EDC México reúne a 230 mil melómanos en su edición 2018

Un total de 230 mil melómanos fueron los que asistieron durante los dos días del festival de música electrónica Electric Daisy Carnival (EDC) México 2018, este fin de semana en el Autódromo Hermanos Rodríguez.
La diversión fue una garantía en esta fiesta que duró 12 horas, cada una de las dos jornadas, en donde hubo ocho escenarios con distintas temáticas para el beneplácito de los asistentes.
Durante el día, las personas ingresaban a la curva cuatro, pasando por un filtro de seguridad, que cuidaba que nadie ingresara con objetos no permitidos para este evento masivo, al aire libre.
Ya dentro, los jóvenes tenían un amplio abanico de actividades, no sólo musicales, pues hubo varias novedades, como por ejemplo los distintos juegos mecánicos: la torre, dos ruedas de la fortuna y otros que daban la vuelta completa.
Asimismo, en las áreas verdes se colocó una estación de carritos chocones, sillas voladoras y juegos de azar, en donde muchos pasaron un buen rato, sin importar las largas filas para el turno.
Vale la pena mencionar que hubo carpas en donde se regalaba agua simple a los presentes, donde todo el tiempo hubo bastantes personas; también existieron stands de primeros auxilios y equipos médicos.
Sin importar la hora, el clima o incluso la breve lluvia que se vivió, la mayoría de los chavos vestía de forma ligera, con shorts, bermudas, algunos sin playera o con prendas sin mangas.
De igual manera hubo “lounges” con oxigenoterapia para que todos pudieran relajarse un rato, después de las maratónicas jornadas que se vivieron.
Por otro lado, se colocó una burbuja en donde las personas podían disfrutar de la frescura de la naturaleza y de la sombra; también estuvo el “raining stars”, un laberinto de hojas tornasol.
Igualmente, hubo un pequeño avión en donde la gente podía subir y lanzarse hacia un inflable, que podían grabar con un divertido video y sentir la sensación de tener las nubes en sus manos.
A unos pasos estaba una barra de mixología, que servía distintos cocteles, un salón de belleza para tener el look perfecto para las fotos y un stand de un cine, donde se podía retar a los amigos para ver quien sabe más del Séptimo Arte y ganar premios.
Marionetas de animales, flores, alebrijes y esqueletos desfilaron todo el tiempo, al igual que algunos bailarines caracterizados de distintas temáticas como por ejemplo de bateristas, arcoíris o chicas de carrusel.
Los más afortunados pudieron ser parte de la experiencia VIP que tenía grandes beneficios para los presentes como por ejemplo áreas especiales en cada escenario, vista preferencial y zonas de comida premium.
Para los que podían entrar aquí, contaban con internet gratuito, préstamo de baterías portátiles, servicio de guardarropa y de carritos de golf, que trasladaba a las diferentes plataformas desde las 14:00 a las 00:30 horas.

 

Don`t copy text!