Revelan cómo fue el cruel final entre Meghan Markle y su primer esposo

Una revelación sobre cómo terminó realmente el matrimonio de la futura duquesa de Inglaterra, Meghan Markle pone a todos atentos, ante la próxima boda real.

Andrew Morton, el biógrafo de Diana Spencer sacó un nuevo libro llamado Meghan, a Hollywood Princess, donde indaga en el pasado de la prometida del Príncipe Harry, para que el pueblo británico, sepa a quién tendrá como huésped en el Palacio de Buckingham, por lo que el diario The Times sacó uno de sus capítulos.

De acuerdo con Morton, Trevor Engelson, quien era productor de Hollywood recibió el anillo de compromiso que dos años antes le había dado a su novia a través del correo, nunca imaginó que se tratara de esas alianza de amor que le había jurado a Markle.

De acuerdo con este texto, ella, radicada en Toronto y él en Los Ángeles, no pudieron mantener vivo el amor a la distancia. Las ocupaciones y obligaciones de uno y otro los obligaban a intentar hacer sobrevivir a su pareja a pesar del poco contacto que tenían. Y, como era de esperar, ese vínculo frágil no perduró.

“Pero para los pocos allegados que conocen en detalle cómo fue el final, la futura princesa fue la que actuó de manera “cruel”, según relata el biógrafo que más incomoda a la familia real inglesa. Al parecer, Meghan fue contundente al concluir con el amor. En lugar de viajar a Los Ángeles y aclarar como personas adultas que su relación no podía continuar, la actriz y protagonista de la exitosa serie Suits decidió enviarle por correo… la alianza que había sellado su amor dos años antes” de acuerdo con Infobae.

Engelson quedó devastado por la decisión de Markle. No entendía qué había ocurrido, ya que pensaba que a pesar de la distancia, las cosas marchaban y que finalmente se reencontrarían. Fue él quien la elevó a la categoría de gran actriz de series y quien la promocionó para que fuera estrella en Suits.

Pero no fue la única humillación que Morton describe. Cuando todavía luchaban -o eso parecía- para mantener vivo su amor y ella se mudó a Canadá, un simple gesto “doméstico” también cayó como una bomba en la dignidad de Engelson. Meghan decidió llevarse una multiprocesadora para cocinar. Fue un gesto que impactó al productor y que le hizo sospechar lo peor.

Al poco tiempo, luego de haberla promocionado para Suits, Engelson comenzó a sospechar que la nueva vida de Markle era demasiado buena como para dejarla de lado por él. Aunque nunca sospecharía que el final sería con un correo golpeando a su puerta y entregándole sus valiosos anillos de compromiso.

Meghan le hizo sentir a Engelson, según sus amigos entrevistados por Morton, que era “una piedra en su zapato” durante sus últimos meses. Meghan ya tenía independencia económica y era famosa. Ya no necesitaba del productor, según la biografía despiadada del autor inglés.

Pero además, hay algo más que Meghan ocultaría según el escritor. Citando a antiguas amigas de colegio de la futura princesa, la actriz siempre pretendió convertirse en “Diana 2.0”. Y para ello se preparó toda la vida, de acuerdo a la biografía