La embajada de México en Francia: una joya art-déco

La embajada de México en Francia se encuentra en el distrito décimo-sexto de París. En 1926 el gobierno mexicano compra la residencia de la Duquesa de Luynes en la que se instala el embajador, mientras que en los jardines se empieza a construir la futura embajada que es uno de los pocos edificios diplomáticos concebido como tal. Alberto J. Pani, embajador en esa época, le pidió al arquitecto francés André Durand aplicar los principios art déco a la construcción: rigor clásico y juegos de simetría.

La fachada del edificio es de ladrillo y está ornada con un águila conformada por piedras de colores. El vestíbulo, de forma circular, es blanco con decorados cubistas. El segundo piso está coronado por una cúpula por la que la luz exterior se filtra magníficamente a todo el recinto. La hemeroteca « El Laberinto de la soledad » se encuentra precisamente en el segundo piso y se llama así en honor a Octavio Paz que escribió la obra del mismo nombre mientras ocupaba el puesto agregado cultural en la embajada de México en Francia.

Al mismo tiempo que se construía la embajada, la residencia del embajador, antigua morada de la Duquesa de Luynes, era adaptada a la modernidad de los años 20. El pintor mexicano Angel Zárraga representó en su salón principal varios frescos que constituyen una alegoría de la historia de México y su amistad con Francia, todos en el mismo estilo art déco.

El pasado 26 de Abril del 2018, la Sociedad de Amigos de México invitó a sus miembros a asistir a la visita privada de nuestra embajada. Esta visita fue conducida por Estefanía Angeles Escudero, agregada cultural de México en Francia, a la que agradezco el haber compartido con los visitantes sus conocimientos y su entusiasmo por el patrimonio mexicano en el extranjero.

 

zvr