LA ULTIMA Y NOS VAMOS

*Los dioses del estadio nos miran. Esperemos que el lunes, nos iluminen. Camelot.

 Como en las cantinas, la última y nos vamos. Escribo estas líneas la mañana de un viernes para aparecer en sábado y esperar el domingo, que se dará el relevo presidencial. Un relevo que encabeza las encuestas el Ruso Peje Tabajqueño. Y que, aunque sus rivales digan que la verdadera encuesta se da el día de la votación, a boca de urna iremos conociendo, allá por las 6 de la tarde, y hasta las 11 de la noche, que el Supremo INE dice dará al verdadero ganador. Atrás dejaron meses de caminar, de andar por praderas y valles y ríos y sudando la gota gorda y recibiendo piquetes de mosquitos. Veracruz estrenará gobernador. Chiki lidera las encuestas, esperemos a los electores que hagan su trabajo y salgan a votar el domingo. Muchos ya dan por descontado que Andrés Manuel se levantará como campeón, como una estrella del rock and roll y presidente de la Nación, como le metieron un meme con una fotografía suya en el Estadio Azteca. Sorprendió también que en el diario El País, el articulista Jesús Silva Herzog, escribiera casi una rendición a que López Obrador se levanta con la Copa del Mundo, aunque no haya jugado fútbol. Critico de él mismo, ahora baja la bandera de la adversidad, y le escribe: “Si el candidato de Morena a la presidencia de México vence el domingo, su historia será la de alguien que ha creído siempre en su causa y, sobre todo, en sí mismo. No tiene ni padrinos ni compañeros y pondrá a prueba a todos. La inminente victoria de López Obrador es testimonio de una tenacidad asombrosa. Durante décadas ha estado en el centro de la atención nacional. Sus frases, su acento, sus dardos y sus tics se han vuelto parte de nuestra comida diaria. Hecha de más derrotas que de victorias, el hombre que vino del trópico ha creído siempre en su causa y, sobre todo, en sí mismo. Ha sido el político más temido y el más amado. Un factor de polarización y, al mismo tiempo, una antorcha de esperanza. Lo hemos dado por muerto varias veces y está más vivo que nunca. Se creyó que su radicalización tras perder las elecciones en el 2006 sería su fin. Tuvo una segunda oportunidad en 2012 y volvió a perder la presidencia, ahora con un margen claro. Pocos creyeron que tenía futuro por delante. Al cerrársele las puertas en su partido, emprendió la marcha para formar una nueva organización política. Parecía un salto al vacío, la obstinación de un hombre que no admite su ocaso, el capricho que volvía a dividir a la izquierda. Su apuesta terminó siendo acertada: aquella aventura quijotesca se perfila a conquistar la mayoría. López Obrador es un hombre de fe porque ha visto más allá de lo razonable, porque es un creyente en lo inaccesible”. Veremos

 

DEL MUNDIAL Y LAS BELLAS CONDUCTORAS

 

Para el lunes, cuando amanezcamos con nuevo presidente, nuestra preocupación ya no serán las urnas, a menos que sea una votación pareja y se tengan que ir a los tribunales, muchos apuestan que es como las carreras de caballos, de 300 varas castellanas, que en mi pueblo le llaman ‘A vara alzada”, es decir, cuando se lleva tanta ventaja que el jinete solo alza la vara para azuzar al caballo, que corre con ventaja. Pero nos toca Brasil y no encontramos a la mamá de Luis Miguel. Y aunque ha habido dimes y diretes y Rafa Márquez se vio muy mal criticando a quienes les critican, más él que viene de una terrible conmoción por los gringos, y ha sido apoyado por muchos de nosotros, deben ser humildes y apechugar la crítica, si los elevaron al olimpo de los dioses, cuando vencieron a Alemania y Corea, y los bajaron a las atarjeas de Ekaterimburgo, cuando los suecos vikingos nos hicieron morder el polvo, pues hay que aguantar vara. He visto todos los resúmenes. He estado en las trincheras de la televisión y creo que quienes se llevaron la mayor audiencia, fueron José Ramón Fernández y Faitelson y Hugo y Gómez Junco y Rafa, limitados porque no tienen la señal de las repeticiones, al tener TV Azteca y Televisa los derechos para México, ninguna otra televisora puede repetir los goles en vivo, más que mugres fotografías, pero lo compensaron con el saber y lo que han conocido en tantos mundiales a los que han concurrido. Vi también los dos, el de las televisoras, La jugada y los Protagonistas del Mundial. Pero en cuanto salía el Compayito mamila, me iba al otro canal, a veces los cómicos de las barras exageran, como le pasó al capi de TV Azteca, que se fue a burlar de Chernobyl y salió con una máscara de juego y se le olvidó al muy burro que allí hubo muertes, y ese lugar en un sitio de camposanto, donde quedan las huellas de aquella tragedia nuclear. Y hablaré de las mujeres en el juego, esas conductoras todas, que han estado al nivel de los hombres, para que se entienda de una vez que la igualdad entre hombre y mujer, es sinónimo del conocimiento. Han estado todas excelentes, lo mismo las conductoras que las de reportajes. Todas son bellas, pero junto a su belleza cargan su inteligencia. Qué bueno por México. Pronto comento de ellas. Extraordinarias. Engrandecen el género. El Mundial lo es todo.

www.gilbertohaazdiez.com