* ¿Habrá escandalera…?

Buen día apreciado lector:
En plena campaña electoral ¡por la gubernatura!, resulta contundente, por donde se vea, lo que revela la foto de Elsbeth Lenz que publicó ayer, Al Calor Político de Joaquín Rosas Garcés.
¿Y si a este personaje, en el caso que fuera quien ahí se dice que es,  lo hubiera acompañado el Peje?, bueno, el hubiera no existe, ¿pero él?
Estoy de acuerdo en que antes, cuando era partido aplanadora el PRI nos enviaba del altiplano a los candidatos a gobernadores y en algunos casos, sobre todo los de Agustín Acosta Lagunes y Patricio Chirinos fueron soberanos desconocidos, pero los votos ya los tenían asegurados y obvio que hasta arrasaron.
Es más si hubiera sido Uriel Flores Aguayo investido con el traje de aspirante a moreno mayor, créame que no lo habrían dejado caminar libremente. Qué razón tenías Uriel aquella vez del floreciente perredismo en Xalapa, cuando en las escalinatas de Catedral, al triunfo municipal de Rafael Hernández Villalpando me declaraste que si hubieran postulado a una vaca también habría ganado.
Ahora, a nivel estatal y con la moreniza floreciendo, estamos a menos de cuatro meses si la vaca lo podría volver a hacer.
Mientras tanto, ¿habrá escandalera por el hecho de que no sea muy conocido a pesar de que ya protagonizó una elección para gobernador en la última elección ?
DE CREDIBILIDAD Y OTRAS COSAS
Por otra parte,  en relación al tema comentado el lunes en este espacio sobre de lo que se habla en cuanto a la titularidad de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, que la vox populi dice que ese arroz ya se coció, recibí la petición de una persona que se identifica y expresa lo siguiente:
“Sr. Gustavo Cadena Mathey, permítaseme por favor formular la siguiente opinión: ¿Sus méritos? Haber sido subordinado de Ricardo García Escalante y de Sergio Hernández Hernández, a quienes “les debe mucho”. ¿El número de cédula de su licenciatura en derecho? 4401375. ¿Su conocimiento en la materia? “Obviamente que no lo sé” (así lo dijo).¿Lugar que ocupó en el proceso de selección realizado por la Comisión de Transparencia? El octavo.
¿Su plan? Estar un año como Comisionado provisional y luego siete años como Comisionado “titular” (ocho años devengando 70 mil pesos al mes). En este escenario, lo que en junio de 2016 no logró realizar el finado Juan Nicolás Callejas Arroyo (de ungir al impresentable Gabriel Deantes), lo logró hacer Sergio Hernández Hernández, al promover a Arturo Mariscal Rodríguez como Comisionado provisional del IVAI, aprovechando un juicio de amparo promovido por uno de los aspirantes y un resquicio en la Ley de Transparencia.
De nada sirvió el proceso meritocrático que llevó a cabo la Comisión de Transparencia, los currícula y expertise de otros candidatos y las protestas justificadas de Gabriela Griego, Cinthya Lobato o Naldy Rodríguez. Es claro; los actuales diputados sólo estarán dos años en funciones, y les quedan ocho meses efectivos. Tienen que repartir bien y rápido el botín.
Primero fue la Comisión de Atención a Víctimas, luego fueron los magistrados del sistema anticorrupción, ahora es el Comisionado “carnal” del IVAI. El PAN, el PRD y el PRI continuarán repartiéndose los cargos: seguirá un Fiscal “carnal” anticorrupción y los titulares de los órganos internos de control. Los currícula, trayectorias y conocimientos de los aspirantes no serán determinantes en su selección, sino su cercanía a los líderes de cada fracción legislativa”.
Hasta ahí la opinión de una lectora. Cada quien saque conclusiones.
Tenga el lector un fin de semana de paz y armonía.
gustavocadenamathey@hotmail.com