que hace la mano…hace el detrás                                                                                                                Hay que romper con el esquema, con estas cadenas que vienen de una generación a otra. Un borracho cocainómano activo, es el huracán rugiente y sus hijos ven como se consume su padre, tristemente lo miran en decadencia, todo el día prendido de la cocaína, de la que él cree, que es calidad de exportación, como me decía el pucher a mí, irresponsablemente un padre activo, compulsivo, les da un pésimo ejemplo a sus hijos y no tiene ni tendrá autoridad, ni peso moral para llamarles la atención a sus hijos cuando estos se caigan de borrachos, cuando lleguen intoxicados a la casa, o incluso ahí mismo se atasquen del polvo blanco o de cualquier sustancia, el mejor antídoto, es sin duda, el ejemplo y lo peor de un borracho cocainómano es enfermar a su familia, su esposa, se tornará maniaco depresiva, se hará adicta a los antidepresivos, caerá en trastornos mentales obsesivos, su nivel de ansiedad y frustración serán enormes ante la cruda realidad de ver a sus hijos, seguir el mismo camino que su padre, habrán de orillarla a una profunda decepción y tristeza, los hijos, serán igual que el padre, barbajanes, soberbios, ingobernables, machos y drogadictos, como Gabino Barrera, que no entendía razones y al final, serán como Juan Charrasqueado, solo su madre habrá de recordarlos con cariño, y eso quien sabe, porque un borracho, un drogadicto como yo, al final queda en el olvido.                                                                                                                   ¿Cómo romper las cadenas destructivas?                                                                                                  Madres solteras, esposas de adictos y alcohólicos, divorciadas o viudas, mujeres que trabajan todo el día y no pueden cuidar a sus hijos, deben de darse un tiempo para capacitarse emocionalmente, hay una gama de temas y películas excelentes, de videos y material que son normativos y que puedes encontrar en mi página www.crisiscreces.com, hay material, muchos artículos útiles y también mis libros, no esperes a que tu hijo se hunda en una adicción, que se convierta en un marihuana compulsivo, un drogadicto en potencia y si ya está iniciando, estás muy a tiempo de rescatarlo, recuerda: Hijos pequeños, pequeños problemas, Hijos grandes, grandes problemas.- Aquí lo importante es capacitarte, hacer cambios en tus patrones de conducta, corregir tus defectos de carácter, trabajar tus heridas profundas del alma, buscar la armonía en todos los sentidos, poner en práctica a todo momento la técnica del pescador, que es vivir con paciencia, vaya, tener la paciencia del pescador para educar a tu hijo con inteligencia emocional y amor adulto, aprender a poner límites y ser firme, mano dura, es necesario mantener la autoridad para someterlos al orden, la higiene, los buenos hábitos y las buenas costumbres, conozco muchos casos de madres solteras cuyos hijos son sanos, están limpios y son líderes, sé que cualquiera que quiera, ahí no se queda, comprendo, que el que quiera azul celeste, que le cueste y lo más sagrado para el ser humano es su familia, sus hijos, por ello, vale la pena reflexionar al respecto, esas cadenas, malditas cadenas que dañan a los niños antes de nacer, las veo con toda claridad cuando invitamos a una junta de padres de familia para darles el mensaje de prevención y a la hora de la hora, solo asisten tres mamás, el resto de los padres de familia, andan muy ocupados como para escuchar la cruda realidad de esta maldita enfermedad perversa del alma que puede exterminar la vida de cualquier ser humano. Tarea: Haz un análisis de las actitudes con las que tú participas para que tu hogar sea disfuncional. ¿Cuál es tu parte? Anoche confirmé una vez más, de que, en mi familia, todos somos mechas cortas, explosivos, iracundos y nos enganchamos a la primera.                                                                                                    Nula tolerancia.

                                                                                                                                                          Mi tarea que comparto contigo es mantener la calma, no engancharme a los gritos y provocaciones de nadie, ser honesto y observarme las veces que soy neurótico empedernido, debo de controlar mis egos, tener paciencia, respirar con profundidad por la nariz y considerar que los pleitos ni ganados son buenos, que los tonos agresivos y los gritos violentos no ayudan en nada, que si alguien está gritando y provocándome, no debo caer en ese juego neurótico, esto es de cambios y mi cambio es la paciencia, la prudencia y la armonía. La respiración es una excelente herramienta, ojalá la practiques. https://www.youtube.com/watch?v=4u6c3iE47hM https://www.youtube.com/watch?v=HmC8YMjdG3E https://www.youtube.com/watch?v=bePts02nIY8  TRATAMIENTO AMBULATORIO PARA ALCOHOLICOS Y DROGADICTO montrealquebeclatino.com 614 256 85 20

Caída tras caída, sin aceptar. Hoy recuerdo, del infierno en el que viví, en lo que ha sido mi vida activa, prendido de las sustancias, fumando como desesperado, un cigarro cada diez minutos, recodar mis niveles de ansiedad y como me intoxicaba con cocaína, morfina sintética, pastillas, de todas, mi botella de vodka y claro, mis casi tres cajetillas de cigarros, la verdad de las cosas es que yo no podía, vivía para drogarme y me drogaba para vivir, mi vida no tenía sentido, mi mar de sufrimiento era enorme, y por supuesto las consecuencias no se dejaban esperar, abogados tocándome a la puerta, deudas por donde quiera, problemas con mi esposa y el abandono de mí mismo, era casi un esqueleto humano, mi peso era menos de 50 kilos, mi piel amarilla, seca, marchitada por tanta droga, mis ojos sin ninguna expresión, desganado, con la autoestima por los suelos, en el sótano, y muchas veces decía.- Juro que no me vuelvo a drogar, juro que no vuelvo a tomar.- Y bastaba que el mesero tocara mi ego, y de nueva cuenta empezaba la carrera infernal.- Lo de siempre, don Ernesto.- Durante 35 años, entré y salí de la actividad adictiva, tuve periodos largos, cortos y medianos de abstinencia, pero mi negación, el no aceptar que tenía un serio problema por mi manera de alcoholizarme y drogarme, no hizo otra cosa más que prolongar mi agonía. La negación ante mis consecuencias como accidentes automovilísticos, mis pleitos agresivos permanentes con mi mujer, mi irresponsabilidad laboral, mi quiebra económica y a pesar de los pesares, yo decía. - No tengo el problema del alcoholismo.

Viví mi propia experiencia. Un día, tres alcohólicos Anónimos me mostraron la bola de cristal, alguien pidió ayuda y fueron a mi casa a darme el mensaje, este es el futuro, me dijo uno de ellos, vas a perder tu matrimonio, tu familia va ser un caos, te vas a llenar de demandas, quedarás en la ruina, tu cuerpo va a sufrir severas consecuencias, estás en riesgo de sufrir accidentes de tránsito que serán de vida o muerte, serás la decepción de tu familia, no habrá dinero que te alcance para satisfacer tus consumos de droga.- Todo lo que me dijeron, se cumplió, y en esa visita de los Alcohólicos Anónimos, tuve la desfachatez de burlarme de ellos, les serví tres vasos de vodka tonic, yo de un trago me bebí mi vaso y me volví a servir, y esa negación, esa ausencia de humildad, casi me quita la vida, más bien, por negado, estuve muerto en vida, atrapado sin salida.- Ya había tratado de ahorcar a mi mujer, los delirios de persecución, generaban en mí niveles de locura impresionantes.- Ya estaba en la lona, sin trabajo, sin familia, sin dinero y aun así, yo decía.- Cuando yo quiera, dejo todo esto.- No era cierto, cada día era más pesado, más consumo, más infierno, más soledad.

La mente del alcohólico. Un día, tomé la decisión y pedí ayuda con un compañero periodista, me llevó a un grupo, yo tenía el descaro de meterme cocaína en el baño mientras duraba la junta de AA, y una noche, al terminar la junta, un compañero se abrió de capa y me regaló su historial, mi negación no me permitía ver mi realidad, mientras él hablaba, yo visualizaba un trabajo periodístico de 8 columnas, suponía yo, que era material para difundirse ampliamente, que era sumamente interesante la vida de este hombre que había caído en desgracia, tragedia, tras tragedia por su alcoholismo, narró a detalle, cómo el alcohol lo fue hundiendo en el mismo infierno, yo no podía describir para mí el mensaje, no sentía que fuera para mí, aunque su testimonio de vida era muy parecido al mío, solo cambiando escenarios y personas, pero había mucha similitud que no acepté en ese momento, estaba yo fugado y negado.

Fui por sangre. Me interné en Oceánica, en Mazatlán México, que es la clínica de rehabilitación más cara en el mundo y tuve mi proceso de 35 días, igual, en la negación total, no visualizaba la magnitud de mi problema, fui mentiroso, porque decía que solo era alcohólico, cuando la mera verdad, era yo un cocainómano en potencia, no hablé de mi celotipia, me fugué dos veces de la clínica, me fui al hotel a buscar a mi mujer, no para hacerle el amor, sino para buscar muestras en el cesto de basura, como condones o papel higiénico impregnado de semen, inspeccionaba su cuerpo a ver si traía un rasguño o un chupete que indicara que me engañaba, no hablé de mis daños sexuales de niño, ni de mis heridas del alma, fue un proceso donde me la llevé de pechito, aparenté que le estaba entrando y propuse un programa nacional de radio, y se me dijo.- Cuando cumplas un año sobrio, hablamos.- Me resentí.- Llegando a México, mi cuñado me recibió con un pase de cocaína y me metí al baño, me lo chute en un instante, ahí quedaron tirados los 35 días de desintoxicación, las esperanzas, las ilusiones y más de 150 mil pesos que costó el internamiento, más los viajes de mi mujer todos los fines de semana, México-Mazatlán.- O Chihuahua-Mazatlán y viceversa, de ahí, continúe drogándome con cocaína y dejé el alcohol, hasta que llegué a un anexo, tres años después, de igual manera, seguía hundido en mi negación.

Negado hasta las cachas. Mi ansiedad creció y creció, llegué a meterme hasta 15 pases de cocaína en un solo día, entre más me metía, más quería, por 7 largos años, le oculté a mi mujer que usaba cocaína, hasta que un día, me llevó con un doctor a quien yo había entrevistado en la radio algunas veces y él quedó sorprendido con mis narraciones y delirios de persecución. - Usted don Ernesto? No doy crédito, me decía sorprendido cuando le platiqué que un par de intrusos entraban a mi casa y me dejaban mensajes diabólicos, escritos en la ropa, en la fruta, en las cajetillas de cigarros, en las suelas de los zapatos…… Y me pidió que orinara en un recipiente, y lo hice, al día siguiente, la muestra decía. - Cocaína, cocaína, cocaína, cocina…. Una noche, derrotado hablé con mi suegro, en paz descanse y con mi esposa, les pedí ayuda, ya no podía más, lloré con los dos y mi suegro comprendió muchas cosas sobre mis actitudes y mis actos de mal juicio, posteriormente busqué ayuda en un centro de rehabilitación, me interné, pensé que iba a ser como una  oceánica chiquita pero sin mar, no me gustó, ni las instalaciones, ni el trato, ni nada y cuando quise salirme, fue imposible, mi mujer se negó a dar la autorización  y ahí me quedé tres meses internado, dos de ellos totalmente negado, no aceptaba la magnitud de mi enfermedad. Nada es para siempre, nada, ni bueno, ni malo, hasta que un día, tuve un despertar espiritual en el área de ropería del anexo, yo escuchaba tanto a mis compañeros internos que decían.- El Jefe se manifestó.- Le bajé al Jefe.- El Jefe me lo mandó.- Hasta que un día, con fe, le hablé al Jefe y le dije.- Señor, hágase tu voluntad y no la mía, si tú quieres que me quede en este anexo, me voy a quedar y le voy a entrar.- Me levanté y sentí que había dejado mi enorme carga, me sentí totalmente liberado, después, se manifestó la tribuna y subí, hablé, hable de mí, de mi dolor, lloré, duré más de una hora haciendo catarsis y me acepté como un enfermo emocional, me acepté como  drogadicto, neurótico, celoso empedernido, endeble, y desde ese momento, me liberé, a la fecha, cumplí en mayo 18 años limpio, libre de drogas. Hoy vivo las mieles que me prometieron los Alcohólicos Anónimos y agradecido con Dios, satisfecho y honesto, puedo decir, con gratitud.  que AA, salvó mi vida.

La preocupación de cómo no volver a tomar en la vida. Muchos jóvenes se cierran ante la visión de que el alcohol les ha dañado la vida, no visualizan todo el daño que les ha generado las sustancias y les preocupa, que ya no van a poder sustanciarse en la vida y terminan sus procesos, incluso van a las juntas de Alcohólicos Anónimos y aunque no lo externan, están negados, no aceptan que tienen la enfermedad del alcoholismo, guardan sus reservas y en la primera oportunidad se revientan, se hunden más y más en la compulsión y comienzan a tocar otros fondos y más consecuencias, después de unos meses, regresan severamente dañados, regresan con una ansiedad enorme, con demasiados problemas en sus casas, muchos con demandas legales, otros flacos, deprimidos, ojerosos y sin ilusiones, no aceptan que están perdidos ante los estragos de La Saliva del Diablo, por ello, recaen los recaídos, simplemente  porque nunca se han levantado.- Yo vengo de ahí, fueron muchos años de incongruencia y de dolor, ahora, no cambio un segundo de esta vida que vivo el día de hoy, por la mejor borrachera que haya tenido.

Todos los días, la misma canción. Ernesto, ya no aguanto más, mi hijo está prendido de cristal, no come, no duerme,  está drogándose todos los días.- Ayúdame por favor.- Ernesto, mi papá es un borracho, todos los días toma y golpea a mi mamá.- Ernesto, mi hija se anda prostituyendo con los traileros, apenas tiene 16 años, todo lo que gana en esa maldita actividad, se lo mete de drogas.- Diariamente recibo este tipo de mensajes, igual correos y WhatsApp, mi respuesta es la misma.- Ven, con gusto te doy mi propia experiencia y te ayudo en lo que pueda.- De cada diez llamadas y correos, solo una o dos personas acuden a la cita, lloran, cuentan sus historias, les hago sugerencias, los invito a que vengan, a que lean mis libros y a veces les consigo becas en centros de rehabilitación, les doy la mejor atención, y algunos no regresan ni para dar las gracias. A todo el mundo le urge, todos tienen el problema, pero pocos son los que quieren ponerle acción y hacerse responsables de sus actos, la negación es un mal espíritu, que extermina el matrimonio, orilla al individuo a que viva una vida llena de conflictos, que el camino sea minado y que finalmente, se encuentre en un callejón sin salida, es el simple reflejo de no aceptar la furia del alcohol y las drogas a través del tiempo.

En 18 años aprendiendo a vivir en libertad. Cada persona con la que me topo, me regala algo, he venido cosechando experiencias que la gente me transmite, he escuchado no sé cuántas juntas de hora y media, he escuchado a un mundo de personas que han participado en mis talleres de capacitación, en las escuelas, en los grupos de auto ayuda, con los grupos de cuarto y quinto paso, he tenido la oportunidad, como reportero, de investigar todos los temas relacionados con mi enfermedad emocional, la verdad que he ido acumulando métodos, recetas, para bajar la ansiedad, para desintoxicar, he aprendido infinidad de dinámicas para el desprendimiento de la energía negativa, he podido poner en práctica mis técnicas para reducir los niveles de ansiedad y claro, que he cometido errores, he ido a casas de drogadictos a darles el mensaje y éstos han estado consumiendo sustancias, les he dado oportunidad a mentirosos, que vienen a jugar la parte porque la esposa o la familia los manda, otros más, hipócritas que vienen a ver que sacan, a echar tostones para sacar dólares, pero con el tiempo sé y confirmo, que cualquiera que quiera, ahí no se queda, sé que es una decisión personal, cada quien elige su cambio y quien quiera vivir en la negación, Dios que lo bendiga, y ojalá los fondos que tocan y que les faltan por tocar, no les quite la vida, no los mande a la cárcel o a un psiquiátrico, o finalmente, al panteón.- Yo no he visto a nadie que le gane.- A nadie. Mas información: montrealquebeclarino.com

 

La cultura del divorcio

Ahora es muy común ver en los restaurantes a un buen grupo de mujeres jóvenes reunirse a desayunar, a convivir e intercambiar experiencias y ellas, tienen una característica en común, la vida no les ha sido nada fácil,  algunas, están divorciadas y el resto viven sus  vida de pareja, entre azul y buenas noches, hay crisis matrimonial, las parejas se tornan cada vez más agresivas entre ellas, cada vez más violentas, se hacen trizas, desmoronan el seno familiar, destruyen lo que poco a poco construyeron, por supuesto que lo primero en morir, es el amor y lo primero en aparecer es la falta de respeto y en ese sentido, lo más cómodo, lo más sencillo, es romper, es tronar y buscar la manera de divorciarse y atrás de un conflicto matrimonial hay tantas causales, reales y palpables que la pareja no se da cuenta, no acepta y solo ve, con lupa los errores del otro, no los propios, como dice el dicho y dice bien.-Ver la espiga en el ojo ajeno, pero no ver la viga en el ojo propio.-

Mal de muchos, consuelo de tontos

Si hay algo difícil en estos tiempos es llevar la fiesta en paz, es complicado la relación de pareja y más cuando la crisis económica te hace trizas, cuando eres infiel, cuando hay violencia verbal, física y emocional, cuando la falta de respeto, los insultos, las amenazas, las agresiones, los apodos, el sarcasmo, la sutileza, las ganas de fastidiar, de pelear siempre están ahí a cada momento y que difícil es cuando se involucra a los niños, cuando te ridiculizas delante de ellos, cuando denigras o te  denigra tu pareja, es muy feo vivir una relación neurótica, una relación, peor de perros y gatos delante de las criaturas, más aun, que desagradable es ir en el carro y peleando, en el banco y peleando, en el súper y peleando estas peleando en todas partes, peleas de todo y por nada y estas siempre agarrada del chongo y te haces trizas, pero cada día que avanza, te alejas y te alejas cada vez más de esa persona, llegas a aborrecerla, a repudiarla, a odiarla y si fuera posible lo o la harías picadillo, sin duda le darías de comer  a los perros.

Tu lengua se convierte en un filoso bisturí

Enojado, no tengo prudencia de lo que emito, no me detengo y hago trizas a mi pareja, se perfectamente donde pegarle, de eso se trata que le duela, que la daga se clave hasta el fondo y que la herida sea profunda, no importa lo que en ese momento destile, es mi verdad y mi razón, mi objetivo es agredir, destrozar, denigrar, ofender, humillar, devaluar, comparar, reclamar y demostrar mi poder, no importa lo que diga, lo que quiero es mostrar mi enojo, engrandecer mis egos,  y que afloren mis resentimientos, claro, que después de mi descarga neurótica, quedo expuesto a la reacción.-. Acción, reacción. -  y me someto a la respuesta inmediata, a que se me regresen las ofensas con la misma o más intensidad, ese es el juego neurótico de las parejas, pegarse con todo, hacer heridas, pegar donde más duele y entre más hablo más demuestro que no amo a esa persona, entre más la agredo, manifiesto que más la odio y la repudio, estoy tan dolido, que no entiendo razones y lo que único que importa es mi verdad. Soy soberbio y orgulloso.

Cuando no hay amor, no hay nada

Uno de los errores más comunes entre las parejas, es faltarse al respeto, y esto es algo muy grave, es permitir que el huracán emocional entre en tu relación y que siempre es estar fastidiando al otro, te conviertes en el reloj checador, eres el despertador, te adueñas de su tiempo y comienzas a controlar la agenda. - ¿Dónde vas? ¿Qué vas a hacer? ¿Qué tanto haces en la computadora? ¿Con quién hablas? ¿En qué gastaste? ¿Por qué tardaste tanto? ¿A      que horas regresas? ¿Por qué no me contestas? ¿Dónde andas, Porque no te reportas?  Y ese terreno de control, de estar manejando la vida del otro, tarde que temprano tiene consecuencias, porque cada vez, los reclamos son más violentos, más agresivos y por supuesto, más ofensivos, el rompimiento se comienza a dar cuando la manipulación se enmascara de chantaje emocional o de extorsión sentimental, se da, cuando hay amenazas de por medio, cuando afloran los gritos, incluso empujones y golpes.

Emocionalmente, mal y de malas

No hay cosa más insoportable que vivir con una neurótica, o con un neurótico, la casa es un ring de peleas, los tonos, el volumen los gritos y las groserías son el pan de cada día, es de lo más sencillo, que la neurótica quiera arreglar todo a gritos, a mentadas de madre, es una pugna absurda en busca del poder, un mal manejo de egos inflados y de personalidad distorsionada debido a que no es así como se debe de llevar una pareja, no es tu pelele, no es u retrasado mental, no eres su dueña ni eres nadie para maltratar, para agredir, ni para estar reclamando y quejándote de todo y de nada, lo más incongruente es que después de estar como loba hambrienta en el desierto, fiera brava, salvaje,  después de estar chiflando el alma  todo el santo día, en la noche quieres que te hagan el amor y como los resentimientos no le permiten, por dignidad, acercarse a ti, tu comienzas a reclamar.-. Nunca me tocas. - Nunca quieres hacer el amor conmigo. -Los celos afloran y los comentarios en ese sentido también. - Seguramente estás cansado, tu novia te deja sin ganas de nada. - Sencillamente el amor acaba. -

Las diferentes maneras de agredir

Es difícil aceptar la enfermedad emocional, reconocer mis errores, mi codependencia, pero si, es muy fácil, ver con lujo de detalles los errores del otro, muchas personas, parejas disparejas, enfermos,  enfermas, usan las bromas pesadas para agredir.- La verdad entre broma y broma se asoma.-  recurren al comentario sutil, por ejemplo, te dicen.- Sin ofender.- No me lo tomes a mal.- Te lo digo por tu bien.- Y cuando menos te lo esperas te dan el ramalazo.- Otros te comparan  te aplican la crítica constructiva, según ellos, pero mientras son peras o son manzanas, ya te rompieron tuti la madona, muchas más, te agreden con  el silencio, las parejas se dejan de hablar y demuestran el poco o el nulo interés que sienten por el otro, también, es muy común hablar con otros, desprestigiar a tu pareja, contar todo lo malo de la otra parte, negar u ocultar tu rebanadita del pastel.

Caras vemos, emociones no sabemos, mañas menos

De mal en peor, hay tantas causales de divorcio que pocas personas reconocen sus propios errores, por ejemplo, el abandono de sí misma, algunas mujeres se convierten en fodongas tanto en su arreglo personal como en el orden o higiene de su casa, pierden la sensualidad, estilan vestirse de noche con el mata pasiones, el mameluco o esas viejas piyamas de franela, causal de divorcio, las mentiras, el engaño, el no aceptar errores, el ser apático, escéptico con pésima comunicación, el demostrar el más mínimo interés a la familia, es decir, mostrarse híper ocupado mañana tarde y noche y no dedicar el tiempo suficiente a la familia, no dar calidad de tiempo por culpa del trabajo o del dinero, causal de divorcio, es faltarse al respeto, insultarse peo que verduleras, el decirle poco hombre, cucaracha, hijo de whini pop  y  también darle vueltas al asunto, no tomar el toro por los cuernos, darle vueltas y vueltas hasta que la hilacha se revienta por lo más delgado, en fin, se cometen tantos errores que en lugar de salir del hoyo, se hunden más y más, la verdad de las cosas es que te despedazas, te desintegras como ser humano y confirmas, que el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces, es decir, el y ella, repiten las mismas equivocaciones a cada momento.

No es cierto que un clavo saque a otro clavo

Antes de que el matrimonio truene como esparrago, en algunos casos, él o ella, incluso ambos, comienzan a echarse sus canitas al aire, se dan la oportunidad de rehacer su vida, por favor léase entre comillas y le dan vuelo a la hilacha, saliendo con una y con otra, o andando romántico con una nueva en puerta. - ¿Quieres conocer a Andrés, vive con él un mes? Y este también es un garrafal error, la amante o el amante quiere derechos, quiere manipular, exige tiempo, dinero y otras cosas, por ello, el matrimonio en crisis se complica más y se comete el error  pensando que una nueva pareja va a calmar la tormenta emocional en que se vive, grave error, porque igual, la nueva pareja está enferma, más o peor que la formal por así llamarlo, luego, muchos las escogen con hijos, gordas, viejas y se entregan en cuerpo y alma, pero al pasar el tiempo, truenan como espárragos, no funciono, se quedan sin Juan y sin la gallina, vaya, no es fácil la vida de pareja y el mal emocional no está en ellas, está en mí y no me he querido dar cuenta.

El matrimonio no es para toda la vida, el divorcio si

Muchos casos agudos están atorados en los juzgados, otros son un verdadero infierno para ambos, porque después de haber concluido con el matrimonio, ahora peleas más y usas como carne de cañón a tus hijos, la pensión alimenticia, los tiempos de convivencia ordenados por el juez y otras disposiciones, son el atorón para NO  llevar la fiesta en paz y entre divorciados te veas, ambos destilan veneno, ambos se desprestigian y se echan la culpa el uno al otro, pero pocos son los que asumen su responsabilidad y se quedan callados, muchos más, se divorcian de los mismos hijos, de los suegros, cuñados y amistades, todo lo que tenga que ver con ella, huele mal, al final de cuentas, siendo honesto con uno mismo hay que reconocer mis errores, reflexionar sobre mis patrones de conducta, mis defectos de carácter y hacer un honesto inventario de mi relación de pareja, para ver con humildad mis errores, reconocer mi fracaso por mi culpa y no por culpa de otros, tal vez, vivir una segunda oportunidad, no habrá de repetirse la misma historia si soy honesto conmigo mismo.

¿Entonces por qué se fracasa como pareja?

Porqué lo eres todo, menos pareja, te adueñas o quieres adueñarte de la vida del otro, claro, por neurótica, posesiva, por vulgar, altanera, déspota, por orgulloso, engañifa, mentiroso, infiel, por ausente, por dar migajas en lugar de amor y tiempo de calidad, por faltarse al respeto, por no cultivar el  amor, por hacerse pedazos cada vez que hay una discusión, por querer salir ganando siempre, por no ceder, por no ser flexible ni humilde, por no reconocer mis errores, por abusar del alcohol y las drogas, por depresión, claro, por codependencia, por los chantajes emocionales, los secuestros, el mar d condiciones, por involucrar a terceros, por no reparar daños, por dar la palabra y no cumplirla, se fracasa también por no trabajar  con honestidad la sexualidad, por  inmadurez, se fracasa también por tener mamitis, por vivir en el pasado de él, de ella, el de ambos, porque no hay amor, se fracasa por los temperamentos, por incompatibilidad de caracteres, por falta de ganas, por costumbre, por tantas cosas.

Hijos de padres divorciados

En muchos casos, sin afán de generalizar, los hijos de padres divorciados son severamente dañados por todos los pleitos que escucharon y que los hicieron participan, nacieron y crecieron en un ambiente neurótico, por demás agresivos lo que les causa una gran inseguridad, le genera una ansiedad tremenda y desde niños comienza a sufrir, es mucho el daño que sus padres  en conflicto le pueden causar a sus  hijos, son propensos a caer en las garras de cualquier adicción, luego, estos hijos se casan y al poco rato, se divorcian, repiten la misma triste historia, no tienen capacidad para tener una pareja y ser felices, no tuvieron ejemplo y así, el mundo desmorona al seno familiar, la decadencia social, parte de un hogar disfuncional y esta triste historia, comienza, con las parejas disparejas. Si hay amor, hay solución-  busca este articulo completo en: montrealquebeclatino.com en mi bloc de adicto a adicto. - TRATAMIENTO AMBULATORIO, SIN INTERNAMIENTO para alcohólicos y drogadictos 614 256 85 20