Pontivy

Por primera vez esta columna se desplaza fuera de París, pues la “Bienal del libro de historia” nos llevó hasta Pontivy, ciudad sede de esta manifestación que este año tuvo como tema “Redescubrir las Américas”.

Situada en la región de Bretaña, Pontivy atrae al visitante por razones ecológicas, históricas y estéticas. La localidad está bordeada de canales fluviales construidos en el siglo XIX, a la ribera de los cuales es muy agradable pasear. No lejos de ahí, el imponente castillo de la familia de Rohan, nobles bretones, da testimonio de la historia medieval de Pontivy. Una vez en el centro, el barrio antiguo invita a perderse entre sus callecillas sinuosas y a contemplar las casas de paredes entramadas. La gastronomía es otra buena razón para visitar este pedacito de Bretaña, pues se come muy bien por un precio mucho menor que en París.

Del 6 al 8 de Abril, el Palacio de Congresos y el Espacio Kenere de Pontivy recibieron a decenas de autores, tanto de novelas, estudios históricos e historietas relacionadas con el continente americano. Fueron tres días pletóricos de actividades, desde el encuentro con los autores que conversaban con el público y autografiaban sus obras, pasando por las conferencias y mesas redondas como la consagrada a la civilización Maya. Las exposiciones sobre diversos aspectos de la historia de América del Norte resultaron particularmente instructivas, sin olvidar los espectáculos de danzas amerindias.

Las actividades infantiles merecen una mención especial, pues los niños estuvieron presentes a los largo de los tres días. Hubo talleres de maquillaje, de fabricación de móviles tejidos, sesiones de cuentos y cantos indígenas de América del Norte. Los alumnos de las escuelas primarias y secundarias otorgaron premios a sus libros favoritos relacionados con la historia de las Américas: una excelente manera de abrir los horizontes y el interés de la infancia bretona por las culturas del continente americano.

 

 

Don`t copy text!